Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

cumple un año sin dirección y cuatro sin sede estable

Gabi Ochoa salva la programación de un Escalante que eterniza su crisis

27/06/2020 - 

VALÈNCIA. El proyecto del Escalante, dependiente de la Diputación de Valencia, tomo un dramático giro de 180 grados en octubre de 2016, cuando el organismo provincial anunció que cerraría su sede y cesaría su actividad allí debido a problemas estructurales. Cuatro años después, el proyecto sigue sin sede y ahora, desde hace 11 meses, también sin alguien que lo dirija. La programación del curso 2020/2021, que se presentó ayer, tiene mucho que ver con sus circunstancias: primero, la de este año para todo el mundo, la pandemia, que hace que hasta seis de las 23 propuestas del próximo curso sean reprogramaciones, la otra, los pocos meses de margen que ha tenido el propio Ochoa para hacer este trabajo, ya que fue nombrado en diciembre de 2019, la tercera, las carencias que rodean el proyecto actualmente.

Ayer fue día de despejar algunas de las del corto y medio plazo del Escalante. La primera incógnita tiene que ver con el futuro de Gabi Ochoa, que estaba contratado de manera externa bajo la figura de "Asistencia Técnica" aunque sus funciones realmente fueran las de dirección artística del proyecto. El concurso que debería haberse resuelto para tomar el relevo de Josep Policarpo el pasado verano. No solo no fue así, sino que 12 meses después, tampoco se ha resuelto este asunto, aunque parece que hay algo de luz. Gloria Tello, diputada de Teatros de la Diputación confirmó ayer que, a pesar de que su criterio fue en la dirección contraria, por cuestiones legislativas, el concurso de circunscribirá únicamente a funcionarios y funcionarias del estado, además de personal universitario. Si en marzo de este mismo año, comentaba en una entrevista a este diario que "No me hace mucha ilusión que me obliguen a que el Escalante lo dirija un funcionario", hoy ha confirmado que "por mucho que haya voluntad política, hay una legislación por cumplir". Según Tello, la comisión de servicio a la que se podrá presentar los trabajadores y trabajadoras públicas se abrirá en breves, ya que el expediente ya se ha iniciado.

Segunda incógnita, también revelada en la entrevista que la diputada reveló a Culturplaza en marzo de este 2020: la relación con Ribes Espai Cultural, la nave del Ayuntamiento de València en el Parc Central. Si bien la idea que dejó caer entonces Tello es que ese espacio se convirtiera en la nueva sede estable del Escalante, ayer rebajó las expectativas y comentó que se prevé "que al menos una parte importante" si lo hiciera. Para ello, y anticipándose a cuándo la concejalía de Cultura del Ayuntamiento (que gestiona la nave) y la responsable de Teatros de la Diputación (que gestiona el Escalante) no sean la misma persona -es decir, cuando ella ya no esté en los dos cargos-, tendrá que firmarse un convenio para formalizar, asegurar y concretar la relación que tendrán estas dos patas. Por otro lado, aunque las obra del espacio se esperaban recibir antes de que acabara mayo, lo hará en las próximas semanas debido al parón de obra pública que hubo por el coronavirus. Aún así, ninguna de las propuestas del próximo curso pasarán por el nuevo centro del Ayuntamiento. El Escalante tendrá que esperar, al menos, un año más para encontrar un sitio en el que hacer más de unos cuantos espectáculos. Según ha explicado Tello en la rueda de prensa, se ha decidido ser "conservadores" y no programar nada en un edificio cuyas obras aún no han acabado. Esta temporada se desarrollará en La Mutant, Teatre el Musical, la sala Matilde Salvador, el Teatre Martí i Soler de Les Arts, el Teatre Principal y el MuVIM.

'Lu' de Maduixa Teatre

De paso, la propia concejala se ha desmentido cuando ha afirmado que la apertura del espacio no depende inevitablemente de la finalización de la tercera nave, sino que se plantean, como ya hace la dotación de la Universitat Popular, tener una climatización propia. Como ya adelantó este diario, para acabar el proyecto al 100%, la infraestructura de climatización está centralizada en otra nave que no estará acabada, al menos, hasta dentro de dos años. Desde Cultura se aseguró que Ribes Espai Cultural no abriría hasta que desde Deportes dieran una solución, y si bien hace dos semanas en una rueda de prensa volvió a utiliza esa misma justificación, ayer ya anunció que pondrían un sistema provisional que les permitiera abrir, sin dar fechas. 

Una programación plural con dos nuevas producciones propias

Hablando del contenido, no le sobran razones al personal y a la propia Gloria Tello para agredecer el trabajo de estos meses a Gabi Ochoa, reponsable de confeccionar la programación para este próximo curso. Primero, los grandes datos: 23 espectáculos de los que 11 de ellos son de compañías valencianas, 10 nacionales y 2 internacionales; del 100% que suponen las 23 propuestas, el 56% son a cargo de creadoras; y por disciplinas, hay 10 espectáculos de teatro, 6 de danza, 3 de circo, 3 de artes vivas, y 2 de marionetas. Según ha explicado en la presentación el guionista ha explicado dos de sus grandes pretensiones: la primera, hacer convocatorias abiertas para todos los procesos posibles, y así ha sido a la hora del ciclo de producciones propias, el de Xarxeta y el diseño de la imagen de este año, que ha corrido a cargo de Patossa.

La segunda ha sido un nuevo ciclo dedicado al público adolescente, Joves, del que Ochoa ya tiene la experiencia recogida precisamente con una obra que desarrolló para el Escalante, Vives. En el caso de este ciclo se compone de tres propuestas: Fiesta fiesta fiesta, de Lucia Miranda y la compañía Cross Border Project con una mirada a la interculturalidad en los institutos; Spoiler alert, de la compañía La Lola Boreal que mezcla nuevas tecnologías, milenials, centenials y danza y teatro; y finalmente Conservando memoria, premiada en Feten 2020, y que recrea un viaje a los recuerdos de nuestros abuelos de la compañía Patio Teatro.

'Spoiler Alert' de La Lola Boreal

En cuanto al ciclo de producciones propias, esta temporada el Escalante presenta tres, dos de ellas salidas de la convocatoria abierta que recibió 49 candidaturas. La primera, a cargo de La Medusa y Sònia Alejo, es Cremallera, premio teatro infantil Escalante 2018. El público encontrará "un texto comprometido y una mirada fundamental" en los niños y niñas en los campos de refugiados. Será la primera producción y se estrenará en noviembre de este año, 2020, en el Teatro El Musical. Más tarde, en abril de 2021, hará lo propio Rebel·lió, fruto de la colaboración entre las compañías Marea Danza (especializada en flamenco y danza española) y la Teta Calba. Se trata de una adaptación de Rebel·lio en la Granja de George Orwell en el que cinco niñas cuestionarán el excesivo trabajo al que les someten en una fábrica y, al hacerlo, copiarán las taras de sus mayores. La tercera producción propia es Lluna, prevista para esta temporada y reprogramada para la que viene, un espectáculo visual, de texto, poesía, ciencia y tecnología a cargo de L'Horta Teatre bajo la dirección de Juan Pablo Mendiola.

La programación se completa con Los Protagonistas, que abrirá la temporada dentro del cartel Russafa Escènica y que es un estreno nacional. También con las cuatro propuestas del ciclo dedicado al público adulto y que reflexiona sobre la memoria histórica, que se hará a finales de noviembre; seis montajes del ciclo Diversa, con algunas de las propuestas más reconocidas de los últimos años a nivel nacional, y el ciclo Menut Teatre, que consta de los cuatro espectáculos que había programados para esta pasada temporada y se vuelven a prever para mayo de 2021.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email