Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 28 de octubre y se habla de AYUNTAMIENTO DE VALENCIA coronavirus IBEX 35 BOLSA ESPAÑOLA
GRUPO PLAZA

atracón de pantallas

‘Infinity train’, la serie de animación antirracista

La serie de animación, disponible en Estados Unidos en HBO Max, es un veloz viaje lleno de aventuras, humor, inteligencia, y sobre todo, escapismo

21/08/2020 - 

VALÈNCIA. Un tren como símbolo de viaje iniciático. Una niña, descontenta con su pasado, que busca una salida para regresar a casa. Un mundo paralelo, infinito, compartimentado en un sinfín de vagones. Cada uno representa una fantasía distinta, una aventura nueva, una progresión. Misterio, aventuras, drama, comedia y ciencia ficción. Todos estos ingredientes se comprimen en once minutos de duración por episodio en Infinity Train.

Cada visionado de esta obra de animación es un chute de adrenalina y evasión. Tardarán unos 30 segundos en olvidar la pandemia, la crisis, el calor y a los miserables que inundan el planeta. Y si son de devorar series, en poco más de hora y media habrán visto la primera temporada de esta pieza audiovisual de antología, con casi tres temporadas disponibles.

Producida por Cartoon Networks Studios y creada por Owen Dennis (Regular Show), fue estrenada en agosto de 2019 en Norteamérica. Para enero ya estaba en antena la segunda, con nuevos protagonistas. En la actualidad, HBO Max, en EEUU, está emitiendo la tercera. Sin embargo, en España todavía no tenemos noticia. Su aterrizaje no debería tardar mucho porque actualmente destaca especialmente en las webs de descargas ilegales de contenidos y subtítulos, en Youtube (con contenidos creados por sus fans y con finales alternativos), además de en las redes sociales. “Traed Infinity Train, HBO España”, podrán leer en Twitter reiteradas veces.

La protagonista de la primera tanda es Tulip, una niña de 13 años, amante de la lógica y los videojuegos. Viaja acompañada de dos personajes: un pequeño robot esférico que se divide en dos (física y mentalmente) llamado One-One, y Atticus, un perro amigable y rey de los corgis.

Todos los seres somos iguales

Infinity Train recuerda por el tipo de animación, incluso por el uso del humor en la primera temporada, a Rick and Morty. Como fuente de inspiración, recurre a algunas características del universo del genio nipón Hayao Mizayaki. Al igual que en gran parte de sus obras, la protagonista es una heroína femenina, fuerte y decidida. En segundo lugar sus aliados y enemigos son animales, a veces mágicos, además de otros elementos de la naturaleza, como los árboles, el agua, las rocas o el viento (como en La princesa Monokone, El viaje de Chihiro, Mi vecino Totoro, etc). 

Tulip junto a Atticus y One-One

En un primer momento la serie se creó con la idea de llegar a un publico infantil. Sin embargo, su creador incorporó temas sugerentes para los adolescentes, como la búsqueda de la identidad, el valor de la amistad y la importancia de no dejarse condicionar por el grupo. La igualdad entre los seres, ya sean humanos, animales o robots, es el tema de mayor sensibilidad para los adultos. Algo que en la vida real es un problema sistémico: el del racismo, tan de actualidad. Su creador no se sorprendió cuando se dieron cuenta de que gran parte de sus fans eran espectadores talluditos. “Somos una generación que ve dibujos animados”, justificó Owen Dennis en el Comic-con de San Diego.

Segunda y tercera temporada

Si la primera temporada fue la del descubrimiento de los códigos del tren infinito gracias a Tulip, en la segunda se centra en la huida, todavía más difícil, de Mirror Tulip (o M.T.), el reflejo en el espejo de la anterior protagonista. Mirror Tulip quiere ser libre, no vivir siempre pegada a la vida de Tulip. Consigue escapar y comenzar su huida, pero los códigos del tren no le dejan avanzar como a los anteriores protagonistas. “Tú no eres una persona”, le espetan sus antagonistas. Con la ayuda de su nuevo amigo Jesse, un humano, y de un ciervo mágico, Alan Dracula, luchará a contracorriente por salir de lo que el mundo tenía previsto para ella.

La temporada 3, todavía en emisión (en estos momentos se han emitido 5 de los 10 episodios), da protagonismo a dos personajes que aparecieron en la anterior temporada, y no precisamente como aliados. Grace y Simon son líderes de Apex, un grupo rebelde que tiene como objetivo la destrucción del tren. Se cruzan en su aventura con Hazel, un inocente niña que avanza en el tren protegida por su buen amigo Tuba, un mono con tubas en la espalda. Hazel se deja engatusar por Grace  y acepta viajar con ellos. Sin embargo, Simon no tiene pensado contar con Tuba todo el viaje porque “no es una persona”, y por tanto, no tiene derechos. ¿Triunfarán estos villanos antisistema?

El tren como vertebrador de historias

La primera película de la historia tiene como protagonista, precisamente, un tren. Fue en 1896. Los hermanos Lumiere presentaron La llegada de un tren a la estación de La Ciotat, ante un público atemorizado ante la posibilidad ser arrollados por semejante máquina que se les venía encima. No son pocos los creadores que se han fascinado con este medio de transporte. Agatha Christie, en su Asesinato en el Orient Express; Alfred Hitchcock en Extraños en un tren; o Elmore Leonard, en El tren de las 3:10, son algunos ejemplos. Su presencia ha sido mostrada por directores como Robert Zemeckis (Regreso al futuro III), Wes Anderson (The Darjeeling Limited), Bong Joon-ho (Snowpiercer) o Jim Jarmusch (Mistery Train). Por su representación del viaje iniciático, la reflexión íntima, por su romanticismo o la imposibilidad de bajarse en cualquier momento, el tren continúa siendo un escenario rico en matices para desarrollar una historia, incluso de zombis (Train tu Busan).

Aunque a estas alturas exista el tren de alta velocidad, el clásico sigue siendo el símbolo estrella del viaje, la aventura, el descubrimiento. Subirse a un tren significa aceptar el cambio, ya que después del viaje no se será el mismo. Porque aparte del viaje exterior, el de partir de un origen y llegar a un destino, sus protagonistas superan un viaje interior por el que merece la  pena cabalgar como espectadores, tal y como vemos en peripecias como las de Infinity Train.

Noticias relacionadas

ATRACÓN DE PANTALLAS

‘El último show’: cómo hacer una serie autonómica ejemplar y valiente

Por  - 

Producida por Aragón Televisión, y disponible en HBO, la serie protagonizada por el popular cómico de la televisión de los 90, Marianico El Corto, hace saltar los prejuicios del espectador de hoy. Asumiendo riesgos, rompe estereotipos al sostener la serie con un protagonista de la tercera edad y, por último, posee la capacidad de saltar fronteras con un producto totalmente local

EL CABECICUBO DE SERIES, DOCUS Y TV

'La conjura contra América': Para David Simon, los años 40 reflejan la actualidad

Por  - 

Se trata de la historia más veces jamás contada y añadirle una ucronía, un pasado hipotético en el que el antisemitismo nazi alcanza los Estados Unidos, no ha servido para que David Simon llegue de nuevo el nivel top de sus series. La conjura contra América está basada en una novela de Philip Roth y la primera vez que se la ofrecieron, en 2012, con Obama recién reelegido, desechó grabarla. Ahora, que considera que la situación política se parece a la del libro, ha decidido atreverse con ella. La historia original la narraba un niño de 10 años, la adaptación no y ha perdido cierta frescura, pero su mensaje no es ninguna banalidad.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email