X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

novela negra

Jordi Llobregat: «Lo que hacía Agatha Christie también era novela negra»

De publicar relatos cortos a vender en cuarenta países. Jordi Llobregat, que con doce años soñó con ser escritor al ver a Jean Paul Belmondo en Cómo destruir al más famoso agente secreto del mundo, regresa a las librerías con No hay luz bajo la nieve. Cuidado, que engancha

13/10/2019 - 

VALÈNCIA.-Pasó de publicar relatos cortos en antologías a ver cómo cuatro de las principales editoriales españolas pujaban por los derechos de su primera novela, El secreto de Vesalio (2015). Al final fue Destino la que se llevó el gato al agua. Diecinueve traducciones después y ventas en cuarenta países, Jordi Llobregat (València, 1971) vuelve a matar en el mismo sello con No hay luz bajo la nieve, con la presión de no defraudar. El también cofundador de VLC Negra habla de su nueva novela mientras una parte de su cabeza ya está buscando la trama para la tercera. 

— Con El secreto de Vesalio la petada fue bastante monumental. Aunque un autor novel confíe en que vaya bien y tenga confianza en sí mismo, no te puedes esperar diecinueve traducciones y cuarenta países.

— No, nunca te lo esperas. Ni yo ni nadie. Luego me he entretenido en revisar tontamente a otros autores que sigo y ves que tienen veinte traducciones y una carrera espectacular a sus espaldas. Entonces de repente dices «¿qué ha pasado?». Y te das cuenta de que toca tomarse las cosas con calma.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

—¿Cómo fue la cosa, lo típico de «yo escribo un libro y si sale…»?

— No exactamente. Lo tenía ya escrito y un día en mi casa, borracho con Santi [Santiago Álvarez, también cofundador de VLC Negra y padre del detective Mejías], escribimos en la pared «publicar es justicia», porque era a lo único que aspirábamos. Santi también tenía terminado La Ciudad de la Memoria y creíamos que nuestra obra lo merecía. Otra cosa es que luego pasa lo que no te esperas, como que cuatro editoriales potentes pujen por tu obra, que al final Destino te haga una oferta increíble, y que luego vaya bien en el mercado internacional.

* Lea el artículo completo en el número de 60 de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email