Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

ANÁLISIS VP - Si valència en comú o el pspv se DESMARCAN, podría salir adelante

La comisión de investigación a Pere Fuset por el accidente de Viveros dependerá de sus socios

23/11/2018 - 

VALÈNCIA. Las últimas noticias conocidas sobre el accidente en el montaje de unas gradas para los conciertos de la Feria de Julio 2017 en Viveros, que culminó con un operario fallecido, parece que tendrán no sólo repercusiones judiciales o administrativas, sino también políticas. Primero vino la Inspección de Trabajo a imponer al consistorio una multa de 40.000 euros por errores en la contratación del montaje de las gradas. Más tarde, se pasó la justicia para imputar al responsable político, el concejal de Cultura Festiva Pere Fuset, que tendrá que declarar el próximo 11 de enero.

Con todo, el Partido Popular aprovechó el tirón para anunciar que planteará la creación de una comisión no permanente en el consistorio para esclarecer la gestión que derivó en el acontecimiento, para dar respuesta a "las dudas y depurar las responsabilidades". Según los populares, que manifestaron su respeto a la presunción de inocencia del edil de Fiestas, quieren incidir en la tramitación administrativa, y criticaron "la falta de transparencia" del equipo de gobierno al intentar "ocultar" la sanción de 40.000 euros en una modificación de crédito.

Dicha comisión de investigación intensificaría aún más la presión sobre Fuset, y todo apunta a que su creación acabará dependiendo de la postura que adopten los socios de Compromís en el Govern de la Nau: los socialistas y València en Comú (ValC). Si bien los partidos en el gobierno no han querido desvelar cuál será su decisión -incluso algunas fuentes explicaban que todavía no se había tratado el asunto en el seno de sus grupos-, lo cierto es que la propuesta de la comisión tendrá el apoyo favorable del PP y de Ciudadanos.

Para que salga adelante una comisión de este tipo, según el reglamento del Pleno, necesita una mayoría simple en el hemiciclo municipal. Es decir: más síes que noes. Así pues, sumando esfuerzos las formaciones de Eusebio Monzó (10 concejales) y Fernando Giner (6), los votos verdes serían 16 en total. Y para frenarla, sería imprescindible que tanto las filas del PSPV de Sandra Gómez como las de ValC, lideradas por María Oliver, votaran en contra junto con la coalición valencianista de Pere Fuset, alcanzando así los 1 votos negativos.

Circunstancias difíciles en La Nau

Sin embargo, esta podría ser la situación que más evidenciara la apurada ventaja que, en realidad, ostenta el tripartito de la Nau en el Pleno, puesto que la abstención de alguno de los socios de Compromís acabaría dando salida a la comisión. Estas dudas están encima de la mesa precisamente porque los ánimos entre los tres socios están más tensos de lo habitual. En los últimos días, la inestable tranquilidad que vivían las paredes de la izquierda se convirtió rápidamente en un polvorín después de que María Oliver (ValC) cargara duramente contra las políticas urbanísticas del PSPV y dijera que Compromís ha sido el partido que más ha modificado su discurso respecto al papel del programa electoral.

Y la edil, que también fue preguntada sobre la imputación de Pere Fuset, admitió desconocer el reglamento de la coalición para estos casos pero aseguró que si ocurriera en su partido (Podemos), tendría que dejar el cargo al estar procesado. Aún así, aclaró que "es una cuestión política de cada grupo y no vamos a imponer nuestras lineas rojas".

Compromís respondió a los dardos con un comunicado especialmente incisivo, donde afeó a ValC su intromisión en áreas que no le corresponden. "La gestión de cada delegación tiene sus propios responsables, en la figura del concejal que asumió las competencias", y proseguía, "no cabe responsabilizar a otros compañeros de gobierno de las propias acciones o inacciones". "No va a ser Compromís quien ponga en peligro la voluntad ciudadana salida de las urnas en 2015", aseguraba la formación, que enfatizaba en que "cuando llegue el período de campaña electoral, Compromís será igualmente leal con sus actuales socios de gobierno, porque no todo vale para conseguir un puñado de votos."

Y en dicha coyuntura de tensión, este viernes se celebrará la Junta de Gobierno Local, en la que, según fuentes municipales, se prevé tratar la situación judicial de Pere Fuset y la comisión de investigación planteada por el Partido Popular.

¿Comisión o no comisión?

No se cierra, por tanto, la posibilidad de que alguno de los socios decida abstenerse o incluso votar a favor de la comisión, especialmente València en Comú, que ha protagonizado los últimos desaires al resto del equipo de gobierno. Aun así también existen voces que hablan de apoyo unánime a la propuesta, lo que demostraría transparencia y voluntad de colaborar, al mismo tiempo que permitiría al Gobierno mantener el discurso de la transparencia frente al Partido Popular, que insiste en recordar que votó a favor de la comisión para investigar el 'caso Taula'.

Ahora bien, las comparaciones son odiosas. Y lo que parece evidente es que investigar un presunto caso de corrupción no es comparable a hacer lo propio con un fallo administrativo, no sólo por las características de lo juzgado, sino también por su entidad. Mientras que una supuesta trama de corruptelas necesitaría de numerosas sesiones y comparecencias con grandes cantidades de información, el caso que ocupa ahora podría ocupar unos pocos encuentros, lo que hace plantearse si es necesaria la creación de una comisión. Con todas estas ventanas abiertas se presentan las próximas semanas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email