Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

restorán de la semana

La Cooperativa del Mar

Voy a joder una de las mejores frases de Virginia Woolf: una hedonista necesita 500 libras —en verdad 1.500 euros/mes— y salir de la habitación propia

Por | 05/06/2020 | 2 min, 18 seg

En la calidez de un bar, en su intimidad pública, es donde pasan las cosas. En la primera semana de junio aka la primera semana de fase dos, el lugar es La Cooperativa del Mar, en Ruzafa. Que este sea el primer Restorán de la semana del post COVID tiene su razón: sus latas son un viaje a Portugal sin saltarse las restricciones de desplazamiento.

La Cooperativa se llama así porque lo es. Luisma, Rosa y Román recogen el testigo de los fundadores, Carlos y Laura, que abrieron el negocio bajo el anterior nombre, La Conservera. Después de servirnos una lata de atún con moho cru (atún con salsa cruda), unas sardinas picantes, boquerones y ensalada de tomate con albahaca, Román narra la historia: «Esto nace de un viaje, de caer enamorado de Portugal. Al observar negocios centrados en las latas de conserva vimos que podía tener sentido llevar un proyecto como los que se veían en Lisboa a València. Esto es un pedacito de Portugal en Russafa».

«Aportamos un concepto distinto, ágil, que da para un aperitivo o una comida entera. Es un lugar acogedor para que nos sintamos como en Portugal pero también como en casa. Con la evolución de los años, que van más de seis, hemos definido y completado la oferta». Conservas de calidad —en esto de las conservas hay una diferencia abismal entre marcas—, latas poco convencionales (salmón con mostaza, por ejemplo), la tapa del día y un par de ítems propios del aperitivo.  Tienen Super Bock, que es la cerveza lusa que sabe al atardecer desde el Miradouro de Santa Catarina y tienen vinho verde, que es lo que hay que beber.  

«Aportamos un concepto distinto, ágil, que da para un aperitivo o una comida entera. Es un lugar acogedor para que nos sintamos como en Portugal pero también como en casa. Con la evolución de los años, que van más de seis, hemos definido y completado la oferta». Conservas de calidad —en esto de las conservas hay una diferencia abismal entre marcas—, latas poco convencionales (salmón con mostaza, por ejemplo), la tapa del día y un par de ítems propios del aperitivo.  Tienen Super Bock, que es la cerveza lusa que sabe al atardecer desde el Miradouro de Santa Catarina y tienen vinho verde, que es lo que hay que beber.  


Comenta este artículo en
next