X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

cuando había uhf

La familia Monster: horrorosos, diversos y buenos

No eran raros, eran diferentes. Gracias a Alaska y La bola de cristal, The Munsters se convirtieron en un fenómeno en la España de los 80

16/06/2019 - 

VALÈNCIA.-El padre era como el hermano gemelo y algo tontorrón de Frankenstein. La madre se parecía mucho a la novia de este, aunque esta desechó el cardado de su antecesora y optó por la melena. El abuelo podría haber sido primo hermano del Conde Drácula. El hijo, sin embargo, tenía pinta de ser un pequeño hombre lobo. Y para terminar, la hija era la típica adolescente rubia y sana, 100% norteamericana, sin rastro alguno de monstruosidad en su ser. De hecho, un primer episodio —nunca emitido— de La familia Monster (The Munsters) comenzaba con Marilyn llevando a casa a un novio que sale por piernas en cuanto ve la pinta que se gasta su suegro. Así era el día a día del clan sobrenatural más popular de la televisión americana.

Un seguidor de La familia Addams dirá, sin lugar a dudas, que no es cierto, que los Addams fueron los reyes. Y es verdad, pero en España su serie apenas tuvo impacto. La familia Monster en cambio triunfó en la TVE durante los sesenta y volvió a hacerlo en los ochenta cuando La bola de cristal repescó la serie e hizo que formara parte de sus emociones.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Que el emblemático programa infantil recurriera a los habitantes del número 43 de Mockingbird Lane tenía su lógica. Era un programa de duendes y brujas y su presentadora, Alaska, era fan de la serie, hasta el punto de que la portada del primer y único álbum de Alaska y los Pegamoides, Grandes éxitos, iba a ser una foto de los Munster. Como le negaron el permiso, los miembros del grupo recrearon la imagen a su manera. Un claro indicio de la popularidad de la serie en España, algo que no obtuvo en su país de origen.

Aunque se estrenaron la misma semana de septiembre de 1964, los Munster  fueron vistos como una mera copia creada para hacerle la competencia a los Addams. Estos tenían a su favor el hecho de ser la adaptación televisiva de la tira cómica que Charles Addams llevaba décadas publicando en The New Yorker. El humor de Gómez y Morticia era retorcido y tremendamente inteligente. Herman y Lily Munster eran bastante más ramplones, a pesar de toques maestros como aquel reloj de cuco que en realidad era un cuervo que citaba a Poe al graznar. Con el tiempo su ingenuidad acabó formando parte del encanto que los encumbró como referente pop.

* Lea el artículo completo en el número de mayo de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email