GRUPO PLAZA

el consorcio valencia 2007 se encuentra en un impás jurídico hasta la constitución del nuevo organismo

La 'interinidad' de La Marina retrasa la aprobación de la Torre Eólica

6/11/2021 - 

VALÈNCIA. El proyecto de implantación de la Torre Eólica sigue sin contar con la aprobación de La Marina de València. El Consorcio Valencia 2007 -que gestiona La Marina- todavía no ha dado luz verde a la gran infraestructura diseñada por el despacho de arquitectura del valenciano Fran Silvestre con el respaldo financiero de Net de Gerrers. Las modificaciones del proyecto y requerimientos de nueva documentación por parte del organismo público han mantenido por ahora en el aire la Torre, y a día de hoy la interinidad del organismo dificulta la aprobación, por lo que este paso se tendrá que retrasar.

Así lo confirmaron a este diario fuentes internas del consorcio, constituido por el Gobierno de España, la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de València, según las cuales el ente se encuentra en un impás desde que se haya anunciado el pago de la deuda millonaria que arrastraba tras la celebración de la Copa América en 2007. La liquidación de la deuda supone que el Ejecutivo central saldrá del consorcio y deberá surgir un nuevo organismo que sustituya a este, con la participación de la Autoridad Portuaria de València.

Así pues, señalan dichas fuentes, este período transitorio no posibilita acometer proyectos de gran calado, categoría en la que por supuesto se incluiría la propuesta singular de la Torre Eólica, que es una de las más ambiciosas en España en cuanto a energías renovables se refiere. Por ende, lo más esperable es que la iniciativa se aborde con total seguridad jurídica cuando se haya constituido el nuevo ente, sin representación del Ejecutivo central y con la del Puerto de València.

También es cierto que, hasta que llegue ese momento, La Marina debe continuar funcionando. Hay muchas cuestiones del día a día que siguen requiriendo de la gestión por parte del consorcio. De hecho, el Puerto de València ha otorgado al organismo una autorización temporal de tres años para que siga haciéndose cargo de cuestiones como las concesiones, los amarres y otros asuntos menores del estilo.

Así pues, los integrantes del consorcio deben consumar la trasposición estructural antes de que finalice ese período de tres años. Llegado ese punto, si no hay nuevo consorcio, el Puerto debería sacar a concurso esta concesión. Sin embargo, en La Marina están convencidos de que el diseño del nuevo ente se haga en los próximos meses.

Conflicto por el control del nuevo consorcio

Las conversaciones para constituir el nuevo consorcio ya están en marcha. Sin embargo, es cierto que el diseño del nuevo organismo que sustituirá al Consorcio Valencia 2007 está presentando alguna que otra dificultad de última hora, pues la pasada semana, el alcalde de València, Joan Ribó, que preside el organismo, aplazó el encuentro con las otras dos patas del Consorcio por discrepancias en torno a los estatutos del nuevo organismo.

Las bases para la creación de este nuevo organismo, en el que la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) sustituirá a la actual representación del Gobierno, estaban acordadas entre todas las partes pero, según el Ayuntamiento, a última hora la Secretaría de Estado de Hacienda se descolgó presentnado dos enmiendas que no fueron asumidas por el alcalde.

Por un lado, el departamento del Ministerio, que encabeza María Jesús Montero, planteó que el nuevo organismo -Ayuntamiento, Generalitat mediante la Conselleria de Obras Públicas, y Puerto- funcionaría con posibilidad de veto entre sus constituyentes: las decisiones deberían tomarse por unanimidad en lugar de por mayoría, como estaba acordado inicialmente en el borrador de estatutos.

Por otra parte, el Ministerio fijaba en sus últimos retoques que el nuevo consorcio no podía hacerse cargo de los espacios de dominio terrestre portuario, como había estado haciendo. En el Ayuntamiento de València rechazaron esta posibilidad porque La Marina centra buena parte de su gestión en suelo cedido por la Autoridad Portuaria hasta el punto de que el Puerto le repercute parte del Impuesto de Bienes Inmuebles.

El Gobierno había anunciado su salida del Consorcio antes del 1 de noviembre pero este retraso ha aplazado el cambio en el organismo. Y hasta que no se constituya el nuevo ente, grandes proyectos como la Torre Eólica tendrán que esperar para contar con el visto bueno definitivo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email