GRUPO PLAZA

tendencias escénicas

La Teta Calva invita a escudriñar el camerino de una diva en decadencia

El camino de las cabras experimenta con el fuera de campo en Carme Teatre

6/10/2021 - 

VALÈNCIA. El camerino es la antesala a la magia de la escena. En ese espacio idealizado por los espectadores, pero que en la práctica suele ser un templo prosaico, reducido en tamaño y encanto, es donde se ambienta la nueva propuesta de La Teta CalvaEl camino de las cabras, programada los días 7 y 8 de octubre en Carme Teatre.

La tragicomedia, escrita por María Cárdenas para el IV Torneo de Dramaturgia de València, está protagonizada por una artista en decadencia a punto de salir a actuar frente a su público.

“Entrar a un camerino es entrar de lleno en la intimidad del artista, entrar en sus manías, sus gustos, sus silencios. Es donde el personaje aparece y desaparece para dejar paso a la persona, a sus miedos, sus inseguridades. Donde podemos ver al payaso desnudo y con la nariz roja. Pero por otro lado, no deja de ser una lugar de perchas, luces fundidas y toallitas desmaquillantes. Un lugar con expectativas frustradas. Una especie de guarida temporal sin ningún tipo de mística”, se explaya la dramaturga.

El lenguaje teatral de esta pieza sobre una artista en decadencia y un amigo de la infancia que acude a visitarla viene condicionado por la localización donde vio la luz el día de su estreno este pasado mes de mayo en Cabanyal Íntim. La compañía la ambientó en un taller de rótulos luminosos, donde los espectadores no acertaban a ver claramente a los protagonistas, de los que atisbaban partes del cuerpo a través de la puerta. El festival recompensó este esfuerzo con una mención especial al Mejor Uso del Espacio.

“Fue tan fuerte ese juego entre lo que se ve y lo que no se ve, que el lugar se convirtió en una suerte de personaje que nos marcaba las luces y las sombras de la obra”, explica Cárdenas, quien cita al director de cine austríaco Michael Haneke como referente en el empleo del fuera de campo.

Jugar con este recurso le ha dado a las representaciones una cualidad meta, donde el público desempeña un papel relevante. “El punto de vista del espectador es la pieza que completa el puzzle de la obra, ya que el voyeurismo tiene mucho que ver con las situaciones que han vivido los personajes”.

Camino de vértigo y piedra suelta

A la pareja de protagonistas les unen tres lugares comunes, la inestabilidad, la elección y la enajenación. De ahí el título del montaje. Un camino de cabras es aquel lleno de piedras por donde pasar es un suplicio. “Por eso se dice que las cabras están locas. Tienen opciones fáciles para llegar a los sitios, pero eligen el vértigo y la piedra suelta. Juegan con el accidente y la caída constantemente. Están locas, como podrían estar cualquiera de los dos personajes de esta obra”, argumenta Cárdenas, quien retoma el mismo montaje que realizó Cabanyal Íntim, pero con gratificantes sorpresas, como un homenaje a la recientemente fallecida Rafaella Carrá, tributo que ilumina muchas sombras de lo que sucede en escena.

De hecho, el vestuario de la protagonista, diseñado también por María Cárdenas, le da una apariencia a la actriz Merce Tienda de diva italiana de extrarradio, tocada con un calzado reventado por el uso.

Todas las obras de La Teta Calva hablan en mayor o menor medida de los perdedores. En Qué fue de Michael Jackson, la figura del rey del pop era “la muestra más clara de lo que el éxito puede hacer, o deshacer, en una persona”. El Muro estaba protagonizada por, tal y como definió a su protagonista el director de la pieza, Xavo Giménez, “un pájaro herido que se disfrazaba de fiera”. Merce Tienda daba vida aquí a una artista transgresora, pero incomprendida, que debía renunciar a su talento para salir a flote. De ahí que a Cárdenas este personaje le doliera, pues accedía al éxito a través de la rendición: “Claudica de la manera más bochornosa y obtiene el aplauso. Cuando al terminar la función cuenta chistes malos y el público se parte de risa, tengo una sensación amarga”.

En El camino de las cabras se reitera en esa amargura inspirada en los ídolos caídos que un día fueron artistas de éxito: “Ya nadie se cree la historia del sueño americano, o el sueño madrileño por quedarnos más cerca. Creo que no hay personas más infelices que los artistas con éxito. No hay nada más looser que un triunfador, porque tiene que vivir metiendo la mierda debajo de la alfombra roja constantemente”.

Colisión de fragilidades

Con la incorporación de Daniel Machancoses al elenco, la creadora hace realidad un anhelo acariciado desde Síndrhomo. En 2017, el actor no pudo participar en el montaje que le procuró a Cárdenas el Premio Max a Mejor Autoría Revelación, porque le coincidió con el nacimiento de su hija. “Pero por suerte, nos hemos encontrado otra vez con este papel que cautiva y desconcierta, ya que Dani, como su personaje, es un actor impredecible, con una capacidad poética y cómica que lo hace enorme, porque no deja de sorprenderte”.

El rol que interpreta es el de un hombre de pueblo que acude a ver a la artista a la que admira. “Es su fan número 1. Es un personaje anclado en las noches de verano, en el ayer, pero con unos decididos planes de futuro. Su encuentro será un reencuentro entre dos seres que, por caminos distintos, han llegado al sitio del que nunca han podido escapar”, describe la autora.

Merce Tienda es su actriz fetiche. Ya han trabajado juntas en cuatro ocasiones: Síndrhomo, Las aventuras de T. Sawyer, El muro y El tambor de Cora. “Es una actriz que se identifica mucho con mi forma de escribir, conoce mis motivaciones y sabe entender qué necesita el personaje. Puedes pedirle todo porque lo da todo. Se tira a la piscina y eso también es un reto como directora. Y por sobre todas las cosas, saber que cuentas con una actriz que siempre te da un resultado impecable, es enormemente tranquilizador”.

La dramaturga se refiere al feliz encuentro profesional entre Machancoses y Tienda como “una colisión de talento”, ya que son “dos intérpretes que visten la escena de su propia fragilidad”. Si de algo rebosa la trayectoria de La Teta Calva es de celebraciones de la vulnerabilidad. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email