GRUPO PLAZA

crisis en el ppcv

Las ventajas del congreso extraordinario de 'salvación' que propone Bonig

Génova contempla dar luz verde al cónclave aunque rechaza que haya un cambio de nombre o siglas

4/02/2016 - 

VALENCIA. La iniciativa de la presidenta regional del PPCV, Isabel Bonig, en compañía de los presidentes provinciales del partido, Vicente Betoret (Valencia), José Císcar (Alicante) y Javier Moliner (Castellón), de proponer un congreso extraordinario en la Comunitat Valenciana no ha tenido mala acogida en la dirección nacional del partido.

La reunión mantenida este miércoles con la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, para abordar los problemas que sufre la formación popular a raíz de la operación Taula, sirvió para que la número dos del partido se aviniera a estudiar la propuesta de celebrar un cónclave extraordinario en tierras valencianas, si bien manifestó su rechazo a que pudiera abordarse un proceso de refundación del partido que incluyera un cambio de nombre o siglas. Esta medida se uniría a la ya anunciada creación de una gestora en el ámbito local en la capital después de que 14 concejales y 20 asesores se encuentren investigados por una presunta trama de blanqueo de capitales en la pasada campaña electoral municipal. 

La propuesta de afrontar un congreso extraordinario no ha sido mal recibida tampoco por la militancia. Si bien es cierto que algunos dirigentes dudan de que pueda ser buena idea abordar una cita de estas características en un momento "tan caliente" como el actual, en general los cuadros intermedios ven con buenos ojos la iniciativa. Además de las direcciones provinciales de los partidos, otros dirigentes como el presidente regional de Nuevas Generaciones, Juan Carlos Caballero, apoyaron ayer la medida calificándola de "valiente". 

Pero, ¿cuáles son las ventajas para el PPCV la celebración de un congreso extraordinario? Pese a los puntos negros que puedan existir en la iniciativa, distintos dirigentes valoran el adelanto de la cita en el ámbito estratégico y político y enumeran una serie de elementos positivos:

-Recuperar a la militancia. La intención de buscar una fórmula de primarias o, al menos, la participación de todos los militantes del partido en el proceso, va dirigida a que el liderazgo de Bonig -si es que es ella la vencedora- salga reforzado tras el congreso. Cabe recordar que actualmente ostenta el cargo por designación directa de Génova tras la salida de Alberto Fabra. El cónclave dotará de una legitimidad al elegido o elegida que ahora no ostenta Bonig.

-Beneficios ante una eventual campaña electoral. Otro de los argumentos que subrayan desde la formación popular es la posibilidad de que deban repetirse los comicios si Pedro Sánchez fracasa en su intento de investidura. Si se celebra el congreso, el PPCV puede presentarse listo y renovado para afrontar una campaña electoral que, de otra manera, sería muy complicado articular.

-El calendario lo permite. Aunque en la reunión con Cospedal no se manejaron fechas, fuentes del partido creen que podría empezar a prepararse el cónclave en las próximas semanas con vistas a celebrarse entre abril y mayo.

-Defensa para el trabajo de oposición. Como admiten en el PPCV, resulta "muy complicado" salir a criticar la labor del actual Ejecutivo local, provincial o autonómico ante las operaciones policiales que salpican al partido. El hecho de iniciar este proceso puede ayudar a los dirigentes populares a dar una imagen de regeneración con la que defenderse ante los ataques por los casos judiciales.

-Cambiar el foco mediático o, al menos, ofrecer un contrapeso. Los populares valencianos se enfrentan día a día a los posibles casos de corrupción ante los medios de comunicación. La posibilidad de generar noticias relacionadas con el congreso extraordinario puede aliviar en cierta medida la intensa presión mediática o, al menos, dividir la información sobre el partido.

-Desde Madrid se pide regeneración. Diversos altos cargos del PP y del Gobierno han reiterado estos días la necesidad de "renovación" y "regeneración" en la rama valenciana. Este argumento tan repetido, ha fortalecido la solicitud de Bonig ante Génova: "Queremos iniciar ese proceso de regeneración, que nos lo permitan entonces", comenta un alto cargo.

-Situación extraordinaria, medidas extraordinarias. La operación Taula, con los numerosos y llamativos registros de sedes públicas o el colapso del grupo municipal del Ayuntamiento de Valencia, invita a tomar medidas especiales. La celebración de un congreso del partido puede convertirse en un indicativo de reacción.

-Ventaja estratégica para Bonig. El debilitamiento de Rita Barberá, una de sus valedoras, y la propia incertidumbre sobre el liderazgo del PP nacional, dejarían a la presidenta regional del partido muy expuesta en los próximos meses y a expensas de posibles cambios de rumbo desde las direcciones provinciales. La situación límite a la que ha llegado el partido desembocado en una confluencia de los referentes de la formación popular en esta petición unificada. Si Bonig respeta las cuotas provinciales, se mantendría la paz: en definitiva, un congreso de 'salvación' para todos los actuales líderes.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email