Notables

Llisa Negra

Quique Dacosta y Juan Ramos

¿Es la cocina de producto una parte esencial del futuro de la gastronomía? En muchos casos, es y así será. ¿Podía un chef tres estrellas Michelin ponerse al frente de un restaurante basado en esto mismo? Así fue como, en 2018, Quique Dacosta abrió las puertas de Llisa Negra, un espacio donde la homenajeada es la materia prima. Sin artificios, directa, audaz, esencial. Así es la cocina de esta casa en pleno centro de València, con unos ventanales que clamorosamente llaman la atención de todo aquel que pasa por Pascual i Genís que, casi sin quererlo, hace las veces de voyeur inusitado. Como para no hacerlo. Allí dentro hay mambo, hay fuego, hay brasas, que son las que acarician quisquillas de Santa Pola, langostas de Dénia, pulpo de roca, una parpatana de atún rojo que se deshace en boca o carnes de primera al estilo de gran Bittor de Etxebarri. También por el fuego pasa, azuzada con llama de naranjo y sarmiento, una colección de arroces que no tiene desperdicio: del senyoret, valenciana, con bogavante o acompañado de un bullit de peix, solo por nombrar algunos. Hay sal y salazones, una réplica del increíble trabajo que se curte en el restaurante de Dénia.


En confianza: Llisa Negra es perfecto para celebrar; para darse un homenaje. De eso se trata la vida, ¿no?


¿Qué puedo encontrar?

  • Producto

  • Vinos

¿Qué pido?

Ventresca de atún curada y el carabinero con gratén de erizos