GRUPO PLAZA

La policía autonómica podrá pedir apoyo a la Policía Nacional y a la Guardia Civil

Los padres toman los colegios para evitar su cierre el 1-O

Un fin de semana de actividades lúdicas entre padres, madres, hijos y vecinos de los barrios buscan evitar que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de Estado precinten los centros electorales

29/09/2017 - 

BARCELONA. Las fiestas de L’Eixample y el inicio del curso escolar de 2017 quedarán grabados en la memoria colectiva de todos los vecinos de este mítico barrio barcelonés. Ante la orden de la
magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña a los Mossos d’Escuadra de que el domingo a las seis de la madrugada todos los colegios estén cerrados para impedir el referéndum, el barrio se ha movilizado para evitarlo.

¿Cómo? Fácil. Con padres y vecinos que van a dormir dentro de los centro escolares hasta que se abran a los votantes el domingo 1 de octubre a las 9 de la mañana. Valencia Plaza está pasando el viernes en uno de esos colegios, L’escola Auró, en pleno corazón de L’eixample.

En su biblioteca, cerca de 50 representantes de familias con hijos e hijas matriculados en el centro se han reunido para decidir cómo gestionar el fin de semana. Han decidido que se harán dos turnos: los primeros pasarán la noche en el centro, los segundos llegarán a las siete de la mañana para relevarles. Pero como dentro del plan hay niños, las actividades lúdicas son de obligado cumplimiento. Así, las horas pasarán de una rápida y amena.

Esperando a los Mossos

Pero mientras planean cómo pasar el fin de semana, o cómo evitar que les precinten el centro escolar para evitar las votaciones, los padres y vecinos esperan pacientemente la llegada de la
furgoneta de los Mossos d’Escuadra.

Por el momento, los Mossos tan solo se dedican a visitar los centros y levantar acta. Los agentes, como dice Alex Joanmartí, portavoz de madres y padres, “vienen a buscar material radioactivo. Y cuando no lo encuentran solo levantan acta y filian a los asistentes”.

 

De hecho, el único conato de violencia vivido dentro de un centro escolar ha sido el que se ha producido en un colegio del barrio de El Raval. Allí se han vivido los únicos momentos de tensión de una jornada que, por el momento, se prevé ‘light’ dentro de lo que se esperaba.

No ha sido hasta las ocho de la tarde que una pareja de Mossos ha entrado en el centro escolar. Sin ningún tipo de violencia, los agentes le han explicado de Joanmartí que venían con una orden judicial y le han hecho una serie de preguntas sobre las actividades que se están realizando a las que el responsable de los padres y madres ha contestado, y por último, le han advertido que el colegio deberá estar cerrado antes de las seis de la madrugada del domingo.
Unos 15 minutos han tardado en rellenar el acta que traían y después se han ido como han venido, sin hacer ruido.

 Domingo

En cuanto al domingo, si los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado no lo impiden, a las puertas del colegio Auró se espera una jornada festiva. Los vecinos del barrio explican que los votantes podrán disfrutar de actuaciones musicales a las puertas del centro. “Lo que sí se ha pedido es que la gente que venga a votar no lo haga con símbolos. Esperamos que la ciudadanía aparezca con su papeleta pero no con ‘esteladas’”, asegura Carlos, vecino del colegio. “Nadie va a votar en unas generales con una camiseta del PP, pues esperemos que el domingo sea lo mismo”.

Lo que nadie quiere admitir, al menos en voz alta, es qué pasará si llega el domingo a las nueve de la mañana y la gente no puede votar. El barrio de l’Eixample está muy comprometido con el
referéndum pero, al menos por el momento, nadie ha podido decir si hay un plan B en caso de no poder votar.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email