Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

cuando había uhf

Lou Grant, cuando el periodismo era la estrella de la televisión

En los años setenta, el periodismo era una noticia en sí mismo y la cadena CBS no dudó en crear una serie que llevara a los hogares una porción de realidad de lo que podía ser la vida en la redacción de un diario

26/12/2020 - 

VALÈNCIA.-¿Qué pensaría Lou Grant de las redes sociales? ¿Cómo llevaría que sus titulares tuvieran que convivir con el clickbait? ¿Estaría a favor del todo vale con tal de conseguir que las noticias tuvieran lectores? ¿Cuál sería su actitud frente a las fake news? Por más que fabulemos sobre estas cuestiones, nunca sabríamos con exactitud las respuestas. Lou Grant era sinónimo de integridad hace cuarenta años, pero ¿podría seguir siéndolo ahora? Lo que sí se puede asegurar sin miedo es que este personaje de ficción fue, y seguirá siendo, un referente necesario para todos aquellos periodistas que sientan esta profesión como una vocación y no como un fin en sí mismo o como una mera excusa para acaparar atención y likes.

Estrenada en 1977, Lou Grant se mantuvo en antena durante cinco años en los cuales, su protagonista, Edward Asner, fue reconocido con dos Emmys —la serie obtuvo un total de trece en diversas categorías—, aunque sin duda, el premio que más debió valorar Asner, actor con un fuerte compromiso social y político, fue el saber que su papel había hecho pensar a miles de jóvenes en la posibilidad de matricularse en la Facultad de Periodismo. Puede que series americanas de médicos emitidas en la época empujaran a mucha gente a estudiar Medicina pensando que quizá así ligarían tanto como el doctor Gannon. Lo que se planteaba el bueno pero combativo Lou Grant era la defensa de unos principios que seguramente hoy el actor que lo encarnó seguiría defendiendo.

Lou Grant animó, desde el UHF, las sobremesas de los domingos con sus tramas sobre periodismo y periodistas. A Ed Asner los telespectadores ya habían tenido oportunidad de conocerlo como personaje secundario en La chica de la tele y más o menos por esas mismas fechas lo verían en otras dos series de impacto: Raíces —haciendo de capitán de barco esclavista— y Hombre rico, hombre pobre —interpretando al alcoholizado y brutal patriarca de los Jordache—. Protagonizada por Mary Tyler Moore, La chica de la tele fue la primera producción televisiva que hablaba de este mismo medio. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

La acción transcurría en una pequeña cadena de televisión de Minneapolis de cuya redacción saldría despedido, en ambos sentidos de la palabra, un periodista llamado Lou Grant. Los productores de La chica de la tele pensaron que sería buena idea darle una serie para él solito, donde pudiera desarrollar sus rasgos profesionales más atractivos. Además, el periodismo se había convertido en un oficio aliciente para el mundo del espectáculo gracias al caso Watergate, que había terminado por echar a Nixon de la Casa Blanca y cuya historia se había convertido en una película taquillera, Todos los hombres del presidente (Alan J. Pakula, 1976), que también arrambló con varios Oscars. Los productores decidieron sacarlo de aquella emisora y enviarle a la gran ciudad, a dirigir la sección de local de Los Angeles Tribune. De esta manera, nació uno de los spin offs más celebrados de la televisión. Y así fue cómo el personaje de Asner pasó de habitar una comedia a lidiar con asuntos mucho más dramáticos.

* Lea el artículo completo en el número de diciembre de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email