X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

CITAS ROCAMBOLESCAS

Mariola Cubells y Betto García: la búsqueda de una nueva estética valenciana

3/08/2019 - 

VALÈNCIA. Cubells, periodista, terminó haciendo programas de televisión hasta que, reinvención mediante, trazó su plan de conquista: analizar el fenómeno televisivo desde el otro lado, educar sin morir catódicamente en el intento. García encontró en los sombreros el mejor tocado para expresar su pálpito artístico. Una estancia en Londres, a la vera de futuros popes de la moda como Palomo, perfeccionando machaconamente la técnica, lo aupó a sombrerista de España.

Los dos quedaron a cenar una noche en la que terminaron abordando su cultura televisiva mientras desbordaban cócteles de plátano. Un estudio de la calle Dénia es testigo de su reencuentro. La estética, la reivindicación de una manera de ser a la valenciana, sus oficios y la posibilidad de un BlaBlaCar hacen el resto.

Os quería preguntar…

Betto García: Estoy como en la crisis de los treinta. Una pequeña crisis existencial. Me pregunto si lo que hago no es demasiado nicho, si he tocado techo y debo hacer algo más.

Mariola Cubells: Entonces no es una crisis existencial, sino profesional.

Betto García: Eso.

Mariola Cubells:  Yo diría que estoy mejor que nunca profesionalmente. Hago verdaderamente lo que quiero hacer. Podría no hacer nada, pero para gustarme mucho la ociosidad he encontrado un trabajo que nunca me da la sensación de que sea un trabajo. Mis crisis existenciales ya les ha pasado porque hace tiempo que cumplí los treinta. He encontrado el equilibrio por la opción vital de vivir en València, no dejarme llevar por el desarrollo natural de irme a Madrid donde discurre el 90% de mi trabajo.

Betto García: Irse a Madrid… me niego pero es verdad que pasan cosas que aquí es difícil que pasen.

Mariola Cubells: Eso es una trampa. Tenemos una mirada excesiva de lo que ocurre allí. Casi todo lo que podrías hacer allí lo puedes seguir haciendo desde València. Quizá me pierdo un 10%, pero compensa.

Betto García: Hay gente que me escribe por las redes pidiéndome tomar un café esa tarde, dando por hecho que estoy en Madrid. No, no estoy.

Mariola Cubells: Tú resides aquí, hay una fuerza que emana de aquí. Hago gala de ser de donde soy, ser mediterránea. Identificar tu trabajo desde una ciudad que reivindicamos es muy importante.

Betto García: El otro día revisando el clipping me llamaba la atención las veces que me decían aquello de el ‘sombrerero valenciano’. Yo era el típico perfil de valenciano que todo me parecía mal de València. Hasta que me di cuenta lo que sí me podía ofrecer. Me puede dar otras maravillas, una inspiración diferente. Ahora me disgusta mucho cuando quedo con una nube negra que no sabe valorar lo que sucede a nuestro alrededor, la cantidad de gente talentosa.

Es un complejo de… 

Mariola Cubells: Hay un complejo. Me volví a enamorar de esta ciudad, aunque mantengo una frase: València es una ciudad ideal para lo banal e imposible para lo importante. La ciudad tiene sus límites, en mi caso unos medios de comunicación que deberían estar mucho más plantados en el siglo XXI, un handicap que no parece que vaya a resolverse. Pero lo banal es clave, la manera que tienes de vivir. Por eso hay que preguntarse qué es más importante para uno mismo.

Betto García: Además teniendo AVE y BlaBlaCar…

Mariola Cubells:  ¿BlaBlaCar? No he ido en mi vida, me muero.

Betto García: Me encanta ponerme retos todo el rato. Muchas cosas me generan ansiedad, como los coches ajenos, así que me obligué y ahora voy de vez en cuando. En la parte de detrás siempre pienso que voy a golpearle al conductor, pero lo supero. Nunca pensé que viajaría en un coche con un Guardia Civil.

Mariola Cubells: No tengo ninguna necesidad de viajar con un Guardia Civil

Betto García: Me permite conectar con diferentes especies con las que normalmente no conecto porque vivo en una burbuja. En el BlaBlaCar veo la realidad.

Foto: KIKE TABERNER.

¿Te has encontrado con Álvaro de Marichalar?

Mariola Cubells: También hay que tener mala suerte en la vida… Aunque a Sabina Urraca le salió fenomenal la jugada.

Betto García: He viajado con bastantes venezolanos últimamente. Me piden por favor que no votemos más a los socialistas, que me dan el consejo de votar a VOX.

Mariola Cubells: Voy a ir en el AVE siempre.

Bien, entonces València...

Mariola Cubells: Me gustaría que nos reconociéramos por ese espíritu mediterráneo que no es el Levante feliz. La alegría de vivir que reivindicaba Carmen Alborch, un espíritu que intento transmitir aunque por dentro pueda ser una fatalista. Pienso en Betto, los Savage, las Taiat… pienso en esa gente creando. Una València con la que me gustaría que se vinculara la idea de esta ciudad.

Betto García: El otro día decidí ir a la Batalla de Flores, nunca hubiera ido. Palomo (Spain) me acabó escribiendo preguntando qué era esa maravilla.

Mariola Cubells: Cualquiera le daría la vuelta a esas tradiciones, encontrar otro camino. No hemos sido capaces. Hay que apoderarse de determinados símbolos.

Betto García: La carroza de Marina Puche era una fucking maravilla, te molaba de verdad.

Foto: KIKE TABERNER.

¿Qué importancia le dais a la estética?

Betto García: Siempre considero que lo más importante es la naturalidad, no me gustan las cosas muy producidas. No me gustan los chicos que se han pensado demasiado cómo salir de casa. En el trabajo soy igual. Ahora, quiero que las cosas me parezcan bonitas.

Mariola Cubells:  Sin ética no hay estética. Reivindico la frivolidad, que no la superficialidad. La frivolidad como arma contra los cretinos. La imagen me importa y a veces se menosprecia. Tiene un punto de generosidad con el resto pesar en qué te vas a poner.

Betto García: Me pone un poco nervioso cuando estás hablando con alguien de este sector y dice que ha elegido el verde porque le recuerda a la hierba mojada de la antigua Rusia cuando los misioneros recogían a los niños… No, he puesto verde porque me sale del culo, porque es estética.

Mariola Cubells: Durante mucho tiempo me volvía sobria por narices porque suponía que si daba rienda suelta a toda la creatividad a la hora de vestirme, el otro, los directivos de la tele, podrían considerar que era una superficial o más tonta de lo que era o que podría provocarles estímulos que no quería provocar. Tardé bastante pero un día, dije, se acabó. Cuando quiera ponerme minifalda me voy a poner minifalda porque tengo buenas piernas. Si me quiero pintar los labios durante la radio, lo voy a hacer, y no significa que lo que vaya a decir tenga menos peso. Eso no todo el mundo lo entiende. Me cuesta más convencer de ello a la izquierda. Me recuerdo diciendo ay no, me voy a vestir de azul marino porque si voy de amarillo van a pensar que quiero destacar, pensarán que me he pensado lo que me voy a poner: ¡pues claro que me lo he pensado!

¿Cómo termináis dedicados a la sombrerería y al análisis televisivo?

Betto García: Quería dedicarme a la moda, pero lo de los sombreros fue poco pensado. Carla Fuentes y yo éramos muy amigos en la época del Myspace, estaba haciendo punto, cogí el punto y cuando llevaba un trozo y no acababa la bufanda decidí cerrarla, y dije: me lo pongo de sombrero. A ella le encantó. Comencé con los sombreros, me fui a Londres, me profesionalicé.

Mariola Cubells: Soy periodista. No soy otra cosa. Trabajé durante muchos años en la televisión, el hartazgo me me produjo el tipo de televisión que yo realizaba me llevó a escribir libros sobre aquello, desde las tripas, y de ahí a mi lugar en el mundo: me gusta mucho la televisión, los contenidos audiovisuales. La tele, bien contada, bien vista, bien hecha, contribuye a la felicidad. Mi tarea como periodista es ayudar al espectador a ver televisión. La televisión tiene una capacidad de influencia arrolladora, pero hay que aprender a verla. Considero que tengo más armas porque he trabajado en la tele, sé cómo se hace la peor televisión, que es la que yo hice. Y también sé que siempre puedes irte, decirle que no a ese imbécil.

Betto García: Todo el mundo te dice que no ve tele… Consumo televisión, le doy todas las oportunidades.

Mariola Cubells: ¿Puedes contar tu pasado televisivo?

Betto García: Sí, yo con 10 años me fui a un reality de Antena 3, de niños problemáticos. Curso del 63. Yo era uno de los niños.

Mariola Cubells: ¡Era un programa taaan malo!

Betto García: Cuando cumplí los 18 menos a Saber y Ganar llamé a todo. Menuda factura de teléfono. Con los playmobils, cuando salió la isla perdida, hice mi primer Supervivientes. Cuando cumplí los diez años me fascinaba Gran Hermano. Mis padres me decían: cuando tengas 18 ya no existirá. Gran error. Me presenté, pasé dos castings y se quedó ahí. Pero Curso del 63 era de la misma productora y me llamaron. Me llevé mi primera gran hostia. Entendí cómo funcionaba.

Mariola Cubells: ¿Qué te pasó?

Betto García: Supe las reglas del juego, y eso, claro, es vital. Me tiraron por liarla parda. Vi esa parte. Me dijeron que entrara en Gran Hermano pero me fui. Terminaba saliendo a la calle y la gente me miraba. Pensé que debía hacer otra cosa, que los vecinos del barrio no me recordaran por eso. Ahora un Supervivientes sí me cascaba perfectamente.

Mariola Cubells: La tele es muy seria. Hay más gente con tele que con agua caliente.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email