Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Martínez cree que inversiones como la ampliación del Puerto serán "más necesarias que nunca" en la etapa post-Covid

6/04/2020 - 

VALÈNCIA. El presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), Aurelio Martínez, ha reivindicado este martes que megaproyectos de obra pública como la ampliación norte del Puerto de València, que requiere una inversión pública de 466 millones de euros, serán "más necesarios que nunca" para impulsar la recuperación económica tras la crisis sanitaria del coronavirus.

Por ello, pese a que el otorgamiento definitivo de la concesión a MSC de la construcción y explotación de esa nueva terminal de contenedores se ha visto retrasada por la declaración del estado de alarma, Martínez ha asegurado que la APV va a "seguir peleando" por este proyecto y por continuar adelante con su "programación de inversiones". "Que no quepa la menor duda", ha añadido.

El presidente del Puerto de Valencia se ha pronunciado de este modo a preguntas de los participantes en un webinar gratuito organizado por la Fundación Valenciaport en el que Martínez ha pronunciado una conferencia virtual sobre el impacto económico de la crisis del coronavirus.

El presidente del Puerto de Valencia, para quien la profundidad de la crisis económica dependerá de la capacidad de los países para responder de forma global y coordinadas, ha asegurado que serán clave "importantes medidas de inversión pública". Por ese motivo, ha instado a preparar ya un "paquete importantísimo de inversiones públicas, mejor si van a acompañadas de inversiones privadas" para lanzarlo inmediatamente después de resolver la crisis sanitaria porque "hay que generar empleo que se va a perder".

"La obra pública tiene una capacidad de arrastra importante y no tiene sentido es que tengamos programas de inversión parados en los puertos teniendo financiación y capacidad de ejecutar", ha lamentado. A su juicio, lo que habría que hacer es "lanzarlos cuanto antes".

Al respecto, ha apuntado que su intención es mantener la programación de inversiones de la APV porque la considera "más necesaria que nunca". Dentro de ese programa de inversiones, además de la mencionada ampliación norte, se incluyen otros proyectos como el acceso norte al Puerto de València, que podría suponer otros 400 millones de inversión en función de si se ejecuta en superficie o en túnel, tal y como defiende la APV.

En total, la previsión del Puerto de Valencia es invertir mil millones de euros en la próxima década, tal y como figura en el último plan estratégico que Martínez le presentó al Ministerio de Fomento.

La adjudicación se retrasa

Con todo, la crisis del coronavirus ya ha alterado la hoja de ruta de Martínez para sacar adelante la controvertida ampliación del Puerto, a la que se oponen tanto el Ayuntamiento de la Generalitat y la Conselleria de Medio Ambiente, ambas instituciones controladas por Compromís, si está no va precedida de una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA).

El presidente de la APV quería adjudicar definitivamente al grupo MSC, el único que presentó una oferta para la explotación durante 50 años de la nueva terminal de contenedores, en un consejo de administración que debía haberse celebrado a finales de marzo.

Previamente, el Puerto de València había renunciado en el proyecto constructivo de la parte de la obra que debe ejecutar el Puerto –donde prevé invertir los 466 millones necesarios para la obra civil– al dragado marino de 350 hectáreas frente a El Saler para aumentar el calado del canal de acceso ni la prolongación del dique de abrigo porque ya no los considera necesarios.

Pese a esta "concesión" ante Compromís y los colectivos que se oponen a la ampliación, a quienes Martínez, conminó a tener en cuenta la mano tendida por el Puerto, la irrupción de la crisis por el coronavirus mantiene viva la incógnita sobre el sentido del voto que adoptará el alcalde de Valencia, Joan Ribó, en el consejo de la APV o sobre la posible judicialización del proyecto si la APV lo aprueba si una nueva DIA.

Impacto moderado en el tráfico portuario

Sobre el impacto en el tráfico del Puerto de València, la clave será la duración de la situación de parálisis actual de la economía. "La realidad del día a día nos arrastra, pero si en mayo o junio se normaliza el proceso productivo, la caída del tráfico no será especialmente grave, del entorno del 4% como ha sido en marzo", ha estimado Martínez.

"Todo depende de lo que se prolongue la crisis. El tráfico con China se va a normalizar siempre que haya demanda aquí porque la carga en China ya está normalizada y su industria funcionado al 80%", ha explicado el responsable de la APV.

Su previsión es que el tráfico con China, uno de los principales mercados para el recinto valenciano junto a EEUU, "se va a recuperar poco a poco".

Respecto al tráfico con otros puertos, lo que preocupa a Aurelio Martínez es la evolución del import-export antes que el transbordo de mercancías. "Hasta marzo, la importación ha caído un 1% y la exportación ha caído un 2%. La clave es la exportación y hay que apostar por ella”, ha señalado. Por ello, Martínez ha reclamado planes de apoyo a la exportación, aunque su evolución dependerá en parte también de la demanda externa.

Sobre el afrontamiento de la crisis económica en general, Aurelio Martínez ha defendido que urge "sostener la demanda para sostener la oferta y asegurar la continuidad de las empresas".

"Si no hay una solución sanitaria, no puede haber una solución económica consolidada. El retorno de la confianza se basa en la solución definitiva del problema sanitario, en el que deberían concentrarse todos los esfuerzos Pero hay que planificar de manera clara y contundente en qué puede pasar el próximo invierno", ha manifestado.

Ha insistido en la necesidad de una respuesta coordinada en la UE con medidas destinadas a mantener el consumo mediante ayudas a familias,  trabajadores y pymes. A corto plazo, ha insistido en la necesidad de evitar las quiebras empresariales para despejar el riesgo de una posible crisis financiera. Específicamente ha instado a ayudar al sector turístico "para salvarlo a toda costa".

Una de las dispositivas utilizadas por Martínez en su ponencia

Una crisis en V

La política monetaria debería asegurar, a su juicio, toda la liquidez que sea necesaria con tipos de interés próximos a 0, mientras que la política presupuestaria y fiscal debería centrarse en aumentar el gasto social, reducir la carga fiscal e invertir en sanidad e investigación.

Sus previsiones apuntan a que el PIB español puede llegar a caer quince puntos, hasta el 85% del nivel actual, y no volvería al estado previo a la crisis hasta el último trimestre de 2021.

Martínez opina que la crisis será previsiblemente en V porque, a diferencia que en la crisis financiera de 2008, no hay crisis de liquidez ni restricciones de crédito, entre otros factores, por lo que la caída del 11% que él prevé en la economía española para este año se puede recuperar a finales de 2021.

"La única forma de parar esta espirar perversa es que los gobiernos intervengan decididamente la economía y será de forma más eficiente si todos los países lo hagan de forma coordinada y global", ha  subrayado.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email