GRUPO PLAZA

entrevista a mata, portavoz del PSPV en les corts

"Nunca volveré a presentarme para intentar ser alcalde de Valencia"

El portavoz socialista asegura que sus aspiraciones como síndic están colmadas y pide ayuda a los militantes para tener "mayor presencia social" y "generar ideas"

25/03/2016 - 

VALENCIA. Manuel Mata (Valencia, 1959) fiel a su estilo abierto, no eludió ningún asunto de la agenda política valenciana y nacional en la entrevista concedida a Valencia Plaza. El portavoz socialista en Les Corts aseguró a este diario no tener ningún aspiración mayor que ser síndic descartando, incluso, puestos por los que peleó en el pasado como la candidatura a la Alcaldía de Valencia. 

Además, se atrevió a introducirse en el debate nacional y pronosticó un gobierno "en el último minuto" de "corta duración". En esta línea, Mata no se arrugó tampoco a la hora de hablar sobre la cuestión territorial, lo que considera el gran problema al que se enfrenta España. "Hay que resolver el problema de Cataluña y si no, estaremos en parálisis durante mucho tiempo. Deberíamos explorar el derecho a que los catalanes decidieran sobre su futuro", explicó.

-Usted se ha mostrado crítico más de una vez con la actual dirección e incluso se postuló para algunos puestos de responsabilidad. ¿Cómo fue su llegada a Les Corts?
-Pues hablo con Ximo en febrero de 2015 y me pregunta mi disponibilidad de ir en la lista y le digo que sí, aunque no pensaba que fuera a figurar en puestos de salida. Un mes después, tal día como hoy, me llamó por teléfono para quedar con él para hablar de este tema y yo pensaba que me comunicaría que no iría en la candidatura. En vez de eso, me dijo: "Vamos a hacernos un selfie en una falla que vas a ir el número cuatro de la lista". Lo de que iba a ser síndic me lo dijo semanas después  la verdad es que me sorprendió porque siempre me he autoconsiderado un poco outsider.

-El próximo congreso del PSPV se debe celebrar en los próximos meses. ¿Detecta cierta preocupación por la visibilidad de Compromís frente a la que puede tener Puig como presidente?
-Creo que será un congreso tranquilo. Hay que hacer hincapié en que las marcas PSPV y PSOE han sido muy estigmatizadas y criticadas. Esa quita de la hipoteca reputacional que pedimos para la Comunitat Valenciana también la pedimos para nuestro partido. Tenemos que poner en valor la oposición que hemos hecho y nuestras posiciones políticas. No hay ni una sola de las decisiones tomadas o de los apartados del Pacto del Botánico que no estén dentro de las políticas que veníamos proponiendo. El tiempo nos dará la razón.

-Pero, ¿qué le diría a la militancia a la que le preocupa la visibilidad de Compromís?
-Yo lo que haría es pedirles más ayuda. Esta es una organización en la que durante muchos años los militantes han delegado en sus representantes las decisiones. Así se ganaron las elecciones por mayoría absoluta y a todo el mundo entonces le parecía bien pero cuando vinieron las malas épocas nadie fue capaz desde la militancia de reconducir las políticas. Por eso, les pediría ayuda para tener más presencia social, más generación de ideas, más compromiso con sus dirigentes. Hay que devolver la alegría a la organización.

-¿Cómo está viendo la estrategia discursiva y de personalidad de Isabel Bonig y del PPCV?
-Cuando perdimos la Generalitat en 1995 pensábamos que aquello era provisional porque creíamos que la Comunitat Valenciana no podía tener un presidente de Cartagena (Zaplana) y que además había comprado la alcaldía de Benidorm. Eso fue un error de análisis. Bonig y el PPCV han vivido unos meses pensando que esto era provisional y se equivocan como nos ocurrió a nosotros. Aquí hay una mayoría que si no comete grandes errores estará mucho tiempo gobernando. Ella se encuentra con un gran problema: la sombra de la corrupción sobre el partido. Solo renovando a dirigentes no va a poder salir del agujero.

-¿Cree entonces que es una falta de cambio de ciclo discursivo?
-Sí. El discurso en el que han estado viviendo 20 años no es útil para la sociedad actual. Ellos intentan volver a sacar las mismas armas y no funcionan: ni el fantasma del catalanismo, ni el fantasma de que la izquierda está en contra de las tradiciones, ni el fantasma de que estamos en contra del progreso... Tienen que hacer un discurso de una derecha moderna y eficaz. La sociedad ha cambiado muchísimo: por ejemplo, quien intente introducir el discurso de la lengua y las señas de identidad se equivoca. Nosotros, que hemos sido exhibidos como antifalleros y antitradiciones estamos sacando adelante la candidatura de las Fallas como patrimonio de la Unesco. Mónica Oltra ha ido una vez más a desfilar en la ofrenda, el hijo de un exconcejal socialista (Paco Carsí) y artista fallero ha ganado el premio de Sección Especial, nuestro secretario general del grupo José Muñoz también salió en la ofrenda o nuestra concejal Sandra Gómez desfila en la Semana Santa Marinera... eso es lo que pasa ahora y lo que pasaba antes, pero antes se construyó un imaginario de que nosotros estábamos en contra de las Fallas y las tradiciones.

-¿Usted aspira a ser alguna otra cosa que no sea síndic en Les Corts?
-No. Soy lo más que podía haber imaginado cuando estaba en la facultad estudiando Derecho Político.

-Ya intentó ser candidato a la alcaldía de Valencia. ¿Quizá para 2019?
-Eso forma parte de mi cabezonería personal. Nunca estoy en un sitio donde no me quieren y ahí no me quisieron. Así que nunca más lo voy a intentar.

-¿Habrá pacto en España?
-Creo que habrá un pacto en el último minuto aunque imagino que será un acuerdo de duración limitada y con un gobierno más bien inestable. Pero España tiene que resolver el problema de Cataluña y si no, estaremos en parálisis durante mucho tiempo.

-¿Y cómo se resuelve ese problema?
-Rajoy es el responsable de que se haya pasado de un 25% de independentistas en Cataluña a un 50% porque les impugnó un estatuto que habían votado los catalanes y era muy asumible. España tiene que hacer un esfuerzo de generosidad y comprensión y buscar una fórmula para que catalanes y españoles puedan votar el modelo de relación de Cataluña con España. Hay muchas fórmulas: desde modificar la Constitución con condiciones estrictas para la participación política para decidir su futuro o que ellos participen sobre su futuro y España les dé el visto bueno... En cualquier caso, sin que vote Cataluña la situación en España va estar enquistada y sin Cataluña no podemos construir un Estado.

-¿Entonces deben celebrar los catalanes un referéndum por la independencia?
-No digo eso, lo que digo es que deberíamos explorar el derecho a que los catalanes decidieran sobre su futuro. Los catalanes pueden tener una hoja de ruta marcada y negociada por todos y que pase, por ejemplo, por que vote el 75% de los catalanes, que esté a favor de eso el 60%, que luego le dé el visto bueno el Congreso y el Senado... se pueden hacer muchas cosas pero no poner puertas al campo. Que quede claro: yo pienso que la independencia de Cataluña sería un desastre, malo para Cataluña, horroroso para España y que no tiene encaje en la Unión Europea. Pero es un problema que, o la propia derecha asume, o nunca saldremos de este bloqueo.

Primera parte de la entrevista: "Feria Valencia será el caso mayúsculo de corrupción del PP"

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme