X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 22 de noviembre y se habla de enrique soriano à punt CVMC EMT VALENCIA Quique Dacosta
GRUPO PLAZA

al otro lado de la colina / OPINIÓN

Otra vez nuestro patio trasero

Foto:  MOHAMED MESSARA/EFE

Las crónicas internacionales dejan muchas veces una sensación de déjà vu, y es que la táctica de Clemente de “patadón p’arriba”, en política no sirve, cuando un infortunio no se resuelve a tiempo se pudre y entonces se torna en un problema muchas veces trágico

9/03/2019 - 

El día a día de la política nacional es tan ruidoso que nos deja sordos para prestar atención a lo que ocurre fuera de nuestras fronteras, más aún ahora en medio de todo tipo de elecciones, locales, autonómicas, generales y europeas, donde un gran equipo táctico Iván Redondo-Pedro Sanchez están marcando los tiempos políticos y han fijado el momento y lugar de la confrontación-cita electoral, eso en estrategia supone un porcentaje alto de la victoria, sin que el resto de partidos hayan sabido o querido anular, estrategia al que un dubitativo Ximo Puig se ha sumado para ver si pesca en el rio revuelto con el enfado de sus aliados del Botanic.

Pero vamos al tema que nos despistamos por el ruido, volvamos para hablar de nuestro patio trasero o backyard (que dirían los anglosajones), y después de que hace un año y medio ya hablábamos de Argelia, con algunas de las coordenadas similares. Entre otras cuestiones escribíamos como en las últimas elecciones en mayo de 2017 (de carácter legislativo) sólo habían participado el 38 % del censo, deslegitimándose un poco al régimen, y ya entonces se escribió un manifiesto titulado “Demasiado, esto es demasiado” contra el presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, y su posible nueva candidatura, sería la quinta, en este 2019; y hete aquí que llegado el año y el momento el presidente ausente se vuelve a presentar para las presidenciales del 18 de abril, generando disturbios y manifestaciones desde el 22 de febrero.

Lo de ausente lo escribo porque desde que sufrió una ataque cardiovascular el año anterior al inicio de su cuarto mandato-reelección (vamos que gana batallas casi como El Cid, después de estar fuera de combate) desde aquel momento, casi lejano año 2013, no se le ha vuelto a oír prácticamente y sólo se le puede ver en una silla de ruedas (con un aspecto bastante deteriorado), y además periódicamente (como hace unos domingos) el gobierno informa de viajes del presidente a suiza para realizar "unos chequeos médicos rutinarios". Y ante este panorama, una más que posible quinta reelección la juventud y la intelectualidad ha dicho basta con manifestaciones y altercados callejeros, en un principio no contra el sistema en sí, pero claro el propio primer ministro Ahmed Ouyahia, a pesar de tener que haber disuelto las concentraciones con antidisturbios, y haber manifestado que en general, y hablamos de unas declaraciones de hace unos días, los manifestantes han sido pacíficos y que ofrecieron rosas a la policía (en Portugal en 1974 fueron claveles a los militares, “la revolución de los claveles), puntualizó -ojo- que en Siria en 2011 al inicio del levantamiento también se "empezó con un intercambio de rosas", y aquí está donde reside el problema, la situación de Argelia, principalmente desde la perspectiva económica se ha deteriorado por la bajada de los precios de los hidrocarburos, y si cuando explotaron las primaveras árabes en 2011, se pudo resolver en aquel país por cesiones políticas (eliminar el estado de excepción) y por la buena situación económica que vino a posteriori por la subidas de los precios del petróleo, pero ahora es distinto porque el paro a los menores de 30 años les afecta en un 30 %, y pueden dejarse llevar por cantos de sirena peligrosos.

Y digo lo anterior, lo de dejarse seducir por un mensaje peligroso, porque no sería la primera vez. Ya ocurrió en los años 90s del siglo pasado en la guerra civil que sacudió el país, con decenas de miles de muertes (algunos las elevan hasta los casi 200.000 muertos), que se produjo al confluir dos elementos el interno, el descontento social de no dejar gobernar al partido islamista, el Frente Islámico de Salvación (FIS) que ganó las elecciones municipales de 1990 y un magnífico resultado en la primera vuelta de las presidenciales en diciembre de 1991, aumentado (este descontento social) por la crisis económica consecuencia de la bajada del precio del petróleo a finales de los 80s, a todo ello se le unió un elemento externo, los llamados “retornados” que eran los muyahidines, los guerrilleros islamistas que habían luchado y echado a los soviéticos de Afganistán que volvían a sus respectivos países de origen, y fue cuando aquella mezcla derivó en un coctel explosivo.

Y así llegamos a hoy casi 20 años después del fin de aquella guerra civil, donde pueden confluir esos elementos, el descontento social por cuestiones políticas como la reelección de Buteflika y la crisis económica y el paro, con el elemento Yihadista, recordemos que con el fin del DAESH y de su Estado Islámico, el terrorismo islámico está buscando nuevos países que desestabilizar (ya que no ha podido con la Libia cada vez más del General Jalifa Hafter), y buscar nuevos paraísos para seguir sometiendo a sus 72 vírgenes (huríes, otro gran canto de sirenas), y Argelia podría ser un buen objetivo. Porque además tienen una buena despensa de armas, fíjense que según los últimos datos del SIPRI (Stockholm International Peace Research Institute) este país gasto un 6 % de su PIB en Defensa (España, según esos datos estamos en el 1,2 %), también tiene unas reservas de hidrocarburos más elevadas que Siria y tiene una posición estratégica igual o mejor que el país del victorioso Bashar al-Ásad, pues tiene un gran acceso al SAHEL, a la zona del estrecho de Gibraltar, y de vecino Marruecos también potencialmente desestabilizable, vamos una perita en dulce para atacar.

¿Por qué escribimos con tanto interés sobre nuestro vecino norte africano? Pues ya lo habrán intuido, recuerden que está a sólo algo más de 200 kilómetros del sur de nuestra comunidad, es decir a unas horas en barco o patera y a unos minutos en avión (ya sea con fines turísticos o con otros más siniestros). Tenemos muchos intereses en aquel país, pero no sólo de seguridad, pues un estado islámico tipo ISIS allí nos afectaría de pleno a nuestra seguridad, sino de tipo económico, muchas empresas españolas han invertido allí, y como no la seguridad energética, tres cuartas parte de nuestro consumo energético proviene de combustibles fósiles aproximadamente, y más del 90 % (en 2017 fue el 98 %) provienen de fuera, y del total el 25 % de las fuentes primarias de energía provienen del gas, el cual tiene su origen en Argelia (según datos de 2018) más del 50 %, por lo que nuestro interés por la estabilidad de Argelia es vital.

Pero no somos los únicos interesados en ese país, por ejemplo China lleva años ocupándose de ellos, en 2014 construyo el nuevo aeropuerto de Argel por 800 millones de euros, también ha construido en esa capital la Mezquita más grande de Argelia y la tercera del mundo, y ahora mismo está construyendo un puerto en Al Hamdania (a unos kilómetros al oeste de Argel) con una inversión de 3.000 millones de euros (con la competencia que supondrá para el puerto de Valencia), y se acaba de firmar entre una gran empresa china (ergo el gobierno) con las autoridades argelinas un acuerdo para la explotación de Fosfatos y Gas Natural en los yacimientos de Bled al Hadba en Tebesa, cerca de la frontera de Túnez, por un valor anual de 1.900 millones de dólares, y es así como de hecho hay cerca de 40.000 chinos trabajando en el sector de la construcción en aquel país norteafricano.

Por lo que pueden ver Argelia es todo un gran negocio para el gigante asiático, y lo que me pregunto es que si estalla el conflicto, quien será el que atienda y socorra a las pateras y a los argelinos que huyan de la guerra, o envíe, si lo acuerda la comunidad internacional, tropas como tenemos en Líbano, Turquía o Irak, nosotros los españoles o europeos (que seguro que lo haremos), o arrimará el hombro el gobierno de Pekín de Xi Jinping (que hasta ahora prácticamente no ha hecho) y responderá de sus obligaciones como potencia global que se beneficia de ello; vivir para ver.

Noticias relacionadas

CRÓNICAS POR LOS OTROS

Atardeceres africanos, atardeceres de película

Los atardeceres africanos son como los años: únicos, irrepetibles y fugaces. Nunca una puesta de sol es igual que otra. Nunca un año es igual a otro. Cumplir años rodeada de atardeceres africanos es el mejor regalo que podía soñar

Foto: BENITO PAJARES/ FUNDACIÓN JUNTOS POR LA VIDA
crónicas por los otros

Cantan para cambiar sus vidas

Estimée tiene 13 años y es de Wawata, Benin. Sorprende las marcas de su cara. Es la manera en la que en Benin tradicionalmente se identificaba a las personas que vivían en determinadas tribus. Al nacer se les hacían cortes en las mejillas que les acompañaban durante toda su vida. Y todavía ocurre. Estimé tiene una manera de cantar más gutural, más tribal. Es una de las niñas que forma parte del coro Coro BeningBé que está de gira por España y por València

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email