GRUPO PLAZA

opinión

¿Por qué el fútbol sigue siendo tan poco atractivo para los inversores?

El responsable de estrategia de renta variable de Saxo Bank considera, entre otros aspectos, que limitar salarios y un reparto más equitativo de los derechos de transmisión ayudarían a mejorar el atractivo

30/05/2016 - 

MADRID. El negocio del fútbol es enorme. Forbes incluye en su lista de los 20 clubes de 2016 al Real Madrid en el 'Top 3' con una valoración de 3.645 millones de dólares por delante del Barcelona (3.549 millones), Manchester United (3.317 millones), Bayer de Munich (2.678 millones) y Arsenal (2.017 millones).

El Atlético de Madrid, mientras tanto, se sitúa en un respetable 15º puesto, aunque su valoración de 633 millones de dólares es casi insignificante al lado de los cinco primeros. Sin embargo, dicho importe supone un aumento del 45% respecto a la valoración del pasado año y refleja fielmente el aumento astronómico de su valor entre los 20 primeros.

De los 20 puestos, el West Ham United es el club que más ha crecido este año, a una tasa del 76%, tocando unos ingresos de 542 millones de dólares y ocupando el puesto 17 de la lista. El club del este de Londres debe su fortuna a un conjunto de circunstancias aliadas a la buena gestión que le han permitido convertirse en el único residente del Estadio olímpico de Londres, que ha estado casi totalmente inactivo desde 2012.

Salarios de 300.000 libras por semana

No es de extrañar ver salarios de las principales estrellas del fútbol ascendiendo a 300.000 libras por semana/categoría. Y, sin embargo, a pesar de estas grandes sumas de dinero en efectivo sobre la industria, el fútbol sigue siendo una especie de tierra de nadie para los inversores. ¿Puede cambiar esta situación?

Creemos que no, a menos que las reglas que hay que cambiar sean similares a los que tienen en Estados Unidos, por ejemplo, limitar los salarios de los jugadores, lo que instantáneamente cambiaría la dinámica de inversión ya que la inflación salarial probablemente crecería más lentamente que los ingresos. El reparto equitativo de los ingresos de los derechos de la liga por televisión también podría cambiar las cosas.

Por supuesto hay clubes que son capaces de mantener un alto nivel en el terreno de juego y ofrecer rendimientos fuera de él. El único club de la lista de Alemania, el Borussia Dortmund, ha promovido con éxito un modelo de desarrollo de jugadores, que después vende caro permitiendo que el precio de la acción sea una tasa de crecimiento compuesto del 22%.

Pero por cada Dortmund, hay un Leeds United y Fiorentina, ambos clubes que se acercaron peligrosamente a la extinción. Creemos que hay una volatilidad inherente en el sector que legisla en contra de tirar el dinero duramente ganado en el limitado número de clubes de fútbol que sí gozan de estar en la lista.

El rendimiento del capital invertido no es ni alto ni consistente. La naturaleza del negocio es la volatilidad de los ingresos y beneficios, dependiendo de los rendimientos de la liga y copas.

Inversión muy pobre

Históricamente, el fútbol ha sido una inversión muy pobre y no veo nada que cambia esto por ahora. La razón principal es que el fútbol europeo no tiene reglas económicas, lo que conduce a una 'maldición del ganador' donde los clubes están cada vez más remunerados y ofreciendo cantidades cada vez mayores para los jugadores de calidad.

La estructura de pagos no es equitativa, con unos pocos clubes disfrutando de las partes más grandes del pastel económico. Por lo tanto, el incentivo es estar en la parte superior, pero sólo unos pocos clubes puede estar ahí arriba constantemente. Además, la oferta de jugadores de primera calidad es bastante escasa, experimentando una inflación masiva de la tasa de salario/traspaso.

La escalada de las tasas de traspaso en los últimos años ha sido extraordinaria. Gareth Bale fue vendido en 2013 por 86 millones de libras del Tottenham Hotspur al Real Madrid. En 2000, el récord se situó en 37 millones de libras.

Todos estos defectos de la industria del fútbol europea crean un caldo de cultivo para la desaparición del sector y lo mantiene como un  no rotundo para los inversores. En realidad, es irónico que sea el capitalismo sin restricciones en el fútbol europeo, unido a la estructura de la liga, lo que crea un entorno económico hostil y a una escasa rentabilidad de la inversión.

Por supuesto, en esta era de la marca mundial, la élite del fútbol puede seguir ordeñando los ingresos de todos los continentes con Asia, y China tal vez, ofreciéndoles el mayor potencial de crecimiento. Pero ¿qué sucederá cuando ya se hayan utilizado y ordeñado por completo? ¿Podrá crecer más el fútbol? Éstas son las preguntas que debería hacerse la industria: afrontar y resolver su futuro o riesgo de morir.

Peter Garnry es jefe de estrategia de renta variable de Saxo Bank

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email