GRUPO PLAZA

comunitat valenciana, murcia, país vasco, navarra, la rioja y galicia

SAV rompe su alianza con DAM para la gestión de 30 depuradoras

6/09/2022 - 

VALÈNCIA. Cambios importantes en la gestión de numerosas depuradoras. Sociedad Agricultores de la Vega (SAV) ha roto las asociaciones mercantiles con la compañía Depuración de Aguas del Mediterráneo (DAM) en las uniones temporales de empresas (UTE) constituidas para la explotación de múltiples plantas de depuración de la Comunitat Valenciana, pero también de Murcia y otras comunidades del norte de España.

La histórica empresa valenciana, dedicada a la gestión de residuos y el tratamiento de aguas, tomó la decisión en 2021 de iniciar la disolución de las UTE constituidas en la última década junto con DAM, una de las grandes del sector, para el tratamiento de las aguas residuales en una treintena de puntos, tal como recogen las últimas cuentas de SAV referentes al año pasado.

En ellas, la mercantil que preside Ricardo Martínez recoge su participación hasta en 103 UTE, uniones temporales con otras empresas que se constituyen habitualmente para concurrir a licitaciones públicas y ejecutar los contratos de manera conjunta. Una estrategia que el año pasado reportó una facturación de 53,42 millones de euros a la firma en cuestión, tres millones más que en 2020, tal como rezan las mismas cuentas anuales formuladas en marzo de este año.

Sin embargo, "el pasado 18 de marzo de 2021, SAV compareció ante notario" para iniciar el proceso de "la disolución del contrato de asociación" de las UTE constituidas sólo con DAM, que fue notificada de la ruptura apenas tres días después. Así, ambas partes se encuentran en un proceso de reparto que está "pendiente de resolución" a fecha de la memoria de las cuentas.

Mientras, subraya el documento, las UTE "continúan con el desarrollo normal de su actividad empresarial", que no es otra que ejecutar los trabajos de depuración de aguas en múltiples zonas de la geografía valenciana, cuyos contratos dependen de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales de la Comunidad Valenciana (Epsar), vinculada a la Conselleria de Agricultura. Pero la disolución también afecta a otras depuradoras de Murcia, La Rioja, Navarra, Galicia o el País Vasco.

En total, son 30 las depuradoras afectadas por la ruptura entre estas dos compañías. Desde las UTE más antiguas, constituidas en 2011 para la gestión de estaciones de depuración como la de Alicante centro, Albufera Sur (Almussafes), Crevillent o Pobra Do Carmiñal, en A Coruña; hasta otras más recientes, creadas en 2019 para estos trabajos en Sagunto, Cullera, Vinaroz o Novelda.

La decisión de SAV de romper sus alianzas empresariales con DAM se produjeron apenas año y medio después de que la Epsar iniciara en 2019 una investigación sobre posibles conflictos de intereses de la segunda compañía, encabezada por Juan Manuel Godoy. El ente dependiente de la Generalitat Valenciana intentaba esclarecer si la empresa encargada de controlar los vertidos de las aguas -Laboratorios Tecnológicos de Levante (LTL)- es, a través un entramado de firmas, propiedad de la propia DAM.

De ser así, Depuración de Aguas del Mediterráneo sería juez -mediante LTL- y parte -en las UTE con SAV- en el proceso de limpieza y control de las aguas, algo que no está permitido. Con todo, acerca de los motivos de la ruptura, fuentes de Sociedad Agricultores de la Vega consultadas no quisieron hacer declaraciones a este diario.

Obvia su exclusión del contrato de limpieza de València

Uno de los aspectos más llamativos del informe de gestión y la memoria que acompaña a sus cuentas de 2021 es la manera en la que SAV informa sobre el estado de renovación del contrato de limpieza del Ayuntamiento de València, servicio que SAV presta desde 2005 tras adjudicarse el lote de la zona sur de la capital.

SAV se ha presentado en el nuevo concurso convocado para adjudicar la limpieza de la ciudad hasta hasta 2036, una de las mayores contratas municipales ya que el presupuesto base por los cuatro lotes alcanza los 1.325 millones de euros, pero corre un serio riesgo de perderlo.

Como ha venido informando Valencia Plaza, el concurso estuvo suspendido durante semanas a raíz de un recurso presentado por la propia SAV después de que haber sido excluida de la nueva licitación porque no ratificó la huella electrónica de su oferta dentro de las 24 horas de plazo que marca la ley y el pliego del concurso público.

Sin embargo, el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales ya resolvió desestimar ese recurso y confirmar su exclusión, algo que SAV no refleja en sus cuentas a pesar de que el contrato de limpieza de València supone alrededor de un 20% de sus ingresos recurrentes año tras año.

Las cuentas, formuladas a 28 de marzo, obvian la desestimación de su recurso y, por ende, el impacto que tendría en sus ingresos la no renovación del contrato de limpieza de València. La auditoría tampoco llama la atención sobre este aspecto.

Del mismo modo, las cuentas de SAV tampoco recogen que, tras la desestimación de su recurso por el TACRC, ha recurrido a la justicia ordinaria para evitar su exclusión del concurso. 

Incremento de costes y menor rentabilidad

La rentabilidad de la empresa se vio condicionada en 2021 por el incremento de los costes y la bajada de los precios que pagan las administraciones para las que trabaja. En concreto, SAV ingresó 126,52 millones de euros, un 1,81% más, pero el beneficio neto se redujo de 6,09 millones de euros en 2020 a 5,33 millones en 2021.

Durante el pasado ejercicio SAV comenzó a prestar servicio de limpieza viaria en Ribarroja del Turia; la recogida de residuos urbanos en Loriguilla; el mantenimiento y conservación de jardines en Alfas del Pi, Montserrat y el aeropuerto de València; y el servicio de mantenimiento del cementerio de Oropesa del Mar. También formalizó contratos para la realización de obras y servicios en Alicante y Valencia mediante la constitución de cuatro UTE.

La actividad principal de SAV es la prestación del servicios de recogida de residuos sólidos urbanos, limpieza de vías públicas o depuración de aguas residuales a través de numerosas UTE en las que participa en diferentes porcentajes junto con otras sociedades. Una de ellas es la que mantenía hasta ahora con DAM.

La integración contable de estas UTE en el porcentaje correspondiente de participación representa 53,42 millones de euros en el importe neto de la cifra de negocio.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme