GRUPO PLAZA

sesame hr cierra una ronda de diez millones liderada por psg

La 'tech' de 'dashboards' y recursos humanos que seduce a multinacionales e inversores desde la Marina de València

18/04/2022 - 

VALÈNCIA. Lo bueno se cuece a fuego lento, dice el refranero popular. Y más en línea no podría estar la historia del grupo valenciano Zeus, quien puso su primera piedra hace 17 años y ahora se ha convertido en un cúmulo de buenos resultados, interés de multinacionales, inversión y la venta de una compañía. Liderada por Albert Soriano, la tecnológica cuenta con Zeus -empresa de dashboards con clientes como Inditex- y Sesame HR, un software de recursos humanos que recientemente cerró una ronda de 10 millones de euros liderada por el fondo británico PSG.

El pasado año también vendieron SummonPress, una red de más de 100 webs de distintas temáticas con más de 20 millones de usuarios al mes, al portal de servicios y asesoramiento financiero Zona Value. Un camino de éxito endulzado con la creación de su sede en una de las bases de la Marina de València, polo tecnológico de la ciudad, y en la que quieren aplicar la estrategia de personas con la que visualizan su tecnología: una en la que el trabajador esté en el centro y sea tratado de forma personalizada para ser conquistado por las empresas.

Estas compañías, que ahora han llevado al éxito al grupo en un proyecto que cuenta con más de un centenar de trabajadores, tuvieron su germen hace más de una década bajo el nombre de ArtVisual, donde se iniciaron con la realización de páginas web y marketing online. "Fuimos pioneros en Valencia en enfocarnos en páginas web, aplicaciones móviles y a los cinco años de compañía, en la que hacíamos proyectos para otros, se fundó SummonPress", recuerda Soriano. "Decíamos a los clientes que podíamos posicionarlos en internet y pensamos, si podemos hacerlo para los clientes, la mejor manera de probarlo es hacerlo para uno mismo. Fue la primera vez en la que montamos una compañía propia donde empezamos a poner en marcha portales de internet con contenidos laborales, fitness,... Creamos unos 100 portales que llegaron a tener cientos de millones de visitas al mes".

Sesame HR, historia de una necesidad

Entre proyectos ad hoc y SummonPress, la compañía fue creciendo pero, por el camino, se dieron cuenta de la necesidad de la flexibilidad entre los empleados de la compañía. "En España no se hablaba prácticamente nada de flexibilidad horaria pero, por el tipo de compañía que teníamos con unos 35 empleados y con diferentes tareas, necesitábamos darle alguna solución", explica. Primero, decidieron poner un control horario de huella, para que la gente pudiera llegar cuando quisiera en un momento en el que lo normal era tener horarios fijos. "A mí me gusta que las personas se autogestionen y evitar el presencialismo", señala Soriano.

Pero el hardware se rompió y detectaron la falta de feedback hacia el personal que también suponían estos sistemas. "Se rompió la máquina, se mandó a Barcelona, costaba repararla 1.000 euros y tardaban un mes en arreglarla. Entonces, decidimos en 2014 crear un sistema de fichaje en una tablet. Ahora, estos dispositivos como uso periférico se entienden, pero entonces, nadie ponía una iPad en la pared", recuerda. Ya puestos en carril, decidieron llevarlo al móvil. "Con eso nos solventó el problema y, ya que estábamos, le añadimos un sistema de vacaciones. Fue entonces cuando acabamos por construir una suite muy chula de la gestión del tiempo de las personas".

Sin embargo, Sesame HR -la que ahora se ha convertido en piedra angular del grupo- quedó en letargo como producto y lo que pasó a centrar sus atenciones fue Zeus. Colocaron una pantalla en la entrada de la oficina para que, cuando se fichara, se viera la cara de la persona que acababa de entrar y los compañeros pudieran darte desde darte los buenos días a felicitarte el cumpleaños. "Empezamos a sacar a pantallas lo que pasaba en el mundo online, algo que nadie hacía", explica. Fue entonces cuando Zeus se convirtió en una spin off de Sesame al pensar que, si habían conectado a una pantalla el control horario, ¿por qué no todo lo que pasaba en el digital? Entonces, se dieron cuenta de los beneficios de visualizar desde campañas de publicidad a las visitas a los portales para no tener que entrar en 100 cuentas de analytics. "Podías pasearte por la empresa y ver cómo iban los departamentos", señala el fundador de la compañía.

La gestión de la compañía llevada a producto

Ninguno de estos proyectos estaba pensado para comercializarse. "Era nuestra manera de gestionar a la compañía, pero los resultados eran muy bestias, porque nos evitaba muchas reuniones, podías felicitar por los resultados paseando por el pasillo o preguntar si había pasado algo", recuerda. Entonces, empezaron a llegar clientes, veían las pantallas y preguntaban. El primero que quiso incorporar su tecnología fue Embutidos Martínez. Empezó el boca a boca, y entonces llegó Tempe. "No teníamos nada concreto que vender. Les decía, yo vendo currículums online, pero aquí puedo ver las ventas, la gente aplaude en la oficina,... El online tiene un reflejo en el offline y cambia el comportamiento de las personas", recuerda. Y ahí empezó la nueva aventura de vender sistema de visualización de datos que cuentan historias.

Junto a una de las directivas de la compañía, Majo Castillo, se pasaron tres años haciendo showrooms por Madrid. Se lo explicaron a las grandes compañías de España y empezaron a trabajar por proyectos. "Antes teníamos que convencer a la gente, porque el business inteligence y el business analyics no existía. Solo los jefes tenían reportes en Excel y las empresas la información, pero los empleados no tenían nada. Ahora, a través de otras herramientas, la gente tiene datos de su rendimiento y las reuniones no son tan agresivas", señala Soriano. 

Sin embargo, recalca que esta visión de no compartir datos todavía se mantiene en los departamentos de recursos humanos. "Los de arriba continúan con el poder al tener más información, pero nosotros siempre hemos querido compartir y empoderar al equipo dándole todo: sus datos, sus vacaciones, sus horarios, ... Que vean sus objetivos, sus KPI, ...", recuerda. Tras coger tracción en grandes compañías, fueron incluso reconocidos por Seat como solución única mundial porque permitían conectar todas las fuentes de datos y contar una historia. A día de hoy, ese sigue siendo el fuerte de esta división: crear el storytelling con los datos con perfiles profesionales como Bellas Artes o periodistas.

Sesame HR, un éxito inesperado al calor de una ley

Zeus fue adquiriendo peso con el paso de los años, pero algunos clientes también preguntaban por Sesame HR, que por aquel entonces tenía tres empleados. Soriano recuerda que intentaron entrar en Lanzadera, donde pasaron el proceso de selección, pero que tras ser seleccionados tuvieron que abandonar al no poder estar presente en las instalaciones Soriano por tener que gestionar otras compañías. Sin embargo, la locura llegó en 2019 con la ley de control horario en España. "Vivimos un efecto súper bonito, porque teníamos unos 800 clientes en una compañía que llevaban tres personas. Cada suscriptor pagaba 15 euros al mes y aunque era poco dinero, iba creciendo", recuerda. 

Sin embargo, de repente se vieron con uno de los mejores software de fichaje del mercado, desarrollado para tablets y móviles, y una ley que miles de compañías tenían que cumplir. "De un día para otro empezaron a sonar los teléfonos como en las películas de Silicon Valley. Se paró la compañía y todo el mundo cogía teléfonos, atendía chats, mails, la gente entrando por la puerta de la oficina,... Al vivir el efecto de un SaaS, tuvimos un crecimiento exponencial. Nos dimos cuenta de que estábamos viviendo algo único en la vida y eso nos marcó", recuerda.

Pero el producto estaba hecho hace cinco años atrás para un uso limitado, circunscrito a la propia compañía, y si seguía escalando no iba a soportar a grandes clientes. Fue entonces cuando decidieron reinvertir todo el dinero que entraba en un equipo de 20 programadores y rehacer completamente el software en siete meses con todas las tecnologías más punteras del mercado. "El equipo de ventas seguía vendiendo esa versión uno, pero nosotros construíamos la dos. Entonces, la fuimos convirtiendo en una solución de recursos humanos. Los clientes nos pedían cosas y se las íbamos añadiendo al nuevo software con funcionalidades como gestión documental, un sistema de turnos, un sistema de evaluaciones,...", explica. "Teníamos tres compañías teniendo éxito paralelamente y ninguna se parecía entre ellas".

La Marina de València, un antes y un después

A la compañía le empezaba a faltar espacio con el crecimiento. Eran alrededor de 70 personas y era complejo encontrar lugares tan amplios en el centro de València. "Nos dijeron que miráramos en la Marina, vimos esta base donde a priori se estaba definiendo un proyecto que no acaba de salir", recuerda Soriano. Entonces, pidieron a quienes les hacían los stands de las ferias que les plantearan en tiempo récord el proyecto de un edificio, concretamente en 15 días. "Presentamos un proyecto súper chulo. Se hicieron los trámites, salió a información pública y fue el peor mes de nuestra vida", recuerda. Un proceso que se acabó pocos días antes de decretarse el Estado de alarma por la pandemia de la covid.

"Nos lo conceden, pero nuestras empresas siempre habían sido cash limit. Pensamos en hacerlo poco a poco, aunque en estos edificios se puede pensar que hay que estar muy loco para hacer una inversión, porque solo te dan diez años de concesión", reconoce. Y es que, el grupo lleva más de dos millones invertidos en la obra. "Pensé, aunque sea como en Berlín, empezamos a trabajar en unos despachos y vamos poco a poco", recuerda. Sin embargo, cuando se metieron en el proyecto llegó la pandemia.

"Nosotros creíamos mucho en crear un espacio nuevo. Nuestras oficinas siempre eran especiales, con grandes espacios, y en plena pandemia había que firmar. El mundo había cambiado, los modelos de negocio se habían transformado y hablamos de incluso parar el proyecto. Pero es que queríamos apostar por un espacio de estar todos juntos. Al final, nos dieron liquidez porque teníamos un buen histórico", explica. "Soñábamos con hacer un edificio único en Europa".

Llega la venta de SummonPress

Sin embargo, la venta de SummonPress también fue un antes y un después en el grupo. Una compañía tractora y rentable que vendieron por  seis millones de euros a Zona Value. El acuerdo se gestó cuando el empresario Lorenzo Serratosa -quien también es actual inversor en Sesame HR- les preguntó por cuánto podría adquirirla. "Recuerdo decirle al equipo, como yo sé que esto siempre sale mal y no quiero ilusionarme, no voy a hablar con el inversor nunca más y vosotros vais a vender la compañía y yo solo tengo que acudir a la notaría", ríe.

Y así fue. La compañía se vendió, lo que les dio la tranquilidad de poder hacer frente a todo el proyecto de la Marina de València. Un acontecimiento que se fue gestando de forma paralela a Sesame HR. "El proyecto de estar juntos pensábamos que tenía que ir adelante, porque nos estaba pasando factura la distancia", continúa. "Entre la venta y Sesame me podía haber retirado por los altos beneficios. Pero reuní a los directivos al haber descubierto que se podía vender una compañía. Hicimos un proyecto hipoteca 0, con stock option para que en 4 años pudieran pagarse la hipoteca. Eso sí que lo celebraría".

Según explica, no se dieron prisa en tomar la decisión de cerrar la ronda de financiación, porque eran libres. "Costaba llegar a final de mes, pero si hubiéramos tenido inversores, nadie nos habría dejado construir esto en la Marina de València", reconoce. "Había aprendido que el camino es lo importante. Disfrutar con estos espacios, y olvidarse de la eficiencia tan estricta". Sin embargo, al pensar en que Sesame HR pudiera ser un éxito de más trabajadores, se planteó la opción de buscar financiación a pesar de ser rentables que terminó con la entrada un fondo de inversión líder en Europa. 

El interés por el HR People

"Las rondas tienen un doble concepto. Decidimos hacerlo porque te permite la valoración de la compañía y las stock options tienen sentido", reconoce. A esto, se unió el gran interés por el HR People. "Nos coge el boom con un software muy bueno y nos mandan un montón de mails en inglés, a los que no hicimos caso", señala. "Acumulo una gran cantidad y un día me da por leerlos. Nos decían que estábamos creciendo mucho, que era muy interesante, nos estaba buscando gente de Boston,... Los fondos estaban invirtiendo en lo que iba a venir después de Zoom, que era la organización laboral".

Fue entonces cuando recibieron el interés de compañías españolas intentando comprarles para integrar la herramienta y se empiezan a gestar inversiones millonarias en compañías como Personia, en Alemania, o Factorial. "Aunque éramos de menor precio, teníamos más clientes y nuestro equipo de ventas vendía muchísimo, porque nos hemos financiado siempre con nuestro crecimiento", recalca. Rechazaron las ofertas de compra. "Nos había tocado la lotería, porque habíamos estado en el momento idóneo con la herramienta adecuada, la clave del éxito". Y es que, durante ese tiempo habían construido un software modular que podía escalar a millones de usuarios y adaptable a cada país. 

Empresas que enamoran a sus trabajadores

"Nos damos cuenta de que podemos ayudar a los jefes a entender la nueva realidad con su gente, que quiere ser tratada de manera individual. Las personas cambian de trabajo mucho más rápido y la empresa y los valores de ésta tienen que enamorar a los trabajadores. Esto era muy duro de aceptar por las compañías y está pasando en todo el mundo, en todos los países de manera simultánea y en todo tipo de tamaño y compañías. Al final nosotros damos herramientas personalizadas para que conozcas a tus trabajadores y poder desplegarles beneficios a cada uno dependiendo de lo que necesiten, además de recibir feedback", apunta.

Para Soriano, ya no es una labor solo de recursos humanos ocuparse de las personas, sino de los managers, quienes llevan los equipos. "Al final, Sesame HR hizo un reenfoque hacia que los managers, la persona más importante para el equipo, porque el 70% de la felicidad del trabajador depende de éste. Por un manager tú vuelves a la oficina, se crean los rituales de estar juntos, te quedas en la empresa, da sentido a tu trabajo, te cuida... Ya no son los departamentos de recursos humanos de manera pura quiénes lo hacen, son la chispa que enciende la llama y ayuda. Entonces, Sesame se enfoca en dar herramientas para la gestión del bienestar".

Durante este tiempo -al margen de crear una sede donde hay desde gimnasio a peluquería y está pensada como un plató de televisión-, han creado un sistema de herramientas dedicadas a la gestión de recursos humanos donde también integran soluciones de terceros que no están disponibles en España. "Con este tipo de herramientas, la empresa empieza a entender qué pasa con su gente. Y pensando en las nuevas generaciones, hemos creado una parte de People Analytics enorme para poder ver por generaciones cualquier acción de la empresa. Si estas personas van a estar solo dos años en la empresa por su modelo vital, que podamos aprender de ellas", apunta. Un proceso en el que la compañía busca empoderar a los empleados para que se sientan parte de la empresa.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme