GRUPO PLAZA

A través de una propuesta en los presupuestos participativos

Última bala: la ciudadanía obliga a la Generalitat a hacer una propuesta de compra para el Metropol

17/09/2021 - 

VALÈNCIA. El antiguo cine Metropol ha encontrado una nueva vía para su protección: los presupuestos participativos de la Generalitat Valenciana. Fue la plataforma Salvem el Metropol quien presentó una propuesta para comprar el edificio y convertirlo en un símbolo de la cultura y la memoria democrática valencianas, lo que podría frenar el proyecto de hotel que todavía a día de hoy sigue vigente.

De este modo, el mandato de los presupuestos participativos obligará a la Generalitat a iniciar una ronda de contacto con los propietarios del edificio, para hacerles llegar la propuesta de adquisición. Una compra que se ha tasado en un precio máximo de 4,2 millones de euros

Aun así, cabe resaltar que todas las actuaciones posteriores que se recogen en la petición, como por ejemplo convertir el edificio en un centro de la memoria histórica, están sujetas a que, efectivamente, los dueños decidan vender y no seguir adelante con el hotel. 

La Conselleria de Hacienda, encabezada por Vicent Soler y encargada del proceso de compra, fue la que validó esta propuesta como factible y viable. Y es que, después de un primer proceso en el que los ciudadanos presentaron sus ideas, luego fueron las consellerias con competencias en la materia quienes decidieron si se podían ejecutar y si pasaban a la siguiente ronda. 

Foto: KIKE TABERNER

De este modo, fue Hacienda quien dio el visto bueno a la compra del Metropol, que ahora ha llegado hasta la última fase: la votación ciudadana. Aun así, en el caso de l'Horta y la ciudad de València este proceso será totalmente anecdótico, puesto que la totalidad de los proyectos presentados no agota el presupuesto inicialmente consignado para el territorio: había 22,1 millones de euros, de los cuales tan solo se van a gastar 21. 

Así, la Conselleria de Participación ya ha explicado que todos los proyectos saldrán adelante sea cual sea la prioridad que establezca la ciudadanía a través de su voto. Por ello, ya es posible afirmar que la Generalitat Valenciana deberá hacer en el futuro próximo una oferta para la compra del Metropol. 

La licencia del hotel, parada en el Ayuntamiento

La protección del cine Metropol ha sido un tema candente a lo largo de los últimos años: tanto la Conselleria de Participación y Memoria Democrática como el Ayuntamiento de València coinciden en que es necesario proteger el edificio por su valor histórico. Sin embargo, no se ponen de acuerdo en la forma ni en quién debería hacerlo. 

Recientemente, un grupo de expertos de la Conselleria que dirige Rosa Pérez Garijo elaboró un informe en el que concluía que sí que era necesario proteger el cine Metropol, por lo que envió toda la documentación al consistorio para que considerase su nombramiento como Bien de Relevancia Local (BRL). En este sentido, el informe reconocía el valor del edificio, pero admitía que "no en grado tan singular y alcance territorial" como para declararlo lugar de la memoria a nivel autonómico. 

Así, instaba al Ayuntamiento a tomar cartas en el asunto para poder proteger, al menos, la fachada. Una cuestión sobre la que la concejalía de Cultura se puso a trabajar de inmediato, contactando tanto con la Conselleria encabezada por Vicent Marzà como con la concejalía de Urbanismo que dirige Sandra Gómez

Movimientos que no gustaron en absoluto a los propietarios del cine, quienes han llegado incluso a amenazar con acciones legales al Ayuntamiento por los retrasos en la tramitación de la licencia que permitiría empezar las obras del hotel. Una maniobra que consideran "innecesaria e ilegal" y únicamente orientada a "dilatar el procedimiento". 

Foto: KIKE TABERNER

En este contexto, se han sucedido diversos informes cruzados: mientras que la Real Academia de Bellas Artes consideraba que el Metropol no tenía interés suficiente para ser protegido, el Consell Valencià de Cultura y la Universitat de València sí que abogaron por su protección. Sea como sea, el edificio ha suscitado interés por su papel durante la Segunda República, como uno de los símbolos de València como capital. De hecho, fue impulsado en 1934 por Vicent Miquel Carceller, editor y dibujante de La Traca. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email