X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 20 de agosto y se habla de puerto de valencia torrecid PPCV CIUDADANOS Vox emprendedoras
GRUPO PLAZA

foro cañada blanch

Utor (Baleària) señala a Benidorm como ejemplo de turismo para el resto de la Comunitat

4/12/2015 - 

VALENCIA. Benidorm, una ciudad a la que muchos no irían por el icono que supone para algunos pero ejemplo de saber cómo aprovechar un espacio para el turismo y que además sea de calidad. Así lo opinaba este jueves los protagonistas de la mesa que reflexionaba sobre turismo en la Comunitat Valenciana en el Foro Cañada Blanch organizado en Fundación Adeit en la que estaban presentes Javier Gómez-Navarro, presidente del Grupo MBD, Adolfo Utor, presidente de Baleària y Antonio Bernabé, director-Gerente de la Fundación Turismo Valencia. 

"Demasaidas veces se mide el turismo en número de visitantes. El ideal es mínimo número de visitantes con máximo gasto porque supone una preservación del territorio", aseguraba Utor. "El problema de la Comunitat es la competencia con otros territorios, exceptuando Benidorm que es estudio aparte en el gasto del ciudadano".

Bernabé recordó que en toda etapa de crisis, a excepción de Canarias, el destino que mejor comportamiento ha tenido a nivel nacional ha sido Benidorm. "El gasto turístico es el triple que en el resto de la Comunitat". El problema sí que lo tenemos en otros destino de la costa que se han saturado. Falta más cultura empresarial, falta oferta hotelera. Ahí sí que hay que trabajar en un plan de mejora del litoral en la comunitat valenciana en el marco que se empezó a trabajar a nivel nacional.

Para el gerente de Turismo Valencia el punto más débil de la Comunitat Valenciana en el turismo está en el litoral. "Prácticamente toda la oferta es litoral y además está planificado muy mal, no hay una adecuada ordenación del territorio y esto se pone e manifiesto cuando analizas el de competitividad de Exceltur y la Comunitat es la última". A este problema suma que no hay una estructura de producto bien consolidada. 

"Tenemos 500 kilómetros de litoral  y podemos apostar por sol y playa pero debemos de añadir valor, aunque se ha hecho un gran esfuerzo por las empresas". El gerente de Turismo Valencia aseguró que Benidorm puede gustar más o menos "pero la oferta mejora", está ubicado en el segmento de bajo coste, "pero funciona". 

Los tres presentes alertaron de que este problema también lo tiene la costa Brava, Baleares, toda la costa de Palma e incluso algunas zonas de Canarias. "Se han abordado procesos que no han llegado a buen puerto porque han sido muy locales y no ha habido una estrategia global con una revalorización de la oferta, con exenciones fiscales", explicaba Gómez-Navarro.

Utor recordó el efecto de la burbuja inmobiliaria, mayor en la Comunitat Valenciana. "Benidorm ha sido utilizada de oferta sostenible y ha sido el único destino de la península ibérica y baleares que ha sido capaz de romper con la estacionalidad. Benidorm es el ejemplo de calidad y de que sus clientes están satisfechos". En cuanto al resto de la Comunitat, aseguró que tenemos mucha costa pero con una degradación de la oferta residencial. "Era gente pensando que el inmueble se iba a revalorizar y ahora es difícil llevar los servicios a una buena parte de ese territorio, lo que ha degradado la oferta".

"Requiere reconversión y demolición de parte de la oferta", aseguró el presidente de Baleària. Aunque reconoció que el modelo de oferta residencial con fines residenciales es algo a reivindicar. "No tenemos que echarnos tierra en nuestro tejado, tenemos magníficas playas y en este sentido tenemos que apostar pero es muy necesario hacer un planteamiento desde una política pública y ver qué hacemos con estos territorios".

Sin embargo, criticó la situación de degradación constante porque no existen recursos. "Hay bloques enteros de apartamentos en manos de las entidades financieras  y no contribuyen a que ese recurso pueda revalorizarse. Es un producto deficiente el que tenemos en muchas partes del territorio".

Gómez-Navarro también insistió en que Benidorm es modelo para todos os urbanistas de costa. "Es el máximo rendimiento en la misma ocupación del territorio.  Es una ciudad saturada porque tienes toda la oferta de servicios posible". También recordaba que el problema más grave de la Comunutat es que en lugares como Cullera y Gandia no hay hoteles, solo hay apartamentos, además de lamentarse porque no hay agentes económicos con los que negociar para su construcción. "No tienen la mínima dimensión para influir".

En este contexto, aseguraba que stos apartamentos se han ido revendiendo a personas con menor nivel adquisitivo. "Es un tema muy grave que solo se puede intervenir desde el punto de vista urbanístico con cambios radicales como los que se han dado en Las Vegas". Pero aseguró que se necesitan alcaldes que quieran asumir proyectos que son a largo plazo y que no se resolverá mientras piensen solo en seguir gobernando. 

Los tres presentes estuvieron de acuerdo en la necesidad de basar el turismo en la experiencia y no solo en sol y playa y un buen alojamiento. "La gente ya no viene pasivamente a tomar el sol sino con un turismo mucho más participativo", aseguraba Gómez-Navarro. "Requiere otros servicios y otra oferta complementaria".  Para el empresario esta parte está descuidada porque durante 35 años la oferta era menor que la demanda. "El turismo en todo el mundo pensaban hasta los años 80 que era una moda pasajera y no se invirtió". 

Para Bernabé, las debilidades en la oferta turística se deben a que la demanda ha cambiado radicalmente. "Tienes que llegar directamente al cliente, porque el intermediario ha reducido su capacidad de influencia. En estos momentos los turistas que vienen por el turoperador es menor del 50% y en la Comunitat Valenciana es peso del operador es prácticamente nulo". Además, recordó que el turismo se mueve por la motivación que quiere satisfacer como practicar deportes, cicloturismo o disfrutar de la gastronomía.

Recordó que Valencia ha crecido un 36% el turista internacional, pero cuando vamos a captar nuevos segmentos de demanda con un gasto más alto no tenemos al cliente trabajado. "Lo  mismo ocurre con el turismo de congresos. No existe una web sobre ello. No se ha trabajado el concurso", aseguraba.  "Quitando el caso de Benidorm y Valencia que trabajan de forma público-privada, el resto todo son los mismos instrumentos de hace 30 años, cuando ha cambiado toda la gestión de los destinos y se debe responder las necesidades y ese nuevo consumir".

El presidente de Balearia aseguró que cada vez el cliente es más exigente. "El producto turístico necesita renovarse y para entrar en una dinámica de mejora necesitamos innovación y capital. Los gobiernos públicos tienen poco dinero pero hay que promover proyectos público –privados con exenciones, atractivas  y atraer a muchos turistas con alto poder adquisitivo en al medida que tengamos recursos".

También reconocía que actualmente el 80% de sus ventas son sin intermediario. "Esto ha obligado a la compañía a reinventarse para que el viaje se convirtiera una experiencia". En el ámbito del capital humana se suma la necesidad de apuntar a que es necesario recursos humanos formados y con buena actitud, ya que este sector se ha visto copado de personas que solo estaban de paso y no como una carrera a largo plazo que forme personal de buena calidad.

Bernabé apuntó a la necesidad de tener en cuenta el cambio climático. "Es un problema real, y en algunas zonas se pierde playa. En 50 años podría crecer un metro el nivel del mal y arrasaría con importantes playas en nuestra comunidad y trabajar en esa dirección es clave", asegura Bernabé.

Los presentes también hablaron sobre cómo afecta el terrorismo a la recepción de visitantes en Europa. "Como nuestro principal turista es Europeo confía en la seguridad de la Unión Europea y está acostumbrado a que se hayan producido atentados a lo largo de la historia, pero que no haya influido en el turismo", explicaba Bernabé. "Los flujos en este sentido es difícil que se muevan". Sin embargo reconoció que la inestabilidad en otras zonas del mediterráneo sí que provoca que visitantes se deriven hacia nuestra costa. "Gozamos de una estabilidad y unos servicios y aprovechamos una situación coyuntural beneficiada por la primavera árabe", aseguraba Utor. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email