X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

cuando había uhf

Verano Azul oscuro, casi negro

Que Netflix haya incluido en su catálogo la mítica serie de Antonio Mercero no hace más que agrandar la leyenda de una serie que marcó la historia de la televisión en España

10/08/2019 - 

VALÈNCIA.- Si le preguntan a cualquier televidente español de entre 40 y 70 años qué frase televisiva le emocionó más, es muy probable que diga: «¡Chanquete ha muerto!». Nadie que estuviese frente al televisor aquel domingo de febrero de 1982 habrá podido olvidar aquel momento dramático que, con solo un grito, marcó a varias generaciones, mitificó a un actor, convirtió la localidad costera de Nerja en lugar de peregrinación y no se sabe cuántas cosas más. Aquel fue un año intenso para España, que acogió los mundiales de fútbol, mordió el polvo en Eurovisión, pasó el verano emboscada por María Jesús y su dichoso acordeón y votó al primer gobierno de izquierdas de la nueva Democracia. Pero la muerte de Chanquete fue sin duda el acontecimiento que mayor impacto emocional tuvo entre muchos de nosotros. Tanto que presentar a estas alturas a Chanquete incluso se antoja absurdo.

Fue el valenciano Antonio Ferrandis quien dio vida a este marinero retirado. Sabio y bonachón, fue el padrino involuntario de una serie de jovencitos destinados a vivir el verano más importante de sus vidas en un pueblo de la costa andaluza que no era otro que Nerja. El alma de Verano azul era él y el público nunca lo olvidó. Antonio Mercero, creador de la serie, declaró años después que si TVE hubiese adivinado el golpe emocional que supuso la muerte de dicho personaje, seguramente no hubiese aceptado aquel desenlace. Así y todo, la serie ha sido repuesta docenas de veces durante estos 38 años. No es extraño que hace unas semanas, Netflix decidiera incluirla en su oferta de series a la carta. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Chanquete no estaba solo. Aquellos adolescentes que recorrían el pueblo en bicicleta haciéndole la competencia a los niños de E.T. —ojo, que la escena de descenso que se ve en la cabecera está filmada desde un coche—, que se enamoraban y sufrían conflictos morales y familiares, también tuvieron una madrina. María Garralón interpretaba a Julia, la pintora taciturna que, junto con Chanquete —que también tocaba el acordeón, por lo visto era tendencia— se convirtió en confidente de aquel grupo de chicos y chicas que no se relacionaba del todo bien con el mundo adulto. Al igual que Chanquete, Julia también tenía sus propias penas que purgar, pero el inesperado encuentro con Javi, Bea, Desi, Tito, Piraña, Pancho y Quique marcaría un antes y un después en las vidas de todos los protagonistas de Verano azul

* Lea el artículo completo en el número de agosto de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email