GRUPO PLAZA

Vuelve a emerger la descoordinación en el gobierno de València

6/05/2021 - 

VALÈNCIA. En las últimas semanas, han vuelto a manifestarse síntomas de descoordinación el gobierno de la ciudad de València constituido en coalición por Compromís y PSPV. Síntomas que fueron mucho más acusados el pasado mandato, cuando el ejecutivo local contaba con tres fuerzas de izquierdas -Compromís, PSPV i València en Comú-, pero que de vez en cuando vuelven a salir a la luz, habitualmente entre áreas de gobierno que están dirigidos por ediles de diferente partido.

Sin ir más lejos, el pasado mes de marzo, la edil de Vivienda Isa Lozano anunció que el Ayuntamiento pondría en marcha una moratoria de dos años a las licencias de bloques exclusivos para pisos turísticos. Sin embargo, a la hora de concretar la propuesta con la concejalía de Urbanismo, que dirige Sandra Gómez, para llevarla al pleno de abril como estaba previsto, el encaje jurídico de la medida la mantiene en el aire, como publicó este diario.

La idea inicial de Lozano era suspender en zonas de 37 barrios diferentes la tramitación y el otorgamiento de las licencias y declaraciones responsables de obras y actividades para la implantación de la mencionada actividad con el objetivo de "paralizar movimientos especulativos de fondos buitre y grandes corporaciones que para desarrollar su actividad expulsan al vecindario de los barrios de la ciudad". 

Con todo, esto ha encontrado "dudas jurídicas" en el área de Urbanismo, a juicio de la cual es necesario, antes de llevar a cabo una medida de tal magnitud, haber constatado previamente una saturación en aquellos barrios en los que se va a aplicar la limitación. De lo contrario, señalan que los recursos que interpusieran los propietarios de viviendas turísticas podrían salir adelante. Por contra, el área de Vivienda defiende que el anuncio de Lozano es viable, si bien resaltaron que se está trabajando codo con codo junto con el departamento de Urbanismo para alcanzar una propuesta definitiva consensuada.

Recientemente también se han visto desavenencias públicas a cuenta del anuncio del alcalde, Joan Ribó, sobre la instalación de un monolito en la plaza del Ayuntamiento para conmemorar el décimo aniversario del 15-M, en el mismo lugar que hace una década "fue protagonista de una movilización inédita para la democracia". El primer edil aseguró que la movilización del 15-M fue "apartidista y de toda la sociedad, por lo que fue un hecho "muy importante y que todos los valencianos debemos poder recordar". 

Pero no tardó la portavoz socialista y vicealcaldesa, Sandra Gómez, en salir al paso del anuncio del alcalde y señalar que su formación no había sido informada de la instalación de este elemento. Declaró que "el principal valor de la plaza es que en ella han nacido hitos históricos como las concentraciones por la proclamación de la República o del Estatut d’Autonomía, las concentraciones del orgullo gay o el ‘No a la guerra’" y que, aunque "el 15M fue una causa reseñable e histórica", aquella fecha "no fue el inicio del despertar ciudadano" porque "los movimientos de lucha ciudadana se han desarrollado a lo largo de nuestra historia".

De ahí que pidiera al primer edil "una mirada más inclusiva" para reconocer a todos los movimientos ciudadanos: "Que el homenaje sea a cualquier movimiento, entidad o hito que haya hecho avanzar la ciudad. No estaríamos siendo justos con las generaciones que nos precedieron", sentenció al respecto, para aclarar que en este sentido la propuesta de instalar este monolito era únicamente de Compromís y que el PSPV pide un "espacio mucho más inclusivo y representativo".

Quizá la última muestra de esta falta de coordinación en el seno del gobierno municipal se ha encontrado en la construcción de un albergue municipal de Servicios Sociales para personas sin techo en la calle Salabert, en Patraix, anunciada por la concejalía que dirige Isa Lozano. Un centro que, sin embargo, está en la cuerda floja después de que la portavoz del PSPV, Gómez, incidiera en que el solar donde se quiere construir estaba previsto para un centro cívico hasta el punto que la concejalía de Participación, dirigida por la socialista Elisa Valía, apuntó que hay 300.000 euros ya previstos para la redacción del proyecto del centro cívico.

Este miércoles, la portavoz adjunta del PP María José Ferrer San Segundo criticó el “nulo diálogo entre Compromís y PSOE" que "aboca a la ciudad al caos porque los desencuentros van encadenándose y ya se producen a diario y públicamente, lo que repercute negativamente en la gestión diaria de Valencia". A su juicio, "todas estas discrepancias son intolerables en un equipo de gobierno porque ralentizan la gestión de la ciudad, que es lo más importante, y dejan en evidencia que son incapaces de anteponer las prioridades de los ciudadanos a las suyas propias".

Noticias relacionadas

el tintero

Ingobernable

Las elevadas temperaturas, la lenta vacunación, la apertura gradual del ocio, la reclamación de una financiación justa, más obras y los indultos hasta en Europa. Esto se pone un poco ingobernable

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email