X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

entrevista a la diputada de compromis

Isaura Navarro: "Apoyo al Consell, pero eso no me exime de realizar una labor de control"

12/11/2016 - 

VALENCIA. Ha seguido algunos de los pasos de la actual vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra. Abogada de profesión, miembro de Comisiones Obreras y actual diputada de Les Corts, Isaura Navarro (Valencia, 1973) empezó, como Oltra, militando en Izquierda Unida. Con la formación de izquierdas, fue diputada en el Congreso en la legislatura de 2004-2008. 

Un año antes de finalizar su andadura en el congreso, formó parte del sector de Esquerra Unida que se marchó de la formación para poner en marcha Iniciativa del Poble Valencià: el paso previo al nacimiento de Compromís. Elegida diputada en 2015, se tuvo que conformar con quedarse en el parlamento valenciano. Después de abandonar su intento de ser letrada de Les Corts por el malestar y revuelo generado, se ha convertido en una de las parlamentarias más activas de Compromís y de la Cámara valenciana. En los últimos meses, negociar la Ley de Incompatibilidades o ayudar a conformar la Agencia Antifraude con las enmiendas que presentó su grupo han sido algunas de las tareas que ha realizado. 

-Con la Ley de Incompatibilidades que usted impulsó en vigor, ¿podría haberse presentado igualmente a letrada de Les Corts?
-Totalmente. La ley de Incompatibilidades está dirigida al cierre de las puertas giratorias y a controlar a los cargos del gobierno porque son los que realizan adjudicaciones y contratos. Lo que pretende es que haya una absoluta transparencia y que no se confundan los intereses privados, personales o familiares con los públicos. Pero no tiene nada que ver con la labor parlamentaria. La tarea que realizamos los diputados es totalmente distinta a la que desempeñan los miembros del Consell. En este tema se generó una confusión mediática interesada por parte del PP, pero totalmente ajena a la realidad jurídica y material del trabajo que se ejerce. 

-Esta ley generó el mismo malestar en el socio de gobierno que la Agencia Antifraude, ¿cómo lo encajó? 
-Bueno, eso fue algo que se dio antes de cerrar la labor parlamentaria. Al final la iniciativa tuvo una gran acogida y con las enmiendas y autoenmiendas que incluso yo misma presenté, ha quedado una ley muy positiva. Este es un ejercicio de regeneración democrática necesario para esta comunidad y de hecho fui felicitada por Manolo Mata (PSPV) por el resultado final de la ley.

-Ley de Incompatibilidades, Agencia Antifraude, Portal de Transparencia… ¿Cuántos mecanismos hacen falta para prevenir que la corrupción llegue a las instituciones?
-Son mecanismos de control que construyen una democracia con paredes de cristal donde todo es accesible y visible. Ahora hay una garantía de que las decisiones que se adoptan se hacen en base a los requisitos de mérito, capacidad, libre concurrencia. No se están beneficiando intereses de familiares, empresas de construcción, residencias, ni se privatiza un servicio que se adjudica a una empresa que tu mismo has creado. Que ese tipo de cosas no ocurriesen era absolutamente imprescindible, por lo tanto, estos son los pilares básicos de la nueva democracia que se tiene que construir en todo el Estado. Ahora mismo estamos siendo un ejemplo de avances legislativos fundamentales y sustanciales.

-¿Qué le parece el contrato de Eresa al Hospital General?
-Me parece un escándalo que se mantenga un contrato que la Intervención de la Generalitat ha dicho que es nulo. Nunca salió a convocatoria, las prórrogas no tienen ninguna validez jurídica porque no podían darse de forma automática como sucedió y estaba pactado... En fin, toda la relación jurídica de los últimos años está plagada de irregularidades, pero también entiendo que las cosas no pueden cambiarse de un día para otro. En la administración todos los procesos son lentos y la recuperación a lo público de un sector privatizado no es algo sencillo. Hay que contar con el equipo profesional que desempeña ese trabajo, comprar máquinas o mantener las que se hayan amortizado y pagado ya y muchas cosas más. En definitiva, hacer una serie de gestiones para que el servicio se siga prestando día a día con la máxima calidad. La Conselleria de Sanidad tiene múltiples frentes abiertos y lo que tengo claro es que se está trabajando en la reversión.

-¿Cómo cree que se debería hacer efectiva la reversión de las concesiones de hospitales? 
-Ahora mismo se está diseñando la hoja de ruta para la reversión de Alzira, se está negociando con la representación de los trabajadores y, además, se está haciendo con la suficiente antelación para que no cueste dinero a las arcas públicas, de manera que quede garantizada la continuidad del servicio, se protejan los intereses de los empleados y formen parte de la red pública. 

-¿Debería mantenerse a todos los trabajadores?
-A los trabajadores de asistencia sanitaria, desde luego. A los de gestión de la empresa no hay ningún interés por hacerlo. La sanidad  debe ser gestionada por el personal sanitario como se hace en el resto de hospitales. Así que, a los de las batas sí, a los de las corbatas no.

-En 2006 aseguraba que los valencianos tenían un Estatut de corta duración por culpa del PP y PSOE. ¿Cómo valora la propuesta que el president de la Generalitat realizó este jueves?
-El Estatuto valenciano vigente, como dije en su día, iba a ser de corta duración. Hay una clara voluntad de los partidos parlamentarios por reformarlo, porque  fue un Estatuto cobarde que se quedó muy alejado de las necesidades del pueblo valenciano, sobre todo en el ámbito de la financiación. En la reforma estatutaria de otras comunidades autónomas como la andaluza se reconoció la deuda histórica y ésta fue pagada por el gobierno socialista. Sin embargo, nosotros no teníamos reivindicaciones y se aprobó para frenar las expectativas del Estatuto catalán. Nuestro Estatut se sometió a intereses ajenos y fue lamentable que PP y PSOE alcanzaran ese acuerdo. Ahora volvemos al punto de partida y efectivamente hay que abordar una reforma integral, algo que ya estaba decidido por la comisión en Les Corts. En cualquier caso, en cuanto a financiación me resulta interesante la propuesta del president por la urgencia existente de que se aborde este cambio, por lo que respecta al resto de cuestiones considero que debe tener la tramitación que corresponde en el ámbito parlamentario que corresponde y con el plan de trabajo que ya está aprobado. 

-Después de la abstención del PSOE ante un gobierno de Mariano Rajoy, ¿hay un antes y un después en Compromís como socio de gobierno?
-Desde Compromís creemos que un gobierno de Rajoy perjudica seriamente los intereses de los valencianos y a los hechos me remito. Lo primero que ha hecho Montoro es cobrarse una multa de la que él es responsable porque son ellos los que remitieron las cuentas a Bruselas fiándose de lo que mandó desde aquí el propio PP. Ellos son los responsables y ellos son los que deberían haber asumido el coste y no el pueblo valenciano al que se le está quitando un dinero que le corresponde.

-Los roces que hayan podido surgir con Podemos después de las críticas realizadas por adoptar esta postura, ¿podrían frustrar una posible alianza entre ambas fuerzas en 2019?
-Ellos han querido manifestar públicamente su descontento para que la ciudadanía lo conociera, pero también han dejado claro que el Acord del Botànic no se va a romper y el gobierno valenciano es sólido. Aún así para 2019 queda mucho tiempo y trabajo. En política ni el futuro más inmediato es predecible.

-¿Se debería repetir la experiencia de A la Valenciana en las autonómicas de 2019?
-Sinceramente, yo soy más de apostar por nuestra coalición. Compromís ya es una suma de diferentes fuerzas políticas que representan esa pluralidad… Desde que existe nuestro partido ha habido un cambio en la política valenciana importante, después nos han seguido otras fuerzas relevantes como Podemos. Pero nosotros fuimos los que hicimos una labor de oposición muy importante al PP y ahora un gran trabajo desde el gobierno.

-¿Cuál debe ser la labor parlamentaria de un diputado de Compromís siendo socio de gobierno?
-Formo parte de uno de los grupos que gobiernan, por lo tanto, mi trabajo es apoyar al Consell, pero eso no me exime de ejercer también una labor de control. Por eso soy una de las parlamentarias que más preguntas presenta o registra. Yo no voy a dejar de realizar esa función. 

-¿Fiscaliza usted, por tanto, la tarea de la Conselleria de Sanidad donde la consellera es del PSPV?
-Fiscalizamos lo que hace el gobierno porque forma parte de las funciones del parlamento. Creo que tenemos una labor de contacto directo con la ciudadanía y eso genera una actividad propositiva, de control, fiscalización, debate y representación ciudadana. 

-¿Le falta valentía al Consell en algún área?
-El Gobierno valenciano está haciendo una gran trabajo. Lleva muy poco tiempo y la gente tiene mucha prisa por que se arreglen las cosas, pero no es tan fácil. Las dinámicas de la administración no son tan ágiles como se desearía. Creo que la valoración deberemos hacerla cuando pase más tiempo y empiecen a verse los resultados más significativos de las políticas que se están llevando a cabo. 

¿Le gustaría estar en el Congreso?
-Bueno, la verdad es que aquí estoy bien. En su momento planteé que se realizaran primarias para la candidatura a Madrid. Cuestioné el hecho de que no se realizara ese proceso que nosotros tenemos contemplado en las normas básicas de Compromís, pero aquí estoy a gusto. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email