X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

sarrià, optimista con los plazos

Adiós, Muro de Berlín: las obras de soterramiento de las vías del Parque Central comenzarán en 2020

13/12/2017 - 

VALÈNCIA. Era una convocatoria vespertina que había despertado mucho interés entre los representantes vecinales. Iban a conocer de primera mano los cambios que se han planteado en el nuevo PGOU, sus premisas principales. El concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarriá, presentaba las líneas generales a las diferentes asociaciones de vecinos. En una cita que concluyó pasadas las nueve de la noche y que tuvo lugar en la sede de la Federación de Asociaciones de Vecinos, Sarrià y su equipo desgranaron el documento con las directrices para la mejora de la calidad urbana de los barrios. Todo dentro de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana. El encuentro, que forma parte de la ronda de visitas a entidades y colectivos, era el tercero tras las reuniones primero con arquitectos y después, la semana pasada, con promotores.

Fue en el transcurso de esta cita cuando Sarriá hizo un anuncio que llamó la atención. Cuestionado sobre la situación del plan de soterramiento de las vías vinculado al Parque Central, Sarriá se mostró optimista con los plazos para la ejecución del proyecto. De viva voz calculó que las obras del canal del acceso en el bulevar García Lorca podrían empezar entre 2020 ó 2021. O lo que es lo mismo, que el Scalextric de València tiene las horas (años) contadas. Porque los trabajos, que tienen como fin el soterramiento de las vías, un Muro de Berlín, en la expresión que a veces ha empleado el regidor, supondrán a su vez la desaparición de uno de los espacios más reconocibles de la ciudad.

Según explicaron desde Parque Central, “las obras que empezarían serian las del soterramiento de las vías del canal de acceso, desde el Bulevar sur hasta el viaducto de Giorgeta incluido”. Atendiendo a la nomenclatura de urbanismo, sería la primera fase antes de la estación de Portela (segunda) y el túnel pasante (tercera). O lo que es lo mismo, si hablamos de planeamiento, sería la Fase 1b, la que completaría el Parque Central a nivel visual, creando ya un espacio definido sin separaciones entre los diferentes barrios. Tal y como recordaron desde Parque Central, “lo importante de estas obras es que eliminarán las vias y unirá a barrios históricamente separados”. Son unas obras que, en la práctica, harán ciudad.

La ciudad vista como un todo

La noticia fue una de las cuestiones más destacadas de una larga cita. En ella, a grandes rasgos, el edil y su equipo de técnicos explicaron un documento que pretende, entre otras cosas, sacar a la luz los solares y zonas degradadas de cada barrio que no se han podido desarrollar. El objetivo es buscar una solución para cada zona, con criterios que sirvan para mejorar, no esa parcela de forma puntual, sino toda el área funcional de las 23 en las que se ha dividido la ciudad de una forma homogénea. 

Quizá ésa es una de las principales claves de la revisión: que observa la ciudad como un todo e intenta comprender cómo son los comportamientos de sus habitantes. En ese contexto el criterio básico para la mejora de las áreas funcionales es la mejora de la accesibilidad, la movilidad y la conectividad entre barrios.  Un criterio calificado como “bueno” por la presidenta de la Federación, María José Broseta, porque supondrá al final que “con menos dotaciones hayan más servicios”, al hacer un uso más eficiente de los recursos, además de hacer la ciudad más habitable al estar mejor conectada. 

Todo el plan se puede consultar en una web abierta para la ocsasión. Sarriá además recalcó que se podía participar contestando cuestionarios al respecto y aportando propuestas sobre posibles soluciones para las zonas degradadas de cada barrio, puesto que el documento aún no está aprobado y se pueden introducir cambios. Una vez aprobado, se harán documentos específicos para cada área funcional y se someterán a procesos participativos por separado para recoger las diferentes propuestas zona por zona.

Las dudas y peticiones de los vecinos

Los vecinos, pragmáticos, plantearon cómo se pensaban financiar todas las actuaciones que se consideren necesarias, una vez concluya la revisión. En este sentido Sarriá comentó que, una vez estén aprobadas las directrices, entre otras posibilidades el Ayuntamiento dispone de la opción de acudir al Plan Estatal de Vivienda. En este plan se incluyen partidas para regeneración urbana y fondos europeos, ya sean estructurales o directos.

Desde Nazaret Unido, además de reclamarle que se solucione el problema de malos olores que se genera en la parte final del cauce del río, se le solicitó que se coordinasen las medidas de Movilidad que se están ejecutando con las que se prevean en el PGOU. Al respecto, Sarriá comentó que el documento que se tomará como base es el PMUS y que se podrán añadir proyectos como la construcción de aparcamientos en altura para paliar el déficit en las zonas con más problemas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email