X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

montoro excluye de la reestructuración a las comunidades que incumplan con el déficit

Rajoy usa los PGE para negar la solución de la deuda que reclama la Comunitat

4/04/2018 - 

VALÈNCIA. Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018 suponen la enésima bofetada a las aspiraciones de la Comunitat para igualarse a la media de las comunidades en inversiones por habitante –los valencianos son los terceros por la cola– y añaden un nuevo elemento de agravio al negar la solución a la deuda pública que reclama el Consell.

Según explicó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en la presentación del proyecto de los PGE de 2018, una de las novedades de la Ley de Presupuestos es la capacidad que se concede al Gobierno central para reestructurar la deuda de las Comunidades Autónomas, pero solo la de las "cumplidoras" con la Ley de Estabilidad, lo que excluiría automáticamente a la Comunitat Valenciana.

Según Montoro, se trata de dar "incentivos" a las regiones que sí se ajustan a los objetivos marcados en cuanto a déficit, deuda y plazos de pago de la deuda comercial, pero condicionada a la aprobación de los PGE en el Congreso de los Diputados y previo informe del Consejo de Política Fiscal –donde están representadas todas las Comunidades Autónomas– o de la Comisión Nacional de la Administración Local en el caso de las entidades locales.

Técnicamente, según explicó Montoro, se trata de un precepto legal que habilita al Gobierno para negociar directamente con las comunidades autónomas reestructuraciones de la deuda que se deriva de los mecanismos especiales de liquidez y de liquidaciones negativas pendientes del sistema de financiación. En este sentido, recordó que las liquidaciones negativas de 2008 y 2009 ya se aplazaron "y podemos seguir considerando la no vigencia de esas devoluciones".

No obstante, todo queda condicionado a la aprobación definitiva de los PGE en el Congreso de los Diputados, algo para lo que el Gobierno central aún no tiene garantizada la cantidad de apoyos suficientes. Por ello, Montoro instó a los diferentes grupos políticos a que opinen "sobre lo que debemos hacer con los incentivos a las CCAA y las entidades locales cumplidoras con las liquidaciones pendientes con el Estado".

Entrega de los PGE en el Congreso

El titular de Hacienda destacó que el Ejecutivo de Mariano Rajoy tiene la "ambición" de abrir la puerta a las reestructuraciones de la deuda autonómica en los PGE. Hasta ahora, el debate sobre la solución al elevado endeudamiento de comunidades que, como la valenciana, han tenido que recurrir a mecanismos extraordinarios de liquidez como el FLA se había circunscrito a la negociación de la reforma del sistema de financiación que se sigue en el CPFF.

La Comunitat Valenciana, cuya deuda es mayoritariamente con el Estado, abandera la reivindicación de las regiones en el seno del CPFF para que la reforma del sistema prevea una reestructuración o quita de ese pasivo, una postura no compartida por todas las comunidades autónomas. El Gobierno central, que ha incumplido la promesa de completar la reforma en 2017, ha tratado de explotar las discrepancias entre comunidades –particularmente entre las gobernadas por el PSOE– para demorar la aprobación del nuevo sistema.

Con la posibilidad de reestructurar las deudas autonómicas –incluida en la última disposición adicional de los PGE– el Ejecutivo explota el binomio entre regiones cumplidoras e incumplidoras para trasladar la presión a los gobiernos regionales de diferente signo con vistas a la posición de los distintos partidos en el trámite parlamentario de las cuentas.

La propuesta indigna a la Comunitat

Consultadas al respecto, fuentes de la Conselleria de Hacienda mostraron su "indignación" porque, una vez más, "el señor Montoro se mofa de los valencianos" a costa de favorecer a las comunidades que puedan cumplir con las reglas fiscales y los objetivos fijados de déficit o el Periodo Medio de Pago.

Vicent Soler, conseller de Hacienda. Foto: KIKE TABERNER

La propuesta del Gobierno implica, a juicio de la Conselleria, "sustraer" todos los incentivos para la reestructuración de la deuda pública, que en el caso de la Comunitat es la más alta en términos de PIB de España "como consecuencia de los déficits acumulados explicables solo por la infrafinanciación, toda vez que la Comunitat nunca ha gastado por encima de la media".

"Los Presupuestos maltratan un año más a los valencianos incluso en un tema tan sensible como el de la necesaria compensación de la deuda acumulada. ¿Cómo es posible que un asunto de este alcance se regule en cuatro líneas, dentro de un paquete de cientos de cláusulas presupuestarias y con unas condiciones no pactadas ni habladas con las comunidades autónomas?", lamentó la Conselleria que encabeza Vicent Soler.

A la cola pese a crecer la inversión

Las grandes cifras de los PGE para este año causaron la decepción habitual en la Comunitat, que no sale del furgón de cola de las regiones peor tratadas en términos de inversión por habitante a pesar de que aumentan los recursos.

Respecto a 2017, año en el que la inversión territorializada se desplomó a 589 millones, un 33% menos, la partida mejora hasta los 740,36 millones, un 25,6% más. Sin embargo, si se tiene en cuenta la población, los valencianos son los terceros por la cola en recursos recibidos: 150 euros por persona, 67 euros por debajo de la media.

La mejora respecto al mínimo del año pasado es de 30 euros por habitante, pero se da la paradoja de que la brecha respecto a la media aún se incrementa este año en un euro, tal y como destacó este martes la Generalitat. La cifra representa el 7,31% de los recursos totales destinados a las regiones a pesar de que la población de la Comunitat supone el 10,6% del total en España.

Lo cierto es que la inversión real del Estado crece en todas las autonomías excepto en dos: La Rioja y Navarra. En concreto serán 14.823 millones de euros, un 15,1% más que en 2017, con ascensos especialmente fuertes en Castilla-La Mancha (37,5%), Cantabria (36%) y el País Vasco (33,4%), pero también en Andalucía (27%), Extremadura (27%) o Madrid (24%). Cataluña crece por encima de la media (17,3%), mientras que el avance en el caso de la Comunitat es del 25,6%.

Fomento dispara la inversión: un 60% más sobre lo ejecutado

El crecimiento viene impulsado por el fuerte incremento del presupuesto del Ministerio de Fomento, cuya inversión prevista es de 8.908 millones de euros, un incremento del 17% en comparación al ejercicio anterior. La construcción de líneas de Alta Velocidad es la inversión estrella del departamento que dirige Íñigo de la Serna, dado que acaparará 3.009 millones, un tercio del total del Ministerio.

Aunque no dio cifras concretas de ejecución del presupuesto anterior, el ministro de Fomento sí reconoció que se trata de un avance sustancial de nada menos que el 60% sobre lo ejecutado por su departamento. Este hecho, unido al retraso en la tramitación de los presupuestos de este año invitan a pensar que una buena parte de las partidas anunciadas no llegarán a concretarse antes de que acabe el año.

El Corredor Mediterráneo es el que más recursos acapara al contar con una dotación de 923 millones de euros, de los cuales 331 millones corresponden a actuaciones en la Comunitat. Después se sitúa el AVE a Galicia con 757 millones y las conexiones por Alta Velocidad al Norte, con Asturias, Cantabria y el País Vasco, que contarán con 661 millones de euros en total, la mitad para la 'Y' vasca. El AVE a Extremadura contará con una inversión de 283 millones.

Íñigo de la Serna y Ximo Puig. Foto: KIKE TABERNER

En el desglose de inversiones del Ministerio de Fomento en la Comunitat destaca sobre todo el aumento del 50,9% en los recursos para el ferrocarril, hasta 380,8 millones de euros. Esta cifra se reparte entre la adaptación al ancho UIC en el tramo Valencia-Castellón-Vandellós (88,9 millones); las obras entre La Encina-Xátiva-Valencia (137,7 millones); y la línea de alta velocidad entre Monforte del Cid y Murcia con 63,5 millones.

La del Corredor es prácticamente la única nota positiva para la Comunitat de unos Presupuestos que, por el contrario, apenas destinan 1 millón de euros para el inicio de los trabajos correspondientes al Canal de Acceso y el Túnel Pasante de València o 52 millones de los cerca de los más de 1.400 prometidos por el Ministerio de Fomento para el ambicioso Plan de Cercanías.

Muy sonoro ha sido también la negativa del Gobierno, por segundo año consecutivo, a financiar con 38 millones el transporte metropolitano de València a pesar de cumplir ya con el requisito de contar con una Entidad Metropolitana de Transporte. Al agravio comparativo habitual con la Autoridad del Transporte Metropolitano de Barcelona, que recibirá 109 millones, o el Consorcio Regional de Transportes de Madrid (127 millones), se suma este año el de la subvención a la Comunidad Autónoma de Canarias, que recibirá 48 millones de euros por este concepto justo cuando el Gobierno busca cerrar el apoyo a los PGE del diputado de Nueva Canarias con el que logró aprobar los Presupuestos de 2017.

El Gobierno saca pecho

El Gobierno central, por medio de su delegado en la Comunitat, Juan Carlos Moragues, resaltó que el proyecto los PGE es "bueno" para la Comunitat, por lo que apeló directamente a los siete diputados del PSPV en el Congreso a que los apoyen y "pongan por delante los intereses de la Comunitat a los partidistas". "Son los más sociales de la historia y aumenta en 151 millones la inversión territorializada", destacó.

En una rueda de prensa para repasar las principales magnitudes de las cuentas, Moragues destacó que la inversión real del Ministerio de Fomento asciende a 605,16 millones, un 29,4% más, con lo que "está un 53,6% por encima de la media por comunidad autónoma" en esa inversión.

La inversión en carreteras crece un 6,7% hasta los 129,01 millones. Los PGE contemplan la licitación de nuevas actuaciones o proseguir con la ejecución de obras ya iniciadas: 3 millones para duplicar la calzada de la N-220 de acceso al aeropuerto de Manises desde la V-30, 19,22 millones al tramo de la A-33 de conexión de la A-31 con la A-35 (incluye la variante de La Font de la Figuera), 4 millones para el tercer carril de la V-21 en el tramo València-Carraixet, 7 millones para el nuevo trazado de la N-232 en el puerto de Querol o la duplicación de la N-338 de acceso al Aeropuerto de Alicante (2 millones), entre otras.

No obstante, preguntado sobre el hecho de que no se hayan incluido los 38 millones reivindicados para subvencionar el transporte metropolitano de València, dijo que hay que ver las cifras "en conjunto" y no sólo realizar un análisis "parcial", puesto que el Gobierno, según recordó, ha anunciado una inversión en el canal de acceso, el túnel pasante y la estación de Portela que, junto a la plataforma de doble ancho hasta Castellón, suponen más de 3.200 millones.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email