Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

RESTORÁN DE LA SEMANA

2 Estaciones en Casa

El frío del invierno y el calor de la cuchara. Las 2 Estaciones de siempre, ahora también en el salón del hogar

Por | 04/12/2020 | 2 min, 7 seg

VALÈNCIA. Hay restaurantes de lo que hablamos poco para lo buenos que son. Es el caso de 2 estaciones, por cuanto Mar Soler y Alberto Alonso (Patxi para casi todos) son dos personas discretas, de las que hacen camino sin montar ningún escándalo, pero siempre dando los pasos adecuados. Y eso es lo que han hecho con 2 estaciones en Casa. Nada de precipitarse en el lanzamiento de su delivery, que han puesto en funcionamiento recientemente, una vez que lo han tenido todo atado, han estado seguros del repertorio de platos y pueden garantizar la calidad con la que llegan a casa. Se pide llamando al establecimiento o a través de Deliveroo.

También forman parte de la plataforma Cuinem i Anem -es más, Mar fue la artífice del nombre-. Esa app que aglutina a trece restaurantes de València, conocidos por su oferta de calidad, y hace frente común por la cocina artesana, contra la embestida del fast food. "Con 2 Estaciones en Casa queremos ofrecer gastronomía de autor con las mismas garantías que en el local: producto de temporada, creatividad y sabor", explicaba Mar: "Es una buena oportunidad para cambiar la idea colectiva de que el delivery es cocina rápida sin más. Puede ser rápida y bien hecha".


Estamos ante una pareja joven, que apuesta por el recetario clásico, aunque siempre con una impronta actual, personal y que combina sus dos orígenes. ¿Y eso en qué se traduce sobre la mesa? Desde bocados como la coca con anchoa y berenjena, a entrantes como el pastel de cabracho o la lengua de ternera con Pack Choi. En el apartado de cuchara, son capaces de convertir en tupper los garbanzos con almejas y los callos de ternera guisados. Están dispuestos a rescatarnos del frío invierno con el calor de la cuchara, puesto que sus fogones siempre se avivan pegados a la temporada, desde el mismo nombre del establecimiento.

Principales: una tierna merluza, con patatas chafadas y jugo de pimientos en salmuera, o las carrilleras de cerdo ibérico, chirivía y vainilla. Postres: la granada con coco o la manzana con tofe. ¿De verdad no suena a festival? Pues espera, que puedes pedir vino y ya lo tienes todo.

Comenta este artículo en
next