Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Notables

2 Estaciones

Alberto Alonso

Alberto Alonso continúa defendiendo bien su plaza: una cocina basada en el producto de temporada, la modernidad sin fuegos de artificio y el gusto por las cosas bien hechas. Es sutil, comedido y acertado a la hora de conquistar el paladar del comensal con sabores y texturas amables

En el corazón del barrio de Russafa nos aguarda este pequeño restaurante fundado hace casi cinco años por dos discípulos de Ricard Camarena. Hoy solo continúa uno de ellos, el burgalés Alberto Alonso, un cocinero joven y con enorme talento, amigo de los productos de temporada y la modernidad bien entendida. A 2 Estaciones uno va a comer muy bien y a que le sirvan con profesionalidad y esmero. No hay pretensión alguna de epatar al personal (¡ni falta que hace!). Al contrario, aquí lo que manda es la sutilidad de las salsas, las texturas delicadas… esas cosas. Las armonías de sabores, por así decirlo, suenan más a la Marcha Nupcial de Strauss que a la Cabalgata de las Valkirias de Wagner. Comienza el menú de degustación con una riquísima coca de caballa, aguacate y wasabi, y la rueda del disfrute gastronómico avanza sin obstáculos ni salidas de tono. Merluza con patata chafada y jugo de pimientos en salmorra; vaca gallega con patatas y mojo; hojaldre de manzana y vainilla. La materia prima, excelente; los puntos, perfectos; las combinaciones de ingredientes, llenas de sentido… ¿Es posible, quizá, que echemos en falta perder un poco la cabeza?



¿Qué puedo encontrar?

  • Creativa

  • Producto

  • Vinos

¿Qué pido?

Merluza con patata chafada y jugo de pimientos en salmorra