GRUPO PLAZA

ciencia

Adolfo Plasencia: «Las ideas innovadoras están en la promiscuidad de la ciencia»

Editado por el MIT y presente en 23 países, De neuronas a galaxias se ha convertido en una referencia única en el campo de la literatura científica, que se presentará el próximo 23 de septiembre en el Jardín Botánico de València. Detrás está el valenciano Adolfo Plasencia, que reivindica el mestizaje entre ciencias y letras y el método platónico para entender el mundo

19/09/2021 - 

VALÈNCIA.- Las voces reverberan en una conversación que se torna performance. Entrevistado y entrevistadora aparecen desfigurados en los espejos de acero escarlata que relucen en la exposición de estampa británica bajo el techo de la Fundación Bancaja. El juego metálico de reflejos evoca el mundo binario de los ceros y los unos, que lo representan todo, pero deformado. El arte rodea a la ciencia, y al revés. Es la tercera cultura, la mezcla de la cultura artística y la científico-técnica, la forma de explorar la vanguardia actual. Por eso la dirección de los grandes institutos tecnológicos recae en los filósofos. 

El autor lleva una mochila y cinco ejemplares. Pide una mesa donde colocarlos de pie. Ahí están, como cinco moáis. No es para menos en el caso de De neuronas a galaxias. ¿Es el universo un holograma?, un libro sobre ciencia lanzado por la codiciada editorial del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), donde trabajan veintitrés editores especializados que preparan hasta medio millar de títulos por año. En su edición española, la quinta, con el sello del Servicio de Publicaciones de la Universitat de València, se ha permitido superar las quinientas páginas en plena pandemia, para atender al coronavirus y las responsabilidades humanas en el nuevo orden mundial. 

Cada edición tiene tal cuidado que ninguna se parece a otra. Una de ellas ha llegado a estar en las estanterías de la cuarta planta de la librería Maruzen, en la estación central de Tokio, junto con obras de Carl Sagan, Richard Dawkins, o con el título Sapiens. En el portátil, como un padre orgulloso, el creador de la obra muestra fragmentos de diálogos para hacer entender a periodistas y gestores culturales que su trabajo ha consistido en algo más que entrevistar a tótems de la investigación mundial, los auténticos dueños del saber del siglo XXI.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

El esfuerzo del profesor y divulgador Adolfo Plasencia (Bugarra, 1956) no puede leerse, como pueda sugerir a ojos del profano, como un ejercicio de esnobismo que promueve a la élite de la ciencia, a esos investigadores que solo disponen, con la mejor de las suertes, de una hora para atender las visitas. De neuronas a galaxias es un mapa del conocimiento interconectado, el motor del progreso, cuyo índice toma cuerpo con las preguntas de la Humanidad. La hoja de ruta se orienta hacia la fábrica de las nuevas ideas, que no es una plataforma digital, donde las grandes multinacionales dicen —advierte el autor—, sino en los millares de científicos que han hecho posible, entre otros prodigios, el Bosón de Higgs. «El área humana más difícil de manipular es la ciencia y su método. La ciencia es la mejor forma de avanzar, aunque no sea tan rápida como el arte», sostiene Plasencia. Y como dice el final de uno de los diálogos: «nunca es demasiado pronto para pensar en esto».

* Lea el artículo íntegramente en el número 83 (septiembre 2021) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

 ya a la venta

El director Daniel Monzón, portada de la revista Plaza de octubre

Por  - 

Daniel Monzón se ha convertido (otra vez) en el rey de las pantallas con el estreno de 'Las leyes de la frontera', la adaptación de la novela de Javier Cercas. El de Rocafort (Valencia) es la portada de una revista en la que también visitamos un pueblo que no conoce la covid, separamos el mito de la realidad del Cementerio Masón de Buñol o analizamos la importancia de las moscas en la investigación científica

 el dedo en el ojo

¿Qué vas a hacer Joan?

Por  - 

Queda mucho para las elecciones municipales pero los partidos, que suelen estar en campaña electoral durante cuatro años, van haciendo sus cábalas. En Compromís apuestan a que Ribó seguirá, pero la decisión no está tomada. Queda tiempo. Un año. Un año que en política es mucho tiempo 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email