X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

EL INVERSOR ESTÁ DESNUDO / OPINIÓN

Algunos apuntes sobre las carteras de ETFs y su operativa

10/04/2019 - 

ALICANTE. En anteriores artículos de la serie dedicada a cómo construir una cartera de inversión propia, hablamos sobre asignar activos a la renta variable y, por otra parte, cómo abordar la renta fija y los activos alternativos. Comentamos que los productos más interesantes para realizar este ejercicio eran los ETFs. Los ETFs cotizan en bolsa, igual que las acciones, por lo que conviene conocer su operativa. Para que la operativa sea óptima tenemos que tener en cuenta ciertos aspectos sobre su funcionamiento.

Los ETFs permiten el acceso a una cesta amplia y diversificada de activos a unos costes muy bajos. Por ejemplo, un ETF que dé acceso a una cesta de acciones de países desarrollados a nivel mundial (1640 empresas) tiene unos gastos recurrentes de 20 p.b. al año (1 punto básico es igual a 0,01%). En el mundo de los fondos de inversión de gestión activa, los gastos recurrentes pueden llegar a multiplicarse por 10 (i.e. 200 p.b.). La operativa en fondos de inversión es más sencilla, contando además con ventajas fiscales. Sin embargo, si el inversor piensa que la gestión activa no es capaz de generar mayor rentabilidad frente a un índice (alfa), la alternativa es la inversión en ETFs siempre y cuando se domine su operativa para que el impacto de los gastos no reduzca la ventaja de costes frente a los fondos de inversión.

El capital disponible para invertir en ETFs es el criterio más importante para controlar los gastos. Un gasto importante es la comisión por operaciones de intermediación, es decir lo que cobra su bróker por comprar y vender ETFs. Esta comisión será menor cuanto mayor la inversión debido a los gastos fijos de la operación. Consideremos un broker muy competitivo, con un gasto fijo de 2 euros por operación y un gasto variable de 3,8 p.b. sobre el importe invertido. Comprar ETFs por importe de 1.000 euros tendría un coste de 23,8 p.b. Sin embargo, si compramos por un importe de 100.000 euros, la operación tendría un coste de 4 p.b. Esto quiere decir que a mayor granularidad en la asignación de su cartera (ver artículos anteriores), mayor número de operaciones de compra tendrá que realizar por una fracción menor (con mayores gastos) de su capital disponible. Estos son los gastos de intermediación en la compra inicial. 

Según vaya pasando el tiempo, su asignación inicial puede sufrir desviaciones en las ponderaciones, fundamentalmente por tres motivos: la evolución de los precios de los activos hará variar las ponderaciones de su cartera, usted desea realizar ajustes tácticos mediante ajustes en ponderaciones, y/o la entrada de efectivo por aportaciones periódicas provenientes del ahorro rebajan las ponderaciones de todos sus activos. Esto quiere decir que, durante la vida de su inversión, tendrá que realizar operaciones de compra y venta. A esto se le llama rebalancear la cartera. De nuevo, esto implica unos costes que deberá intentar reducir en lo posible midiendo bien el momento y la forma de realizar cada operación. 

Un sencillo ejemplo

Pongamos un ejemplo sencillo con una asignación inicial de 15.000 euros en renta variable y 5.000 euros en renta fija, es decir, con una proporción de 75%-25%. Si el mercado de renta variable ha subido un 20% y la renta fija sólo un 2%, su proporción actual sería de 78%/22%, y por tanto se aleja de la asignación estratégica deseada. El rebalanceo consistiría en vender un 3% de renta variable y comprar un 3% de renta fija, con un coste de 33,4 p.b. a través 2 operaciones por importe de 675 euros cada uno. 

Por el contrario, en ese momento tenemos un dinero ahorrado que deseamos invertir, podemos aprovechar esta operación de rebalanceo para comprar 900 euros de renta fija con un coste de 26 p.b. para recuperar la asignación estratégica inicial. La situación fiscal a final de año también puede aprovecharse para el rebalanceo teniendo en cuenta sus pérdidas y ganancias no realizadas.


Un mismo ETF puede cotizar en distintos mercados (Euronext, Xetra, Borsa Italiana, London Stock Exchange, SIX Swiss Exchange...). Hay dos factores a tener en cuenta a la hora de elegir en qué bolsa deseamos realizar la operativa. Cuanta más información sobre un producto provea la página web de una bolsa (profundidad de mercado, tiempo real de cotización, volumen, características del producto, medida de liquidez) mejor, y cuanto más volumen se negocie, menor rango entre oferta y demanda y por tanto menor coste en la transacción. Una información muy importante que debe ofrecer la web es el valor liquidativo intradiario del ETF (iNAV). El iNAV representa el valor real del ETF calculado a partir de la cotización ponderada de todos sus componentes, es decir, el precio justo del ETF. 

El iNAV, actualizado cada 15 segundos, puede diferir de los precios de oferta y demanda cotizados. Nos permite saber si el precio que vamos a pagar o cobrar por la compra o la venta de nuestro ETF se acerca a su precio justo. Esto es importante teniendo en cuenta la dinámica de la negociación de ETFs. El número total de títulos existentes en el mercado varía en función de la oferta y la demanda. Se crean y se destruyen según las necesidades de los inversores. En esta dinámica, a parte de la emisora de los ETFs, hay otra figura importante que es el creador de mercado. Son los proveedores de liquidez que mantienen siempre unos precios de oferta y demanda para un número mínimo de títulos. 

Órdenes limitadas

Puede ocurrir que, por diversas razones, el rango publicado por el creador de mercado no se ajuste al iNAV. Debido a esto, lo mejor es utilizar una orden limitada para la negociación de un ETF, por ejemplo, una desviación de 30 p.b. del iNAV. Esto evita sorpresas desagradables en mercados muy rápidos o en la negociación de ETFs sobre mercados que por diferencia horaria están cerrados. Para minimizar el riesgo de precios no acordes con el iNAV por razón de mercado cerrado, conviene negociar el ETF en un horario que sabemos que la bolsa en cuestión está abierta. Por ejemplo, para negociar un ETF sobre el S&P 500, el horario sería 15:30 (horario de apertura del NYSE) a 20:00 (horario de cierre del XETRA).

Teniendo en cuenta estos consejos podrá reducir considerablemente sus gastos a la hora de negociar y aprovechar al máximo la ventaja competitiva en costes de los ETFs frente a los fondos de gestión activa. Por último, no olvide sopesar correctamente la granularidad que desee en su asignación de activos. A mayor granularidad, mayor gasto en la operativa.

Marc Leutscher es responsable de inversión, producto y riesgo de la EAF alicantina gCapital Wealth Management

Nota legal:

La presente publicación no supone una recomendación personalizada. Si fuera necesario, acuda a su asesor financiero para implementar la información recogida en el artículo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email