GRUPO PLAZA

Tras negociaciones a contrarreloj en Colonia se llega al plazo fijado por la empresa

Almussafes y Ford Europa llegan a un acuerdo para salvar la planta valenciana 

Foto: EDUARDO MANZANA
27/01/2022 - 

VALÈNCIA. Fumata blanca. Tras una intensa jornada de negociaciones, el Comité de Empresa de Ford Almussafes ha conseguido cerrar un acuerdo sobre el plan de ajustes con la dirección europea para optar a los nuevos modelos eléctricos que la multinacional lanzará al mercado europeo. Todavía se desconocen los detalles y cuáles serán los recortes que asumirá la factoría valenciana, pero cerrar un pacto era vital para que la fábrica siguiera viva en la carrera por la electrificación de sus instalaciones. 

Era precisamente este jueves 27 de enero, cuando expiraba el plazo que Ford concedió a Almussafes y a la planta alemana de Saarlouis para que le presentaran una propuesta de recortes. Una competición fraticida para demostrar a la firma del óvalo cuál es más competitiva. Y es que aquella que presente más concesiones y garantías tendrá mayores ventajas para ser la ganadora. Un duelo que ha aprovechado la compañía para elevar la presión entre ambas candidatas, asegurando que solo puede quedar una, porque los nuevos vehículos no son suficiente para sostener ambas plantas.

"Tras intensas reuniones a contrarreloj hemos alcanzado un acuerdo con la dirección, en la sede de Ford Europa en Köln. Este acuerdo será trasladado hasta Detroit para que se tome una decisión. En breve daremos a conocer los detalles del acuerdo", explica UGT Ford en un mensaje en su cuenta de Twitter. El sindicato, mayoritario en la factoría valenciana, se desplazó el miércoles a Alemania para cerrar un pacto con Ford Europa ante la falta de entendimiento con la dirección en España

Este avance da un respiro no solo a los más de 6.000 trabajadores de Almussafes, sino a los cerca de 25.000 empleados del sector de la automoción valenciana que llevaban días en vilo, a la espera de conocer el resultado de la negociación. Y es que desde que el Comité de Empresa se desplazara a Alemania ha reinado el silencio. Los ojos de toda una industria valenciana fijaban su mirada en las oficinas europeas de la compañía confiando en recibir buenas nuevas. Un secretismo y sigilo en horas cruciales para no desvelar sus cartas a su principal competidor, la planta de Saarlouis. Y, aunque se ha hecho esperar, a las 21 horas de este jueves trascendía el anuncio de acuerdo. 

Optimismo en el sector del automóvil valenciano

"Este acuerdo permite a la empresa tractora del sector en la Comunitat Valenciana mantenerse en liza dentro del plan de reestructuración de la multinacional", destacaban desde el Clúster de la Automoción de la Comunitat Valenciana (AVIA). Para su presidenta, Mónica Alegre, el acuerdo es “un ejercicio de responsabilidad y de generosidad por todas las partes". "De la decisión que se tome en los próximos meses en la sede de la multinacional dependerá el futuro del sector. Este acuerdo es, al menos, una ventaja en la parrilla de salida", destacaba en un comunicado.

Foto: EDUARDO MANZANA

Y es que de Ford depende una importante parte del tejido industrial valenciano. Son cerca de 25.000 los empleos que genera la automoción valenciana, tanto en grandes empresas como en pymes, con una facturación del sector cercana a los 12.200 millones de euros, el 18% del PIB industrial de la Comunitat Valenciana. "Con esta información, confiamos en que la dirección de la multinacional tenga en cuenta los sacrificios de todas las partes, incluidos los de los proveedores, que también nos estamos adaptando a la nueva situación y estamos trabajando para ser más competitivos y flexibles", señalaba Alegre.

Por ello, ante la relevancia de la cita de este jueves, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, subrayaba que el Consell "ha hecho y hará los esfuerzos necesarios para que Ford se mantenga en la Comunitat Valenciana". "Es una empresa muy importante para la Comunitat Valenciana y Almussafes es la planta más competitiva que tiene Ford en Europa y de lo que se trata es de que la toma de decisiones de la compañía esté determinada por esos parámetros de carácter económicos y no por otros", reivindicó.

De hecho, en los últimos años, la Conselleria de Economía ha consignado en sus presupuestos cerca de 11 millones de euros para la factoría, tanto para paliar los efectos de la actual coyuntura como para proyectos de desarrollo experimental e innovación en el sector de la automoción.

Duras negociaciones

Han sido meses de duras negociaciones entre la dirección de Ford Almussafes y los sindicatos, pero sin que las posturas llegaran a acercarse. Ya lo auguraba el Comité de Empresa, que vaticinaba unas duras conversaciones. La falta de entendimiento entre las partes llevó a UGT, sindicato mayoritario en la planta, a solicitar un encuentro con los máximos dirigentes europeos de la multinacional para ver si se podía reconducir la negociación. Y Ford Europa atendió la petición. 

En Saarlouis, los encuentros entre dirección y sindicatos se han estado produciendo de forma discreta y solo ha trascendido alguna propuesta, como la reducción a la mitad de sus tres pausas diarias, pasando de una hora a 30 minutos. Mientras que las organizaciones sindicales valencianas han ido detallando minuto y resultado de las doce reuniones que se han mantenido. "Hemos de ser conscientes que de no conseguir el objetivo que perseguimos muy posiblemente nos veremos en un problema para el que no haya solución", aseguraba hace unos días Carlos Faubel, presidente del Comité de Empresa, en un vídeo remitido a la plantilla.

La propuesta que llevaba a Colonia UGT, que cuenta con más del 90% de afiliación de la plantilla, era una congelación de los salarios para un acuerdo "a cuatro o cinco años". "Estaríamos hablando de un acuerdo a cuatro o cinco años. En materia salarial, estaríamos dispuestos a hablar de contención siempre y cuando se recupere más tarde la senda del IPC", señalaba José Luis Parra, secretario general del Comité de Empresa en la grabación.

Asimismo, planteaban medidas de flexibilidad condicionadas a la adjudicación de los futuros vehículos eléctricos, que no entrarían en vigor hasta 2025, así como "avanzar en la flexibilidad de la jornada laboral y la petición de establecer una plataforma donde se tenga en cuenta la retribución flexible". Con estas propuestas, UGT esperaba alcanzar un principio de acuerdo y convencer a los máximos dirigentes de Ford Europa. 

Y es que el futuro de Almussafes se vislumbra complicado, ya que cuatro de los cinco modelos que actualmente se fabrican en las instalaciones valencianas tienen fijado en 2024 su ciclo final de vida. Por tanto, a partir de 2025, la factoría solo produciría el modelo Kuga y no sería suficiente para sostener la fábrica. De ahí la importancia de recibir los nuevos modelos eléctricos. "Estamos hablando del futuro de la factoría para los próximos 15 años, porque a nadie se le escapa que la dimensión que tienen las plantas de vehículos y motores con el Kuga no serán suficientes. Es posiblemente la negociación más dura a la que nos hemos enfrentado en la historia de la fábrica", insistía Parra.

José Luis Parra y Carlos Faubel, de UGT Ford

Las posturas con la dirección en España estaban muy alejadas. La compañía exigía una reducción del 10% de los sueldos, acortar una semana las vacaciones y ampliar 30 minutos cada turno de trabajo. De esta forma, se rebajaría en 3.500 euros el sueldo medio a los cerca de 6.000 trabajadores que, además, se quedarían sin la semana de vacaciones en Semana Santa -actualmente la planta cuenta con cuatro semanas festivas -tres en verano y una en Pascua-. Unos planteamientos que los sindicatos rechazaban al considerarlos "inasumibles" y entender que únicamente se pedían esfuerzos a la plantilla. 

Por ello, tras meses de bloqueo, acudían este pasado miércoles a Colonia para negociar con los máximos dirigentes europeos. Ahora, con ambas propuestas encima de la mesa, la matriz en Detroit dictará sentencia. No anunciará hasta junio dónde se fabricarán finalmente sus nuevos coches, pero llegar a un acuerdo con unas condiciones que puedan convencer a la multinacional es un paso importante para no quedar atrás en la pugna por los nuevos modelos y dar cierta estabilidad a una planta y todo un sector que lleva años de incertidumbre.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email