GRUPO PLAZA

Comité de empresa y dirección sigue sin llegar a un acuerdo para la planta valenciana

La pugna entre Almussafes y Saarlouis por los nuevos modelos de Ford eleva la presión sindical

17/12/2021 - 

VALÈNCIA. Sin avances en las negociaciones que desde hace meses celebran la dirección de Ford Almussafes con el Comité de Empresa para trazar el futuro de la factoría valenciana. El calendario va pasando sin una aproximación en las posiciones y el hartazgo en la plantilla empieza a ser cada vez más evidente. Quedan dos semanas para que finalice el año y sigue sin estar cerrado el calendario de trabajo de 2022. Pero, además, la multinacional ha pedido tanto a la planta valenciana como a la alemana en Saarlouis que le presenten sus planes de ahorro de costes antes del 27 de enero. Una decisión que aboca a ambas fábricas a enfrentarse ya que la que presente una propuesta que satisfaga a la compañía previsiblemente se llevará las futuras adjudicaciones. 

Los planes de Ford pasan por producir y vender en Europa exclusivamente vehículos eléctricos a partir de 2030 y, para ello, es necesario que las fábricas reciban nuevos encargos y readapten sus sistemas y líneas de producción. Según las estimaciones que baraja la compañía, la futura carga de trabajo no permitiría sostener ambas factorías, por lo que tanto en Almussafes como en Saarlouis dan por hecho que aquel que presente una mejor propuesta de ajustes tiene mayores posibilidades de sobrevivir y recibir los nuevos encargos, que podrían ser anunciados en junio del próximo año.

Así lo señala el propio Comité de Empresa de la factoría alemana en una misiva a su plantilla. "La planta de Colonia ha sido nombrada el 'Centro de Electrificación Ford' europeo y construirá el primer Ford totalmente eléctrico de producción europea. Ahora se trata de construir más vehículos eléctricos en Europa en una plataforma propia de Ford. Todo esto aún no se ha decidido debidamente, pero Saarlouis y Valencia podrían considerarse plantas de producción. Sin embargo, el volumen de producción no es suficiente para ambos juntos y solo puede haber una", señalan.

Por tanto, ahora la dirección de Ford en Europa está a la espera de recibir las propuestas laborales de ambas factorías para valorarlas, lo que supone una confrontación entre ambas ubicaciones para convencer a la firma del óvalo. Y en el sector hay cierto nerviosismo. La planta alemana depende únicamente del modelo Focus, que expirará en 2025 y hasta ahora no tiene sucesor. Por su parte, Almussafes necesita nuevos encargos porque cuatro de los cinco modelos que actualmente fabrica tienen fijado su ciclo final de vida en 2024, por lo que urge incorporar nueva carga de trabajo.

Todo ello está implicando que en ambas plantas se hayan abiertos procesos de negociaciones que, por el momento, no han llegado a buen puerto. En el caso valenciano, dirección y sindicatos llevan semanas de encuentros para analizar la situación ante los vaivenes en la producción por la falta de componentes y para definir las condiciones laborales. El convenio colectivo vence este mes de diciembre y se necesita la paz social en la planta como garantía de futuro para que Ford incline la balanza a su favor. También está pendiente la aprobación del calendario para el nuevo año.

El último encuentro se producía este jueves, pero sin ningún cambio. La dirección sigue insistiendo en una rebaja salarial, así como una ampliación de la jornada laboral para "no perder competitividad" y "atraer nuevos proyectos y fabricar nuevos modelos". Una propuesta que rechazan los sindicatos que critican que solo se pidan esfuerzos a la plantilla con el objetivo de "aumentar la productividad", pero sin ninguna contraprestación. 

"No tenemos líneas rojas y estamos dispuestos a negociar pero respetando las reglas del juego", subraya Carlos Faubel, presidente del Comité de Empresa. "Si no cerramos un acuerdo antes de que acabe el año acabaremos en un limbo que nos dejará en una posición muy complicada y podemos perder el tren de la electrificación", apostilla José Luis Parra, secretario general del Comité de Empresa.

Negociación "totalmente atípica"

Desde UGT, sindicato mayoritario en Ford Almussafes, lamentaban que en la reunión de este jueves no haya sido posible avanzar en un acuerdo global, "ante los planteamientos que permanentemente traslada la dirección de la empresa, sin además concretar ninguna de las medidas que plantea". "Estamos una negociación totalmente atípica, por la falta de concreción", lamentaban en un comunicado en el que insistían en la necesidad de avanzar ante la actual coyuntura. "Nos encontramos en unos momentos trascendentales para la industria del automóvil a la vez que muy complejos en el caso de Ford y la situación requiere de mayor celeridad y claridad posible por parte de la empresa", subrayaban.

En este escenario, UGT aseguraba que va a afrontar "una negociación que resulta imprescindible" para poder ganar el futuro de electrificación en Ford Almussafes e instaba a la empresa a "abandonar su pretensión de rebajar los salarios" para avanzar en la negociación. "La planta de Almussafes es reconocida en Ford, tras los hitos que hemos conseguido en los últimos 20 años, y lo será en los próximos 20 si la compañía sigue apostando por Valencia", incidían. 

Por tanto, esperan que la próxima semana se pueda cerrar un acuerdo sobre los días de trabajo para el próximo año 2022 para, tras las vacaciones de Navidad, cerrar el fleco de las condiciones laborales. Y todo ello para presentar un plan a la compañía que asegure el futuro de la planta valenciana y suponga lanzar un mensaje "claro y sin complejos" tanto a la plantilla como a la dirección de Ford Europa.

De hecho, aunque en este momento los sindicatos valencianos no contemplan movilizaciones, aseguran que es un "escenario que está ahí". "No estamos en eso a día de hoy, pero la empresa debe entender que los pactos se tienen que cumplir y que tenemos que culminar la negociación", apunta Faubel.

Valencia, mejor posicionada

En Saarlouis, también se trabaja en un plan que asegure la supervivencia de la planta. Y más porque, según el Comité de Empresa alemán, "València tiene ventajas significativas" sobre su factoría, especialmente en términos de costes de personal con una plantilla de cera de 7.000 empleados. Así, mientras de forma discreta ambas plantas compiten por su futuro, Ford ya ha anunciado importantes planes millonarios para acometer su transición hacia el vehículo eléctrico. Este es el caso de la fábrica en Halewood (Reino Unido), que recibirá cerca 273 millones de euros para construir componentes eléctricos para los futuros vehículos, o los 11.400 millones de dólares anunciados en EEUU para la puesta en marcha de cuatro nuevas plantas.

Almussafes sigue en vilo y trabaja a contrarreloj para cerrar un acuerdo que suponga buenas noticias para una planta azotada por los duros vaivenes que sufre el sector de la automoción por la caída de la demanda y la crisis mundial de los microchips. Una situación que ha llevado a la factoría a suspender la actividad en varias ocasiones y ha provocado que este año cierre el año con la producción más baja desde 2012. Pero los sindicatos confían en reconducir esta situación y dar continuidad a una fábrica que este año conmemora su 45 aniversario.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email