X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el festival sigue sin director sobre el papel

Cinema Jove echa a andar sin resolver el futuro de Carlos Madrid

Cultura aún no ha resuelto la manera de estabilizar el puesto, aunque en términos prácticos el festival está cumpliendo los términos habituales

16/01/2019 - 

VALÈNCIA. Cinema Jove es el único festival de la Comunitat reconocido por Federación Internacional de Asociaciones de Productores de Cine (FIAPF). También es el que más presupuesto maneja, 500.000 euros en total en la edición de 2018. El pasado junio, además, se igualó a La Mostra de València en el número de ediciones. De una iniciativa de este calado, no solo en la capital sino en la Comunitat (es el festival organizado por la Generalitat), se espera una gestión que sea coherentemente seria. 

Pero nada más lejos de la realidad, en los últimos años Cinema Jove ha dado más que hablar por su gestión que por su palmarés. Ocurrió tras la edición de 2016, cuando el que fuera su director durante 17 años, Rafael Maluenda, dejaba de serlo tras un cambio organizativo que extinguía el contrato de alta dirección para que el festival dependiera directamente del Institut Valencià de Cultura. De paso, se zanjaban varios conflictos que se habían dado por parte de la Administración, entre el que destacó la paralización de la adjucación de la organización del festival que dejó a un único trabajador a cargo del certamen pocos meses de su celebración. 

Ocurrió en la edición de 2017, en la que anunciaron a Carlos Madrid como sucesor de Maluenda un 27 de diciembre, resultado de un proceso que no fue un concurso y que le otorgaba el puesto para las siguientes dos ediciones. A pesar de eso, la 32º edición se desarrolló en términos bastantes dignos para haber sido organizado en cinco meses. Tras el festival, el 25 de julio del mismo año el nuevo director revelaba que las cifras de espectadores de la última década habían sido infladas (en algunos casos, hasta un 50%), poniendo en el centro de la diana otra vez la gestión de Maluenda. 

Foto: KIKE TABERNER

La pasada edición de 2018 fue la que se desarrolló con cierta normalidad: se recuperó el presupuesto perdido, Madrid no tuvo que organizar el certamen a destajo y se daba continuidad al nuevo perfil del festival dibujado por el nuevo director. La mezcla entre el cine más periférico y la proyección de películas de realizadores más populares como David Trueba dio sus frutos y los espectadores aumentaron en un 25%. Pero en septiembre del año pasado, Las Provincias publicó que el contrato que le hizo encargarse de estas dos ediciones finalizaba e Intervención advertía que el modelo que seguía dicho contrato no se ajustaba a la legalidad, poniendo en el aire su continuidad capitaneando la edición de 2019. 

Cultura así lo quería, pero la Administración no se lo ha permitido, y a día de hoy sobre papel, Cinema Jove 2019 no tiene director. Sin embargo, desde el IVC confirman que Carlos Madrid está haciendo las labores de director del festival y que por tanto, "lo es". Añaden que ya se están seleccionando películas y que a pesar de que esperan encontrar una solución rápida a la cuestión contractual de la dirección, hasta junio Madrid será quién se haga cargo al 100% de Cinema Jove. Las formas han evolucionado del contrato pagado mes a mes a Maluenda, a un único pago por el encargo concreto de Madrid durante dos años y por pequeños contratos que esquivan tener que hacer concurso actualmente. La idea del IVC es sacar un concurso o lo que sea que recomienden directamente desde Intervención para la edición siguiente, pero confían en esta, sin anuncio oficial y ningún proceso que lo avale, en el responsable de las dos ediciones anteriores. Preguntados por los plazos que se están manejando este año, el organismo de Cultura afirman que los plazos no solo se están cumpliendo sino que están algo más adelantados de lo habitual.

Sin embargo, preguntado por las mismas cuestiones, Carlos Madrid tiene una versión diferente a la del IVC en cuanto a su situación actual. Según Madrid, él únicamente tiene un contrato para coordinar a los seleccionadores de las diferentes categorías del festival, que viajarán en las próximas semanas a Rotterdam o Berlín: "Mi contrato no es ni mucho menos el de director". De hecho, desmiente a Cultura y afirma que las decisiones del festival llevan unas semanas de demora de lo que sería lógico en anteriores ediciones y añade que si no resuelven la situación, los retrasos se pueden agravar "porque hay muchos factores externos que tener en cuenta y sin un director claro con todas sus funciones, se tendrán que tomar las decisiones muy repentinamente". Por último, Carlos Madrid ha confirmado a Cultur Plaza, que su intención es la de presentarse al concurso o al proceso que desde el IVC se lance para poder seguir siendo el director del festival.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email