GRUPO PLAZA

convoca una concentración

Ciudadanos aprovecha la debilidad del PPCV para enarbolar la guerra de símbolos

El partido de Albert Rivera convoca en la Comunitat una concentración proconstitucional ante las "injerencias de los Païssos Catalans" y recupera las batallas del PP

20/04/2016 - 

VALENCIA. "El nacionalismo moderado no existe, el nacionalismo acaba pidiendo la independencia". "Señor Puig, ¿dónde están els Païssos Catalans? nadie lo sabe". Medio en broma, medio enserio, planteaba esta cuestión el portavoz de Ciudadanos, Alexis Marí, en les Corts la pasada semana al president de la Generalitat, Ximo Puig.

"La paranoia se produce cuando alguien piensa que hay un fantasma exterior que quiere invadir la Comunitat" respondió el jefe del Consell. "Paranoia que hay que tratar", añadió.

Ese fantasma del que hablaba el president Puig tiene un aspecto azulado y en la Comunitat parecía cosa del pasado. Pero el pasado a menudo regresa cuando uno echa la vista atrás, y trae consigo sus fantasmas.

Ciudadanos es desde sus orígenes un partido que se ha mostrado contrario al nacionalismo y ha rechazado la denominación 'País' para los territorios dentro del Estado español (aún cuando figure como tal en sus estatutos de autonomía). Ciudadanos es también, un partido que se nutrió de miembros del PP del sector afín al zaplanismo. No sólo en sus caras visibles, sino también de sus simpatizantes y, en los comicios electorales, tanto generales como municipales y autonómicos, se llevó parte de su terreno de voto. 

Pero la formación naranja no solo se nutrió de las filas populares, sino que importó algunas de sus ideas y de lo que a ellas va asociado. Y una de las más llamativas ha sido el debate de las señas de identidad. Como reza el refranero, "de tal palo, tal astilla", Ciudadanos regenera la política en varias vertientes, incluyendo, y salvando las distancias, el conflicto identitario de la Valencia de la Transición: la Batalla de Valencia.

El blaverismo que se asoció a algunos sectores que después formaron parte del Partido Popular toma ahora tintes naranjas. La estelada que se colgó durante media hora en las Torres de Serranos; la inclusión de las Fallas como una fiesta catalana en una web -falsamente atribuida a la Generalitat de Catalunya, pese a ser de una entidad privada-; les Trobades de les escoles en valencià, o los programas educativos de inmersión lingüística en valenciano son, para Ciudadanos, "injerencias de los Païssos Catalans en nuestro día a día" y "continuos ataques" que sufre la Comunitat.

El president, tras el rifirrafe en la sesión de control en les Corts, ya instó al síndic de Ciudadanos a tener cuidado con sus "aliados malos", en referencia al PP, cuando éste se refirió a la supuesta "apropiación por las autoridades catalanas de los símbolos y las fiestas valencianas".

La formación naranja parece haber hecho oídos sordos a esa invitación del jefe del Consell y ha convocado en la Comunitat para el próximo miércoles, día 27, un acto en defensa de la Constitución y el Estatuto de Autonomía en la céntrica Plaza de Manises, frente al Palau de la Generalita. Una concentración que cuenta con el respaldo explícito de los populares.

Vota en clave nacional

Ciudadanos votó en su día a favor de la derogación de la Ley de Señas de Identidad impulsada por el PP aduciendo que su partido "no defiende lo que sirve para separar a los ciudadanos" y que era una ley que "nunca tuvo que ser aprobada", porque "no protege nada y ofrece una imagen rancia" de los valencianos.

 

Sin embargo, también advirtió que nunca estarán "al lado de quien no respeta" los símbolos y tradiciones valencianos, en referencia a Compromís. Cuatro meses después de la citada votación "Ante los continuos ataques a nuestra identidad que se han producido estos días en Valencia, que afectan a nuestro Estatut y son de dudosa constitucionalidad, pedimos a los valencianos de toda la Comunitat que se sumen a este acto en defensa de todo lo que nos une", pide el líder de Ciudadanos, Fernando Giner.

Paradójicamente, el partido que quiere erigirse como defensor de los intereses de los valencianos ha votado varias veces en contra de cuestiones que el Consell ha considerado clave para dicha defensa.  Por ejemplo, C's se abstuvo en la votación en el Congreso de la reforma del Estatut que blindaba las inversiones del Estado para la Comunitat. 

 

Otras cuestiones valencianas por las que se ha ido criticando la actitud de Ciudadanos han sido su posición contraria respecto al reconocimiento de la deuda histórica valenciana -compensación por la infrafinanciación autonómica- o votar en contra del apoyo a las peticiones de retirada de recursos de inconstitucionalidad contra el derecho civil valenciano.

Ante las críticas hacia el partido, que podrían perjudicarle en caso de una nueva reedición de las elecciones generales, C's recoge ahora el testigo del PP en un enfrentamiento que ya se creía superado, pero que continúa tocando muchas sensibilidades: la cuestión identitaria. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme