GRUPO PLAZA

el conseller de economía sostiene que la institución estará controlada por el consell

Climent la vuelve a liar con Feria Valencia

13/05/2017 - 

VALÈNCIA. El conseller de Economía, Rafael Climent, no deja de sorprender. Incluso –o sobre todo– a sus socios de gobierno. El último ejemplo es su particular interpretación del acuerdo para la reestructuración de Feria Valencia, un asunto que ha enfrentado a su conselleria con la de Hacienda, controlada por el PSPV. Según sostuvo Climent este viernes tras el pleno del Consell en el que se aprobó ese plan, el Consell controlará la gestión de Feria Valencia en el futuro, una afirmación que descolocó tanto en la conselleria de Vicent Soler como a la propia institución ferial porque contradice lo reflejado en el pacto entre conselleries para desbloquear la situación.

Para ese supuesto control público de la institución ferial, Economía cuenta con la complicidad de empresarios locales que puedan entrar en el accionariado de Feria Valencia en representación de los sectores industriales vinculados al recinto. Según dijo Climent, el objetivo es que la participación de la Generalitat, sumada a la que puedan controlar potenciales socios locales, supere a la de los inversores internacionales a los que se confía en atraer como expertos tecnológicos para que contribuyan a llenar de actividad el recinto.

Sin embargo, preguntadas por esas gestiones para captar socios locales, fuentes de la Conselleria de Economía aseguran que no existen negociaciones formales, que es un asunto muy preliminar y que se va a comenzar a trabajar ahora.

La implicación de empresarios valencianos de sectores representativos como la madera o la cerámica tampoco está recogida en el acuerdo entre las conselleries de Hacienda y Economía del que este viernes fue informado el Consell, lo que contribuyó a alimentar el desconcierto tanto en Hacienda como en los gestores de Feria Valencia. En su opinión, la llegada de socios privados para relanzar el recinto sería incompatible con el control público de la institución.

Climent, cuyo departamento ostenta las competencias en ferias comerciales, compareció tras el pleno del Consell junto a la vicepresidenta Mónica Oltra para dar cuenta del pacto alcanzado con la Conselleria de Hacienda para desbloquear el rescate de Feria Valencia. La operación requiere de una serie de cambios normativos que están reflejados en un protocolo de intenciones que aún debe ser ratificado por el Ayuntamiento de Valencia y por el patronato de Feria Valencia, algo para lo que aún no hay fecha prevista. El Ayuntamiento, de hecho, ya va con retraso porque falta un expediente de Patrimonio.

Las afirmaciones del conseller de Economía no solo entran en contradicción con el contenido del acuerdo, donde el reparto de la participación entre los socios se deja deliberadamente abierto para despertar el mayor interés posible de inversores privados, sino que difícilmente casan con lo afirmado por el president de la Generalitat, Ximo Puig, tan solo dos días antes en el acto institucional del centenario de Feria Valencia. "Este mismo viernes, el Consell se reunirá en este mismo recinto para sentar las bases de una nueva relación de colaboración público-privada en la gestión de Feria Valencia", destacó.

Rafael Climent y Mónica Oltra. Foto: GVA

En la misma línea se manifestó el alcalde de València y presidente del patronato ferial, Joan Ribó, quien explicó que la gestión mixta que tendrá el recinto busca "aprovechar las sinergias del sector privado y público". "El sector privado tiene que aportar conocimiento del negocio ferial, nuevos certámenes y capacidad de inversión, mientras que el público tenemos que aportar las magníficas instalaciones y apoyar su actividad", sostuvo.

En efecto, el comunicado oficial del Consell sobre el protocolo de intenciones de las instituciones para la reestructuración de Feria Valencia va en la misma línea, sin rastro de lo que comentó Climent en su interpretación del acuerdo.

El protocolo establece que, tras la finalización anticipada de la actual concesión a favor de Feria Muestrario, el Ayuntamiento otorgará una concesión demanial gratuita de las instalaciones a la Generalitat para que esta desarrolle la actividad ferial, "directamente o a través de un tercero". Esto es, que las combinaciones quedan abiertas.

La información que trasladó el Consell especifica que, la Generalitat gestionará la actividad ferial desarrollada en la infraestructura "mediante una sociedad, en régimen de colaboración público-privada, y de la mano de uno o varios socios tecnológicos escogidos mediante un proceso de diálogo competitivo con especialistas del sector", sin detallar en qué porcentajes se reparten las participaciones.

"En el momento actual no corresponde especificar los aspectos de detalle del proceso que, en esta fase, debe ser lo suficientemente abierto como para atraer a los mejores gestores", añade el comunicado del Consell. El plan deja en manos de Feria Valencia la búsqueda de los potenciales socios tecnológicos, para lo cual desarrollará un proceso de diálogo competitivo.

No asumir más deuda

No obstante, el protocolo sí establece una premisa que de entrada descartaría la opción de que esa empresa mixta pueda ser de mayoría pública. La hoja de ruta trazada requiere, entre otras cosas, que la Conselleria de Hacienda apruebe un decreto mediante el cual la Generalitat asume toda la deuda de Feria Valencia, un texto que deberá ser convalidado posteriormente por las Corts.

María José Mira y Manuel Illueca. Foto: KIKE TABERNER

El Consell subrayó este viernes que ese decreto ley "en modo alguno supondrá añadir nuevas obligaciones financieras a las ya comprometidas por los anteriores gobiernos, lo que supone que la Generalitat no tendrá que destinar recursos adicionales".

Esta postura es la que siempre han defendido los responsables de la Conselleria de Hacienda y el Instituto Valenciano de Finanzas que han diseñado la operación de reestructuración del recinto ferial. Para ellos, la línea roja en ese proceso es que la Generalitat no pueda verse en el futuro a tener que poner más dinero en Feria Valencia.

Así lo defendió hace pocas semanas el director del IVF, Manuel Illueca, tras exponer de nuevo la hoja de ruta a los miembros del patronato del recinto ferial. En pleno pulso con la Conselleria de Economía por si la gestión debía ser de mayoría pública o privada, Illueca defendió que, tras hacerse cargo de la deuda, la mayoría accionarial de la futura empresa debía ser privada porque la Generalitat no puede asumir los eventuales déficits de explotación que se generen en el futuro. "Feria Valencia ha de volar sola", aseveró entonces.

Aunque todas las partes implicadas pactaron las líneas básicas del plan hace un año, la complejidad jurídica de la operación y las reticencias surgidas en Economía sobre la privatización parcial de la gestión han ido retrasando la solución. Entonces ya se dijo que la participación privada en la empresa mixta que gestionará Feria Valencia llegaría al 60%, mientras que la Generalitat tendría un 30% y el Ayuntamiento, un 10%.

"Tomamos las riendas del Gobierno en julio, y diez meses después tenemos una solución para uno de los asuntos más complejos y que con mayor hipoteca habíamos heredado de la anterior gestión. Podemos estar satisfechos", declaró entonces Rafael Climent.

Los roces entre las conselleries de Hacienda y Economía por este asunto se fueron incrementando durante meses hasta hacer necesaria la implicación directa de los respectivos consellers para romper un bloqueo de carácter político. La crisis, que llegó hasta Presidencia, desembocó en un ultimátum de dos semanas a los departamentos implicados para que se pusieran de acuerdo definitivamente.

Rafael Climent y Vicent Soler. Foto: EVA MÁÑEZ

Comisión de seguimiento

El protocolo de intenciones también establece que el Ayuntamiento de València rescatará la concesión vigente "sin que ello suponga indemnización para la actual institución ferial" que, en virtud de este acuerdo, renunciará a cualquier derecho indemnizatorio. 

Acto seguido, el Ayuntamiento, dueño del solar y los inmuebles, cederá la gestión de la infraestructura a la Generalitat mediante una concesión demanial de forma gratuita por espacio de 75 años, el máximo legal permitido, "a cambio de que el Gobierno valenciano se comprometa a conservar la infraestructura en perfecto estado de funcionamiento". 

La ejecución del protocolo será supervisada por una comisión de seguimiento de la que formarán parte dos representantes de la Generalitat –uno de la Conselleria de Hacienda y otro de la de Economía– dos representantes del Ayuntamiento de Valencia; y otros dos representantes de Feria Valencia.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme