GRUPO PLAZA

Fran Ferri y Joan Ribó consideran que todavía "hay margen" para su aprobación en 2022

Compromís incide sobre la tasa turística mientras València espera a la recuperación económica

Foto: KIKE TABERNER
2/12/2021 - 

VALÈNCIA. La tasa turística todavía no ha visto el final de su último capítulo. Y es que, Compromís sigue insistiendo en que todavía "hay margen" para implantarla más pronto que tarde, a pesar de las reticencias que han venido mostrando sus socios de gobierno del PSPV. En este sentido se pronunció la formación este mismo miércoles, después de la reunión que mantuvieron el síndic de Compromís en les Corts, Fran Ferri, y el alcalde de València, Joan Ribó

Cabe recordar que la agrupación de Compromís presentó en les Corts una enmienda a la ley de Acompañamiento junto con Unides Podem, donde proponía la incorporación de la tasa turística para toda la Comunitat Valenciana en el año 2022. Una iniciativa que el PSPV declinó apoyar en el último momento, a pesar de que contemplaba dos de las principales condiciones que había presentado para negociarla: que fuera municipal y voluntaria. Es decir, que sean los ayuntamientos quienes decidan si se adapta o no a sus necesidades.

Una premisa a la que el Ayuntamiento de València se adelantó a través una moción pactada entre los grupos municipales del PSPV y Compromís: la capital regularía la tasa dentro del marco legal tan pronto como se empezara a percibir una recuperación económica del sector, después de la crisis de la covid-19. Sin embargo, esta propuesta dejaba en el aire uno de su puntos más importantes, que es el marco temporal en el que esto podría suceder.

Y, en este sentido, ya se han podido percibir las primeras discrepancias entre las dos fuerzas que gobiernan en la capital: Compromís considera que la tasa turística podría llegar pronto, ya que los números de la actividad empiezan a acariciar los niveles previos a la pandemia. Por el contrario, no es esta la visión del PSPV, que aunque se comprometió a aplicar la normativa en el momento en el que se empezara a percibir una recuperación, luego matizó que no veía factible la incorporación de este impuesto en València al menos hasta la siguiente legislatura. Es decir, a partir del año 2023

De esta manera se pronunció la vicealcaldesa, la socialista Sandra Gómez: "Es momento de favorecer la recuperación del sector y no de poner sobre la mesa un debate controvertido". Al tiempo que añadió que el aumento de las cifras en el sector turístico "es cosa de hace apenas unos meses", por lo que considera que se le debería dejar un margen prudencial después de las duras restricciones por las que ha atravesado. 

Sea como sea, la cuestión es que ni València ni ningún otro municipio del entorno podrá aplicar la tasa hasta que no sean les Corts Valencianes quienes le den su aprobación. Así, en este sentido, la reunión con el alcalde de València podría ser una muestra más del interés de Compromís por hacer avances en la materia, a pesar de que por el momento los socialistas tanto de les Corts como del Ayuntamiento prefieren mantenerse en un segundo plano. 

Reunión entre Fran Ferri y Joan Ribó. Foto: AYUNTAMIENTO DE VALÈNCIA

Por ejemplo, el propio president de la Generalitat, Ximo Puig, se alineó con la tesis de sus compañeros de partido en la ciudad, al destacar que "todavía no es el momento" para aplicar la tasa, a la espera de ver cómo evoluciona la pandemia. Sin embargo, el alcalde de València, Joan Ribó, hizo un guiño a los socialistas de les Corts y llamó a "aprovechar la oportunidad" de regularla antes de que acabe un año. Un extremo para el que todavía hay margen hasta finales de diciembre, momento en el que se votará oficialmente la ley de Acompañamiento. 

Así, una vez aprobada, el Ayuntamiento tendría la libertad de aplicarla cuando lo considerara factible, más allá de las discrepancias entre los dos partidos en el gobierno. Por su parte, el síndic de Compromís, Fran Ferri, incidió en que la tasa turística puede repercutir en la mejora de los servicios de la ciudad a través del dinero que genera el cobro. Un pago que realizarán los visitantes a la ciudad por cada noche que pasen en ella: de 0,5 a 2 euros por jornada dependiendo del tipo de establecimiento en el que se alojen.

"Si alguien piensa que un turista dejaría de visitar València por un euro más por noche es que piensa que València no merece la visita", aseveraba al respecto. Del mismo modo, también recordó que los turistas son "habitantes" de la ciudad durante su estancia, por lo que considera correcto que deban pagar un pequeño impuesto mientras dure la misma. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email