X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

AL OTRO LADO DE LA COLINA / OPINIÓN

De celebraciones y procesiones cívicas

Las fiestas cívicas deben ser eso y no nos debemos dejar llevar por sectarismos ni partidismos que enturbian su significado

10/10/2015 - 

El mes de octubre es un mes de grandes celebraciones y no nos debemos dejar llevar por sectarismos ni partidismos que enturbian lo que deben ser las fiestas cívicas, celebraciones de concordia y de auténtico recuerdo histórico.

Por ejemplo entre las conmemoraciones de octubre está la creación de la UME que el día 7 cumplió 10 años y a nadie le importa ya si fue obra de Zapatero o no, pues esta unidad militar ha cumplido eficazmente su objetivo de asegurar la supervivencia de los ciudadanos y de nuestro medio ambiente en caso de emergencias y catástrofes naturales, poniendo de manifiesto el continuo servicio de las Fuerzas Armadas a los españoles.

Por su parte el 2 de octubre, día de los Ángeles Custodios, es la celebración de nuestra Policía Nacional, auténticos ángeles de la guarda de los españoles que garantizan el ejercicio de nuestros derechos y libertades, independientemente de quien fijase su patronazgo, ya fuesen tirios o troyanos.

La Pilarica además de patrona de nuestros queridos vecinos aragoneses, es protectora de la Guardia Civil, beneméritos garantes de nuestra seguridad, quedando en el olvido los tiempos (durante la transición) cuando algunos políticos pedían incluso su disolución.

Y así en el 9 de octubre fiesta de la Comunitat Valenciana, recordamos como nuestra región volvió a Europa gracias a Jaime I, que entró en procesión a la ciudad para dirigirse al centro y celebrar una misa con Te Deum, consagrando la anterior Mezquita, antigua iglesia visigoda, en Catedral de Santa María. Por eso que la Reial Senyera, representante del rey en su ausencia (por eso sonaba el himno nacional en el balcón), entre en la Catedral es un acto de justicia y memoria histórica, y su eliminación de la procesión dado su carácter religioso supone tal contrasentido con la historia y la tradición, que sería como si eliminásemos de las Fallas la ofrenda a la Virgen de los Desamparados, y enturbia el gozo festivo de tan gran ocasión.

Para finalizar y tras hablar de la Patria chica valenciana, citemos a la otra gran fiesta, la de la madre Patria España, como aún la llaman en América, el día 12 de octubre, además día de la Hispanidad, por el descubrimiento colombino en el que tuvimos mucho que ver los valencianos, pues la dinastía de Fernando el Católico, rey promotor de la gesta, se instaura gracias al apoyo de los representantes valencianos en el Compromiso de Caspe. Además, esta empresa realizada por una joven Monarquía Española, heredera del reino hispano-visigodo de Hispania, loado ya por San Isidoro casi un milenio antes, está financiada por un valenciano Lluís de Santángel, funcionario real, que fue determinante para convencer a los Reyes Católicos en el apoyo a Cristobal Colón, pero eso ya es otra historia...

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email