X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

en caja alta

Diseñados desde el diseño

El diseño cambia nuestros comportamientos, introduce nuevos aspectos culturales y crea nuevos entornos sociales o laborales. Es sobre lo que ahonda el diseño ontológico, que plantea esencialmente cómo el diseño nos diseña

24/09/2018 - 

VALÈNCIA.-Como si de una película de ciencia ficción se tratase en la que robots crean robots, el proceso de diseño llevado a cabo por el ser humano implica rediseñar al propio ser humano. Y es que el impacto del diseño es apreciable desde lo cotidiano hasta lo extraordinario, desde los cubiertos con los que comemos hasta la carrera espacial, y gracias al diseño observamos cómo cambiamos nuestros comportamientos o nos adaptamos a nuevos entornos.

Somos moldeados desde el diseño, al igual que el diseñador moldea un prototipo. El inventor español que diseñó la fregona cambió la forma en la que limpiamos, y los diseñadores que decidieron poner una cámara frontal a los teléfonos móviles terminaron por crear la cultura del selfie, un par de ejemplos de cómo creatividad e innovación van de la mano en forma de diseño y tecnología desde el principio de los tiempos, con otros casos como la invención de la rueda o el clip para sujetar papeles.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

El diseño está para hacernos más felices, facilitarnos tareas o proponernos nuevas soluciones a problemas cotidianos, ya sea al diseñar la etiqueta del Ketchup de forma que obliga a guardarla boca abajo o proyectar unas aceiteras para que no gotee el tan preciado oro líquido. Y de igual forma, las cosas mal diseñadas frustran, como la señalización del hospital que impide llegar de manera eficaz a una consulta, las incómodas sillas de una sala de espera o la compleja interfaz de un cajero automático.

* Este artículo se publicó originalmente en el número 47 de la revista Plaza

Noticias relacionadas

DISEÑO PARA EL PENSAMIENTO

Carta de amor al diseño valenciano

Por  - 

Nunca sabré cuándo el diseño valenciano entró en mi vida, porque probablemente ya estaba allí en aquellos efervescentes años 80 en los que, como los propios profesionales reconocen hoy, estaba todo por hacer

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email