X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

incrementa 2 millones respecto a su previsión inicial

El Ayuntamiento de València prevé inyectar en Ciutat Vella 74 millones para su rehabilitación 

12/08/2019 - 

VALÈNCIA. El pasado mes de julio la comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de València dio un paso más en la tramitación del Plan Especial de Protección de Ciutat Vella (PEP) y aprobó el dictamen favorable previo para trasladarlo a la Conselleria de Cultura, quien deberá dar su visto bueno antes de que vuelva al Ayuntamiento. El Plan es un instrumento que incluye múltiples restricciones para salvaguardar el carácter residencial del centro histórico de la capital, considerablemente dañado en los últimos años por la irrupción de los apartamentos turísticos y la excesiva terciarización del barrio, tal y como denuncian numerosas asociaciones vecinales.

Iniciado el pasado mandato, cuando el edil de Urbanismo era el socialista Vicent Sarrià, se prevé aprobar esta legislatura, bajo la dirección de Sandra Gómez, nueva concejala del ramo. Aunque el documento recoge detalladas consideraciones, como la limitación a la implantación de nuevos pisos turísticos o cambios en los usos de algunas parcelas y normas urbanísticas especiales para esta zona, diversas plataformas consideran que el Plan es excesivamente laxo en su lucha contra la turistificación. Lo cierto, no obstante, es que el PEP prevé la construcción de nuevas dotaciones públicas, la rehabilitación de otras y numerosas mejoras en el barrio como la ampliación de las zonas verdes, la urbanización de plazas y la eliminación de las gasolineras del centro histórico.

Calles de Ciutat Vella. Foto: KIKE TABERNER.

Unas inversiones que el Estudio de Viabilidad Económica del propio Plan cifra en aproximadamente 74,1 millones de euros, casi 2 millones de euros más de lo que el área de Urbanismo había previsto en la versión del pasado mes de febrero, ahora actualizada y remitida a la conselleria. 

Una buena parte de este montante se dedica a la obtención, nueva construcción o rehabilitación de espacios para equipamientos públicos. Concretamente, son 44,2 millones de euros dedicados a 29 equipamientos. Entre estas actuaciones se encuentran, por ejemplo, la obtención y reforma de la antigua sede de la Agencia Tributaria sita en la plaza Maguncia, donde el consistorio ha mostrado interés en albergar una biblioteca y el Archivo Municipal. Son más de 18,3 millones los previstos para ello.

Otro ejemplo es la planta baja del edificio del Comisiones Obreras de la Plaza Nápoles y Sicilia, un espacio cuyo uso dotacional todavía no se ha especificado. Eso sí, el presupuesto para su obtención y rehabilitación se ha cifrado en 1,5 millones de euros. La Conselleria de Sanidad ha expresado ya su voluntad de establecer un centro sanitario en esta zona de Ciutat Vella para sustituir los servicios que está prestando en el centro de salud situado en la misma plaza, a escasos metros de la sede del sindicato. En este sentido, la planta baja de CCOO podría ser una opción a considerar para trasladar el servicio sanitario más adelante.

Edificio de Comisiones Obreras. Foto: KIKE TABERNER

Por otro lado, el PEP contempla nuevas dotaciones sanitarias así como la obtención de algunas parcelas destinadas a centros escolares cuya construcción correrá a cargo de la Generalitat Valenciana. 

En cuanto a espacios públicos y zonas verdes, se prevén 8 millones de euros en la obtención de los terrenos y la urbanización. Aquí entran nuevos jardines en la Plaza del Ángel, la Plaza de los Navarros,  la Plaza de María Beneyto y la calle Baja, entre otros. En total, casi 7.300 metros cuadrados de parques y zonas de juego que se pretenden recuperar en los próximos lustros. Con todo, uno de los retos que el actual gobierno municipal se ha fijado en toda la ciudad, pero especialmente en Ciutat Vella, ese es el de la reurbanización y mejora de las plazas.

La Plaza de la Reina, el espacio libre de la Plaza del Mercado, el entorno de La Lonja y de los Santos Juanes, el entorno de la Plaza de Brujas y Juan de Vilarrasa, la Plaza de San Agustín o la misma Plaza del Ayuntamiento. Son todas ellas, en palabras de los técnicos, "actuaciones de reurbanización singulares", que requerirán un esfuerzo económico de 21,4 millones de euros.

  Panorámica de la Plaza de la Reina de València. Foto: KIKE TABERNER

Asimismo, el Plan Especial de Ciutat vella incluye la retirada de las gasolineras del centro histórico de la ciudad: las de la calle Xàtiva, la del Parterre y la de Guillem de Castro. En total, el consistorio prevé desembolsar más de 180.000 para deshacerse de estas estaciones de servicio.

Cuando todos los equipamientos estén activos, su funcionamiento repercutirá un gasto nada despreciable en el erario público del consistorio valenciano. Solo la puesta en funcionamiento de las dotaciones previstas necesitará previsiblemente 4,7 millones de euros, pero más tarde, su mantenimiento deberá tenerse en cuenta en los presupuestos anuales del Ayuntamiento. Así, el PEP proyecta un gasto anual de estas dotaciones de 5,5 millones de euros, de los cuales 5 millones se dedicarán al personal, y el resto, a los seguros, la limpieza, la informática, etcétera.

Todo ello en la columna de gastos e inversiones. Pero el Ayuntamiento hará servir los instrumentos que le otorga el planeamiento para recibir, por otro lado, ingresos que permitan financiar parte de los costes. Aquí, el servicio urbanístico consistorial prevé la recaudación de 3,5 millones de euros. Son casi 3 millones menos que los proyectados en febrero.

La edil de Urbanismo, Sandra Gómez. Foto: KIKE TABERNER

Proyección de 20 años

El elevado coste de las actuaciones no permite al erario público afrontarlo de golpe, de manera que los técnicos han fijado un plazo de 20 años para acometer las mencionadas mejoras de más de 74 millones de euros. En base a los presupuestos de 2018, el documento concluye que dedicando el 8% del capítulo de inversiones cada ejercicio, "en diecinueve años podrían estar ejecutadas todas las inversiones previstas en ejecución del PEP Ciutat Vella". 

De esta forma, en dos decenios se podría avanzar sobremanera en la recuperación del casco histórico. Pero ya se sabe. Lo saben los concejales y lo conocen los técnicos. Los trámites municipales no son rápidos, y las previsiones acostumbran a dilatarse más de lo deseado. Es, por tanto, únicamente una pretensión. Por el momento, apruébese el PEP.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email