GRUPO PLAZA

El Ayuntamiento de València recauda más IBI e Impuesto de Actividades pese a la crisis

18/08/2021 - 

VALÈNCIA. Casi año y medio después de que estallara la pandemia de coronavirus y obligase al frenazo de la economía, la actividad sigue cierta senda de recuperación al tiempo que se modulan todavía diferentes restricciones para evitar la transmisión del virus. Con todo, el Ayuntamiento de València ve cómo la recaudación de algunos impuestos sigue al alza, a juzgar por los últimos datos recabados por la concejalía de Hacienda.

Así pues, a fecha de 19 de julio, el consistorio del Cap i Casal tenía registrada una recaudación del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) urbano de casi 200,1 millones de euros. Una cifra mayor a la que ofrecía, a estas fechas, el año pasado, cuando se habían ingresado 199,2 millones de euros por este concepto. Así pues, las arcas municipales experimentan un incremento de casi un millón de euros en recaudación efectiva del IBI urbano.

Este año se girarán más de 681.000 recibos de este tributo, por el que el presupuesto municipal aspira a ingresar más de 242 millones de euros, teniendo en cuenta el IBI urbano y el de características especiales -buena parte, procedente del Puerto-. Se trata de dos millones de euros más que el año pasado.

Hay que recordar que este año el gobierno municipal permitió aplazar algunos meses el pago del recibo, opción a la que los propietarios de inmuebles se acogieron en más de 64.300 casos. Todo ello, según datos del departamento de Hacienda, que dirige Borja Sanjuán, ofrecidos en respuesta a las preguntas del grupo municipal del PP.

La edil popular Paula Llobet, tras analizar la información, criticó que "una vez más se ve el afán recaudatorio de Ribo y PSPV porque en plena pandemia sigue subiendo la recaudación del IBI". Algo que contrasta, dijo, con la "baja inversión en la ciudad", y recordó que más del 85% de las inversiones todavía no están finalizadas a fecha de julio, frente al 80% del año pasado a estas alturas, si bien el gobierno defiende que, aunque no está ejecutado, ya ha autorizado gran parte del gasto.

Por todo ello, Llobet aseveró que, "vistos los datos de inversión y recaudación podríamos decir que a menor inversión municipal mayor afán recaudatorio de Compromís y socialistas", y cargó contra lo que consideró "una política fiscal errática" dado que, en su opinión, "es momento de bajar impuestos, de realizar exenciones fiscales para quienes peor lo pasan en pandemia". En cambio, sentenció, "cada vez las arcas municipales se llenan más".

La liquidación del IAE sube 1,3 millones

Otro caso es, por ejemplo, el del Impuesto de Actividades Económicas (IAE), que pagan los negocios que ganan, al menos, un millón de euros anuales. El padrón de liquidaciones publicado en el Boletín Oficial de la Provincia muestra cómo en los últimos años, la matrícula de este tributo ha ido in crescendo pese a la irrupción de la crisis de coronavirus: si en 2019, la matrícula ascendía a 8.240 negocios, el año de la pandemia subió a 8.611, y este año, lo ha hecho hasta los 8.890 recibos.

Joan Ribó y Borja Sanjuán. Foto: AYTO DE VLC

Lo mismo ocurre con la liquidación total de este gravamen. En 2019 era de 18,3 millones de euros; al año siguiente, sumó 21,4 millones de euros; y este, lo hace por valor de 22,7 millones. De tales cuantías, la mayor parte corresponde a la cuota municipal y una pequeña fracción, al recargo provincial. Así pues, cada vez hay más negocios que superan el millón de euros en sus resultados y que han de pasar por la caja municipal pese al impacto de la pandemia. ¿Por qué?

La explicación fundamental es que, según la normativa, el IAE se abona en base a los resultados declarados dos años antes, de manera que en 2021 las empresas están pagando por las ganancias de 2019, sin tener en cuenta el impacto de la crisis posterior. Por ende, negocios que hoy pueden estar en momentos financieros delicados, continúan haciendo frente al IAE por las ganancias de hace dos años. 

Una situación que se convirtió en paradigmática el año pasado, cuando los negocios tuvieron que cerrar pero continuaron abonando este impuesto. De ahí que empresas hoteleras pidieran al consistorio el año pasado la devolución de algunos gravámenes, entre ellos este, cobrados durante la crisis sanitaria, dado que las restricciones estaban dejando en mínimos los ingresos comerciales. Una reclamación que el consistorio desoyó y algunos casos, como el del Casino Cirsa, publicado por este diario, amenazó con llegar a los tribunales.

Hay que recordar que el gobierno municipal, conformado por Compromís y PSPV, dio luz verde una subida de impuestos para 2020 antes de que estallara la pandemia de coronavirus. Subida que, pese a la exención de la tasa de terrazas y el aplazamiento del pago de tributos y modificaciones en el calendario tributario, se ha mantenido. En cuanto al IBI, subió de media un 3% lineal, incremento agravado en los locales de negocios de mayor valor; y el IAE subió una media de 400 euros por contribuyente.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email