Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

El Consell desconcierta a los empresarios con sus contradicciones sobre la colaboración público privada

18/07/2016 - 

VALENCIA. La estrategia del Consell respecto a la colaboración con la iniciativa privada dista mucho de ser unitaria. De forma más o menos explícita, PSPV y Compromís, los dos partidos que forman el Consell nacido del Pacto del Botánico con el apoyo de Podemos, han evidenciado sus diferencias sobre si la administración puede apoyarse en el sector privado para mejorar la prestación de determinados servicios. Esa disparidad de criterio, exhibida en no pocas ocasiones, causa desconcierto entre los empresarios, una de cuyas exigencias permanentes a la administración es de la que se garantice la seguridad jurídica.

Uno de los ejemplos más claros de esa diferente actitud hacia lo privado se evidenció recientemente a través de sendas manifestaciones públicas de la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, y el director del IVF, Manuel Illueca.

En su habitual rueda de prensa de los viernes, la también consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas volvió a dejar clara esta semana su escasa confianza en la iniciativa privada para gestionar o cogestionar servicios públicos. 

Lo hizo ante una propuesta concreta de la patronal de Valencia (CEV) para crear un observatorio de colaboración público-privada, una propuesta lanzada hace meses y reiterada la semana pasada. Según justificó Oltra, esta colaboración "no es posible" porque no está dentro de los acuerdos firmados en el 'Acuerdo del Botanico'. "Este acuerdo no está dentro de nuestra hoja de ruta de acuerdos, no estamos dispuestos a cambiarlo", zanjó.

La postura de Oltra, más allá de lo que implica rechazo a la mano tendida de la patronal para explorar vías de colaboración, no sorprende porque no es la primera vez que se manifiesta en ese sentido.

Lo llamativo en este caso fue una coincidencia que hizo que las contradicciones de los dos socios de gobierno respecto a este asunto resulten más chocantes si cabe.

A la misma hora que Oltra echaba por tierra cualquier atisbo de colaboración entre administración y empresarios, el director del IVF, Manuel Illueca, defendía el potencial de la colaboración público privada. Para completar la paradoja lo hacía, precisamente, durante su intervención en una jornada en la CEV, la patronal de la que surgió la propuesta rechazada por la vicepresidenta. 

La jornada, convocada para exponer el funcionamiento del futuro Banc de la Generalitat, sirvió para que Illueca explicase que la base de ese proyecto es colaborar y no competir con las entidades financieras tradicionales para ofrecer financiación a las empresas (públicas o privadas) allá donde no llega la banca comercial.

No es el único proyecto del IVF que implica colaborar con la iniciativa privada. Otro de sus proyectos estrella ha sido promover un fondo de inversión de la mano de los constructores, el sector más demonizado en los últimos tiempos, para construir infraestructuras y equipamientos, sobre todo colegios.

Tan convenido está Illueca de los beneficios de la colaboración público privada y de la necesidad de contar con los empresarios que se permitió presumir en la sede de la CEV de que el IVF es el "adalid" de la colaboración público privada dentro del Consell.

Pocos minutos después de terminada la intervención de Illueca, el rechazo de la vicepresidenta del Consell a la propuesta de la patronal ya había sido recogida por medios como Valencia Plaza. Los asistentes a la jornada de la CEV, que acababan de escuchar la encendida defensa de Illueca a favor de la colaboración público privada, no daban crédito.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email