GRUPO PLAZA

resaca - elecciones 20d

El final de la escapada para Izquierda Unida

Según la suma de resultados, aunque Esquerra Unida se hubiera unido a la coalición Compromís-Podemos no habrían incrementado la representación, aunque Ricardo Sixto sí sería diputado de nuevo

23/12/2015 - 

VALENCIA. La Ley Electoral volvió a castigar duramente a Izquierda Unida (presentada bajo el paraguas Unidad Popular) en las elecciones generales del pasado domingo. Solo dos escaños pese a lograr 923.133 votos, un 3,77%, lo que implica que cada diputado le costó a la alianza encabezada por Alberto Garzón 461.000 sufragios, mientras otras formaciones como el Partido Nacionalista Vasco (PNV), 'pagaba' 50.000 votos por cada escaño, logrando seis con sus 301.585 papeletas.

Bien es cierto que el rendimiento de IU ha caído fuertemente respecto a 2011, donde obtuvieron 1.686.040 votos, un 6,92%, lo que implicó un resultado de 11 escaños. En esta ocasión, los números se han situado incluso por debajo de los cosechados en 2008, todavía con Gaspar Llamazares al frente, donde consiguieron también dos diputados, 3,77%, con 969.946 sufragios. Anteriormente, en 2004, IU+ICV amasó 1.284.081 votos, un 4,96%, con un total de cinco escaños.

Estas fluctuaciones han sido relativamente habituales en IU dependiendo generalmente de la pérdida de confianza del electorado en el PSOE. No obstante, en esta ocasión la formación de izquierdas no ha cumplido con esta máxima: los socialistas han caído a los 90 escaños, su peor resultado desde la democracia, e Izquierda Unida no ha capitalizado este descenso, que ha sido absorbido por Podemos, que ha aglutinado 69 diputados si se suman sus socios de Galicia, Cataluña y Comunitat Valenciana.

Alberto Garzón declinó en su momento la opción de aliarse con el partido de Pablo Iglesias, una unión que, según los resultados cosechados, hubiera dado 13 escaños más a Podemos. Así, y pese a que mantienen una buena relación personal, el líder de IU decidió enfrentarse al 20D en solitario y el resultado ha dejado a su formación muy tocada. Ahora, solo queda resistir, tratar de ser relevante en las posibles alianzas, luchar por el cambio de la Ley Electoral, esperar errores de la formación morada para buscar la recuperación... o dejarse absorber por ella.

Por otro lado, en el ámbito autonómico, tampoco hubo acuerdo en la Comunitat Valenciana, donde el tándem formado por Compromís y Podemos quiso contar con Esquerra Unida a pocas horas del cierre de las candidaturas. La negociación, según aseguró a este diario el cabeza de lista de Unitat Popular, Ricardo Sixto, se produjo "fuera de tiempo" y "sin ningún papel por delante", respecto a las condiciones y puestos en las listas. Si bien miembros de Compromís y Podemos dan una versión diferente de aquellas negociaciones contrarreloj, algunos dirigentes como el coportavoz de Iniciativa, Miquel Real, aunque reprocharon la posición de EU, también admitieron la necesidad de autocrítica sobre el proceso. Curiosamente, el ofrecimiento de Compromís-Podemos a Unitat Popular incluía el puesto número cuatro o cinco por Valencia, lo que hubiera convertido a Sixto diputado (la coalición ha logrado cinco por esta provincia) de mantenerse estos resultados. 

De esta manera, Esquerra Unida se enfrenta ahora a una dura travesía en el desierto: sin representación valenciana en el Congreso de los Diputados, fuera de Les Corts, del Ayuntamiento de Valencia y, en general, de buena parte de las instituciones excepto de la Diputación de Valencia y de la Diputación de Alicante.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email