Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

la apv trata de esquivar la oposición a la ampliación norte

El Puerto de Valencia estudia renunciar al dragado del fondo marino frente a El Saler

1/02/2020 - 

VALÈNCIA. El Puerto de València se plantea renunciar al dragado de 350 hectáreas de fondo marino frente a la playa de El Saler, una de las principales actuaciones previstas en la controvertida ampliación norte. El proyecto constructivo definitivo que define las obras que la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) tiene que ejecutar antes de poner la terminal de contenedores a disposición del virtual adjudicatario, el grupo naviero MSC, descartará con toda probabilidad la extracción de 21 millones de metros cúbicos de material del lecho marino para ser reutilizados en el relleno de los nuevos muelles. 

Así lo indican diversas fuentes conocedoras del proyecto constructivo que ultima la consultora Typsa, a la que se le ha pedido que proponga alternativas para obtener ese material de relleno distintas a la prevista en el anteproyecto constructivo. Según recogía ese anteproyecto, la gran parte de los 23 millones de metros cúbicos de material que se necesitan para rellenar y cimentar las 138 hectáreas del muelle previsto debían salir del dragado del actual canal de acceso para ampliar su cota hasta los –22,5 metros.

La APV, que justificaba esa adecuación de su canal de acceso ante la virtual necesidad de permitir el paso de megabuques de 24.000 TEU y 430 metros de eslora –barcos que actualmente ni existen–, está ahora dispuesta a renunciar a esa actuación para tratar de sortear la oposición de Compromís, desde el Ayuntamiento de València y la Conselleria de Transición Ecológica, y de la plataforma Ciutat–Port, uno de los colectivos que ha presentado alegaciones en contra de la ampliación norte para exigir una nueva Declaración de Impacto Ambiental.

De hecho, el propio Aurelio Martínez, presidente de la APV ya ha dejado entrever en alguna de sus intervenciones públicas recientes que el dragado frente a la playa de El Saler previsto en el anteproyecto puede no aparecer en el plan definitivo si se concluye que no es necesario.

"Estamos trabajando con anteproyectos (...) Sobre el dragado, estamos pendientes de que nos digan también cuáles son sus necesidades –en referencia a MSC–, en función de los barcos que vayan a venir. Solo en ese momento se podrá cuantificar, valorar y criticar", aseguró el presidente de la APV tras la reunión del consejo del pasado 19 de diciembre.

La extracción de todo ese material en un área marina equivalente al Central Park de Nueva York o el doble de lo que ocupa Ciutat Vella frente al propio recinto y El Saler es uno de los principales cambios respecto al proyecto de ampliación original, cubierto por la DIA que el Ministerio de Medio ambiente otorgó en 2007 y que, según la APV, continúa vigente. 

En azul oscuro, el área de dragado inicialmente definida por el Puerto

El volumen de dragado se multiplica por catorce

No obstante, si finalmente no se encuentra una fuente alternativa para obtener el material de relleno, la APV podría dragar el área de 350 hectáreas definida en el anteproyecto –cuya arena ha sido catalogada como no adecuada para regeneración de playas– sin necesidad de tramitar una nueva declaración de impacto ambiental (DIA).

Tal y como publicó este periódico, ello es posible en virtud de una excepción prevista en la Ley de Puertos a pesar de que la actuación se realiza aguas afuera de los diques de abrigo finalizados en 2012 y autorizados en la DIA de 2007 y a pesar también de que supondría multiplicar por catorce el volumen de dragados expresamente permitidos: 1,5 millones de metros cúbicos.

De esa manera, la extracción del material del canal de acceso podría hacerse sin una evaluación técnica del posible impacto adicional sobre las playas al sur del puerto, cuya regresión ya constató expresamente la DIA de 2007 y que se ha agravado con los temporales recientemente sufridos en la costa Mediterránea.

La obra civil que la APV tiene que ejecutar antes de poner la futura terminal de contenedores a disposición de MSC para 50 años requiere una inversión pública de 466 millones de euros hasta 2024. De ellos, 108 millones se destinarían al dragado de la nueva dársena y el canal de entrada.

A estas cantidades pendientes hay que sumar los 228 millones que la APV ya destinó a la construcción de los diques de abrigo de la ampliación norte entre 2008 y 2013.

Proyecto original de ampliación (a la izquierda) y ejecución definitiva, con cambios en los diques y la ubicación del muelle

Ya no se prolongará el dique de abrigo

Al margen del dragado del canal de acceso, el proyecto constructivo que prepara la firma de ingeniería Typsa ya contempla algunos cambios respecto a lo previsto en el anteproyecto.

Por ejemplo, la prolongación de 500 metros de uno de los diques de abrigo que se construyeron en 2012 ya no estará en el proyecto definitivo. Esta era otra de las principales modificaciones respecto al diseño original en la que se apoyan los opositores a la ejecución de la fase definitiva de la ampliación.

Con estos cambios, la APV trata de desactivar el rechazo que ha suscitado el proyecto de ampliación, sobre cuyas alegaciones tendrá que pronunciarse en los próximos días. Los responsables del recinto aseguraron en su momento que estaban dispuestos a incorporar cambios que mejorasen el proyecto, pero en ningún caso están por la labor de someterse a un nuevo análisis ambiental que, según Aurelio Martínez, retrasaría la obra entre tres y cinco años.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email