Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

El servicio continúa al menos tres meses sin contrato con un alto coste para la generalitat

El retraso de Sanidad en asumir la gestión de las resonancias hace ganar 4 millones a las empresas

Foto: RAFA MOLINA
30/10/2018 - 

VALÈNCIA. Este miércoles, 31 de octubre, era el último día en el que las resonancias magnéticas en la mayoría de hospitales públicos valencianos iba a ser realizada por empresas privadas. Finalizaba, según el concierto vigente y la promesa de revertir el servicio a la gestión pública de la exconsellera de Sanidad Universal, Carmen Montón, un contrato de diez años que ha resultado costosísimo para la Sanidad pública valenciana, como pusieron de manifiesto la Sindicatura de Comptes en dos informes (2013 y 2016) y la Intervención General en otro de 2017

Y como evidencian también las cuentas anuales de las empresas contratistas, como desveló este lunes Valencia Plaza. Según esta información, Erescanner Salud UTE (unión temporal de empresas) ha obtenido en estos diez años unos beneficios de más de 125 millones de euros, con 425 millones de facturación, que ascenderían a más de 150 millones si sumamos los beneficios de los socios de la UTE que le prestan el servicio, fundamentalmente Eresa e Inscanner.

Pues bien, a pesar de ello, el pasado 15 de octubre, la Conselleria de Sanidad Universal citaba en su sede a representantes de los socios de la UTE Erescanner Salud —Eresa (49%), Iberdiagnosis (8%), Inscanner (20%), Beanaca (8,5%) y Ribera Salud (14,5%)— para comunicarles una estupenda noticia para sus cuentas de resultados: el contrato finaliza el 31 de octubre pero el servicio se mantiene al menos tres meses más, hasta el 31 de enero de 2019, con las mismas condiciones aunque diferente forma de pago, ya que al no haber contrato, la conselleria que dirige Ana Barceló tendrá que generar expedientes de enriquecimiento injusto para que la Generalitat pague los servicios que ha recibido.

Si atendemos a la evolución del negocio en los últimos años, el coste para la Conselleria de Sanidad Universal de este trimestre adicional será de unos 11 millones de euros y el beneficio para la UTE Erescanner Salud superará los 4 millones, que se reparte proporcionalmente a su participación, a lo que hay que añadir el beneficio de Eresa e Inscanner como prestadoras finales del servicio. Cuatro millones de euros es más de lo que cuesta una máquina de resonancias magnéticas.

Por qué se retrasa

El principal argumento de la Conselleria para justificar la prolongación del servicio privado es el "retraso" que ha sufrido el nuevo concurso de resonancias para prestar un servicio externo complementario al de los hospitales públicos que evitase las listas de espera. Este concurso se convocó en marzo, con Montón aún como consellera, y, tras paralizarse por un recurso, se adjudicó en septiembre a Eresa, Imed y Alliance Medical a través de Vivo Diagnóstico

El contrato contemplaba un plazo de tres meses para su puesta en marcha, por lo que la adjudicación ya llegaba tarde. Por si esto fuera poco, un nuevo recurso provocó la suspensión de dos lotes del concurso, los de Alicante y Marina Baixa, lo que motivó que Sanidad decidiera retrasar todo el concurso y también el fin de la gestión privada del servicio. Según la Conselleria, sin ese servicio complementario adjudicado en el nuevo concurso no está garantizada la asistencia en las condiciones de calidad que desea el departamento de Ana Barceló. 

No obstante, no era ese el único retraso achacable a la Sanidad. Tampoco tuvo listo el decreto de personal que debe regular la integración de personal de los socios de Erescanner Salud UTE en la Conselleria, que, como adelantó Valencia Plaza, prevé subrogarse en los derechos de los trabajadores que han estado trabajando en las resonancias de hospitales públicos y que tengan al menos un año de antigüedad. 

Traspaso de cartera entre Carmen Montón y Ana Barceló, el pasado mes de junio. Foto: KIKE TABERNER

El decreto no empezó a elaborarse hasta finales de julio, ya con Ana Barceló en la Conselleria, y no ha salido adelante. Ahora, las dudas surgidas tras el informe del Consell Jurídic Consultiu sobre el personal 'a extinguir' en la Generalitat pueden hacer que se retrase aún más, ya que, entre otras cosas, Hacienda debe autorizar la creación de las nuevas plazas públicas. De hecho, fuentes del sector sanitario ya apuntan la posibilidad de que el 31 de enero vuelva a prorrogarse el servicios sin contrato que a partir del 1 de noviembre prestará Erescanner Salud UTE.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email