GRUPO PLAZA

cultura

El yacimiento de la Alcudia: mucho más que la Dama de Elche

Al hablar de la posible cesión de la Dama de Elche, surgen cuestiones como la descentralización de museos o cuál es el lugar idóneo para exibirla. Mientras esos argumentos copan ríos de tinta, la alargada sombra del busto tapa el valor y el potencial del yacimiento en el que se halló y del que solo se ha excavado un 15%

14/10/2021 - 

VALÈNCIA.- No es la primera vez que la Dama de Elche vuelve a la actualidad. El pasado junio se reunía la comisión bipartita del Ayuntamiento de Elche y la Conselleria de Cultura, a la que se sumó el Ministerio de Cultura a cuenta de una hipotética cesión temporal del emblemático busto íbero a Elche; en julio la cartera de Cultura pasa a Miquel Iceta, lo que puede suponer un contratiempo, y en agosto el equipo de Gobierno confirma que consignará un millón de euros para el regreso en 2022. Sin embargo, como en otras ocasiones, la propia joya de la corona del arte íbero suele dejar —quizá de forma inevitable— en un segundo plano la relevancia del yacimiento arqueológico donde fue hallada: una zona de  unos ciento diez mil metros cuadrados del que solo se ha excavado un 15% y que aún tiene mucho por ofrecer, tanto a nivel íbero, que ahora se empieza a contextualizar, como de su etapa romana. Según su director, Alejandro Ramos, «es imposible que estadísticamente hayan salido las mejores piezas del yacimiento cuando no se ha excavado prácticamente lo íbero».

Una pequeña frase que refrenda el potencial que tiene a nivel arqueológico y por supuesto investigador por todo lo que queda por descubrir; pero también, obviamente, por la importancia en el pasado, un enclave en el que hubo ocupación ininterrumpida de un milenio desde, al menos, el siglo V a. C. hasta su abandono hacia el siglo VII o VIII d. C. En las secuencias estratigráficas de sus excavaciones hay asentamientos que muestran momentos de abandono, expolios, colonizaciones, ciudades anteriores e incluso algún asentamiento neolítico.

Sobre esta relevancia, destaca Ramos que «es una de las pocas colonias romanas de la península ibérica (unas veinte contando Portugal)», y que por el yacimiento llegaba toda la influencia púnica, cartaginesa o griega. «También fuimos sede episcopal durante más de tres siglos; hemos tenido aquí a un obispo que ha gobernado religiosa y políticamente una parte importante de la península ibérica», apunta Ramos. «Incluso la gente que ha venido aquí se va sin haberlo asimilado, porque la Dama eclipsa. Evidentemente es una carta de presentación fundamental para nuestro yacimiento, pero a veces nos ha tapado», destaca. Así que junto a la sede episcopal visigoda, la ciudad aristocrática de Ilici y la Colonia Iulia Ilici Augusta constituyen sus tres hitos conocidos más importantes.

Para seguir conociendo más acerca de la historia de La Alcudia, propiedad de la Universidad de Alicante (UA), la propia universidad financia e impulsa las distintas excavaciones que tienen lugar y que desarrolla un equipo de investigación diferente. Asimismo, el Ayuntamiento de Elche se implica cada vez más en el yacimiento, y aporta mucho con peones para las distintas obras que se necesiten. Aunque el director de La Alcudia relata que cuanto más recursos tengan, mejor, actualmente tienen una plantilla suficiente para la gestión del día a día, inclusive «un restaurador y dos arqueólogas que trabajan nuestros propios materiales, para investigaciones enfocadas a congresos, porque las excavaciones actuales se llevan a cabo por equipos independientes de la UA que vienen aquí a trabajar».

Por otra parte, y como en tantos otros sectores, este curso no ha sido fácil por la pandemia. En cualquier caso, las condiciones del enclave, al aire libre, les han permitido seguir trabajando, aunque este año se ha estado haciendo sobre todo trabajo de consolidación de los proyectos, de cara a próximas musealizaciones y puestas en valor para enriquecer las visitas; algo paralelo al trabajo científico.  

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Ya de cara al futuro, con el Plan Director hasta 2029, a corto plazo se van a recuperar en septiembre excavaciones que se han trabajado otros años, se va a renovar la señalización dentro del yacimiento y, además de seguir con las actividades culturales y los cursos, se está buscando la financiación para poder tener de nuevo un almacén, porque quedó en muy mal estado tras una especie de pequeño tornado en 2018. De hecho, el material se puede ver ahora por todas partes, almacenado en cajas que llenan pasillos, despachos y paredes del museo.

* Lea el artículo íntegramente en el número 84 (octubre 2021) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

el dedo en el ojo

La aureola de Aurelio

Por  - 

Gracias a su proximidad con el PSOE, el catedrático Aurelio Martínez ha podido ir encadenando cargos de responsabilidad desde los años 90. El balance de quien tiene el futuro del Puerto —y la ciudad— en sus manos es, por decirlo suave, magro

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email