GRUPO PLAZA

entrevista al director de la marina de valència

Vicent Llorens: "La Marina de València debe tener una gestión más municipal y menos portuaria"

24/02/2018 - 

VALÈNCIA. Vicent Llorens (Xeraco, Valencia, 1964) lleva prácticamente dos años al frente de la renombrada Marina de València. Su misión era dotar de sentido a un proyecto que avanzaba a trompicones y sin una intención clara y que ahora, al menos, ha conseguido encarrilar en tres grandes áreas: la innovación, la cultura y la náutica. 

Al frente del Consorcio Valencia 2007, el ente gestor de la Marina de València, Llorens sigue enfrentándose a la gestión con el lastre de una deuda de 450 millones que le pone palos en las ruedas, pero que no ha frenado la actividad de un espacio que acumula más y más actividades, que ocupa espacios y que pretende convertirse en un polo de innovación de referencia. 

- Sigue sin resolverse el problema de los 450 millones de deuda del Consorcio Valencia 2007 con el ICO. Valencia Plaza publicó que el IVF está diseñando una solución para darle margen de maniobra. ¿Cómo se encuentra la situación?

- Hace ya casi un año que se anunció un grupo de trabajo formado por expertos de cada una de las administraciones que forman parte del Consorcio Valencia 2007 -Ayuntamiento de València, Generalitat y Gobierno- para abordar la situación económica del Consorcio Valencia 2007. El grupo de trabajo tenía básicamente dos grandes funciones. Por un lado estudiar todas aquellas cuestiones de carácter administrativo que pudieran cambiarse para tener una capacidad más ágil y eficiente de trabajo. 

En esa cuestión se ha avanzado mucho. Se han detectado algunos temas como los convenios o la delegación de competencias del consejo rector a la comisión delegada a la hora de aprobar contratos y licitar obras que irán al próximo consejo rector. Por ejemplo, la comisión técnica propuso que pasara a la comisión delegada, que se reúne una vez al mes de forma ordinaria, la posibilidad de aprobar convenios con universidades, Turismo València o la Agencia Valenciana de Turismo. Cuestiones de este tipo irán siete u ocho al próximo consejo rector.


La segunda parte es la parte de la deuda. Seguimos pidiendo la condonación de la deuda, como se ha dado con otros eventos como los Juegos Olímpicos de Barcelona o la Expo de Sevilla pero se están estudiando otras opciones para permitir un mayor margen en la gestión. 

- Con la llegada del nuevo secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, al consejo rector, ¿se han mejorado algunos aspectos de operatividad?

- Su llegada, que fue a mediados del año pasado, generó buenas sensaciones. Venía de la administración local y había sido alcalde de Jaén. Podía entender la gestión de un organismo como éste y al mismo tiempo la necesidad de aclarar los temas de la deuda. Tuvimos un primer consejo rector, que hicimos de forma telemática al poco de esa reunión, y quedamos que de una manera inmediata tendríamos un segundo consejo rector.

Sí que es verdad que nuestra interlocución con la Secretaría de Estado de Hacienda, a la hora de la interlocución y de enviarle proyectos, es buena. Entienden lo que estamos intentando sacar adelante. Pero lo que personalmente no comprendo es la dilación en la celebración del consejo rector, que debería haberse producido como tarde en el último trimestre del año pasado y será posiblemente a principios de marzo. Hay asuntos muy importantes que están pendientes de ese consejo rector. 

- ¿En qué punto se encuentra la deuda con el Banco Santander?


- La deuda está en stand by. Tenemos realizados los embargos que en un momento determinado se hicieron sobre los préstamos de siete millones de euros y que se producen mensualmente. El Banco Santander pidió información, entiendo que para realizar un embargo mayor, y el juzgado no lo autorizó. El juzgado continúa embargándonos unos 80.000 euros al mes para hacer frente a esa deuda.

- ¿Han mejorado las cuentas de 2017 respecto a las de 2016? 

- Hemos tenido incrementos de ingresos importantes. Es la primera vez que el Consorcio tiene beneficios operativos. 2017 se cerró con un beneficio operativo de unos 110.000 euros gracias al incremento de ingresos por marina deportiva y amarres. También se ha incrementado mucho por actividades, eventos, alquiler de espacios públicos y la recaudación del Veles e Vents, que ha aumentado concatenada a la celebración de eventos de la Marina ya que no hemos aumentado tarifas y mantenemos las dos horas de estacionamiento gratuito . 

Hay algunos cánones concesionales que también han entrado en 2017. Lo que es evidente es que hemos hecho una gestión profesional. No hemos recortado en gastos de forma temeraria, sino que hemos aumentado para mejorar el espacio público, hemos mejorado la limpieza, la recogida de residuos. Todo porque queremos que sea un  espacio de calidad y aún así hemos obtenido beneficios operativos. 

- Han tenido discrepancias con el Puerto de València tanto por los pagos como por la cesión de terrenos. ¿Cómo se encuentra en estos momentos la situación?

- Tenemos un grupo de trabajo que nos reunimos periódicamente. En realidad no son discrepancias, sino matizaciones o interpretaciones a los convenios de cesión que muchas veces no quedan reflejados de una manera estricta y que la gestión diaria puede producir fricciones. Pero en esa comisión técnica hay muchas cuestiones solucionadas en ese sentido como la interpretación de la interacción puerto-ciudad, las actividades que se pueden hacer en ciertas parcelas, la gestión de los viales, la comunicación de las obras, todo ese proceso va mejorando progresivamente. 

- El Consorcio Valencia 2007 deberá desaparecer en 30 años. ¿Lo mantendría como ente gestor?

- Puede parecer una presunción egoísta, pero dentro de 30 años no seré director general. Nosotros entendemos que la actividad de un puerto de interés general, como es el puerto de València o la autoridad portuaria, está muy centrada en su actividad principal que es el comercio, el tráfico de grandes barcos y buques, la logística, y que la gestión de este espacio, que cada vez tiene más vocación de espacio público tiene otro carácter totalmente distinto. Lo normal es plantear que dentro de 30 años el Consorcio sea un ente de gestión de un carácter más de administración territorial -autonómica o estatal- que devolver buena parte de los terrenos a la gestión de la autoridad portuaria. 

En este plazo de 30 años lo que hay que prever es que el Consorcio sea un ente que tenga un carácter mucho más municipal que no regulado por la gestión portuaria, sometida en cierta manera al control de la autoridad portuaria. Pero es la lógica de la situación. En un recinto de origen portuario donde las actividades más importantes tienen que ver con la restauración, de empresa innovadora, con un uso cultural, con la náutica, con actividades ciudadanas, deportivas, buena parte de ellas encajan muy poco con las actividades principales de una actividad portuaria. 

- Y para eso haría falta una cesión de terrenos de la Autoridad Portuaria. 

- Haría falta la desafección de esos terrenos y la cesión de manera permanente al Ayuntamiento, a la Generalitat o a quien se considerase. 

- ¿Llegarán próximamente nuevas empresas a la Marina de València?

- La Marina de València se ha convertido en uno de los lugares más interesantes para instalarse. Estamos finalizando los pliegos de la marina deportiva y varadero. Llegarán empresas seguro. La Estación Marítima irá a la próxima comisión delegada donde habrá empresas que se presentarán a la licitación. Estamos habilitando una parcela más pequeña entre Marina Beach y Panorama para un centro de deportes náuticos. También hay empresas que se interesan por bases de Marina Sur, por el Alinghi y hay empresas de carácter multinacional que están planteando proyectos en el ámbito de la Marina. 

- ¿Qué tipos de proyectos les llegan?

- Básicamente llegan empresas relacionadas con la economía del conocimiento, que es lo que nosotros consideramos más idóneo. Llegan bajo la forma de startups, de viveros de empresas, de corporates. Por otra parte también nos presentan proyectos de empresas de carácter náutico, que ofrecen servicios a las embarcaciones, y gente que quiere montar un restaurante o una zona de ocio. Ahora estamos con áreas como la cultura, con la facilitación de infraestructuras para la exhibición cultural. 

- ¿Por qué finalmente no se instaló la cervecera Blue Moon en la Marina de València?

- Cuando planteó su proyecto fue por iniciativa propia. Se presentó, la estudiamos, se presentó a comisión delegada, estuvo un mes para que se presentaran proyectos alternativos y nadie hizo oficial una alternativa al proyecto de hacer una pequeña fábrica artesanal, zona de restauración y de actuaciones culturales. Cuando se les requirió a firmar el contrato, porque era la empresa adjudicataria, ellos solicitaron la modificación de las condiciones que ya habían sido aprobadas por la comisión delegada y no podíamos modificarlas. Ellos decían que la inversión se les había disparado y que 20 años era un tiempo escaso para la amortización por lo que finalmente decidieron no instalarse. 

- ¿En qué punto se encuentra la construcción del hotel?

- El expediente va al próximo consejo rector. En cuanto se apruebe pasaremos al ayuntamiento la potestad de licitación y de adjudicación. Como ese suelo es cedido por el Ayuntamiento al Consorcio, nosotros podemos licitar hasta mayo de 2048. Pero como esa inversión requiere un tiempo mayor de amortización, ese plazo solo puede darlo el ayuntamiento. 

En el momento en el que se adjudique pasará como con Marina de Empresas, el Ayuntamiento le devolverá al Consorcio la potestad de los derechos sobre la adjudicación y cobrar el canon. A partir de ahí no quiero dar plazos, porque he dado dos y siempre la realidad me desmiente y genero expectativas que no se cumplen. El plazo se podrá dar cuando se apruebe en el consejo rector. 

- Se paralizó el concurso del antiguo varadero. ¿Finalmente será ocupado?

- También va a consejo rector. Se va a poner en marcha la sede marítima del Museo del Mar, un proyecto donde participa la Autoridad Portuaria, el Ayuntamiento de València, la Generalitat Valenciana, la Diputación de València y el Consorcio Valencia 2007. Son tres sedes: las atarazanas, la Casa dels Bous en el Cabanyal y el antiguo varadero, y estamos esperando en que el consejo rector apruebe el cambio de uso. En ese momento se pondrá en marcha el museo. 

- También se ha recuperado el edificio Docks. ¿Tiene planes para el espacio? 

- Hay un acuerdo para la cesión. Todavía no se ha recuperado de manera definitiva y en ese momento el Ayuntamiento nos ha anunciado que le cederá al Consorcio la gestión. Estamos trabajando en un plan de usos que está relacionado con la innovación, la creatividad y la cultura. La cultura como un valor económico. 

- Planean desde hace más de un año reformar y gestionar la base del Alinghi, pero todavía no han dado ningún paso para convertirlo en el referente de innovación tecnológica y cultural de la Marina. ¿Se han establecido fechas?

-Será un edificio que en principio gestionará el Consorcio. Ahora vamos a habilitar la planta baja como primera fase. Tendrá usos muy versátiles y estará centrado en la innovación y la creatividad. Pero en la planta baja se mantendrán los volúmenes con los hangares, los techos altos, la anchura de las instalaciones, porque nos permite desde la presentación de un vehículo industrial, a una exposición de arte, una performance, una obra de teatro, pero será el edificio donde el consorcio realizará sus actividades de carácter innovador y creativo y se instalarán empresas en esa línea. 

- ¿Esperaban tanto interés por la Estación Marítima?

- Es un edificio significativo en un lugar muy central y accesible de la Marina de València. Es un edificio que permite desarrollar actividades de carácter importante. Para ser 6.000 metros cuadrados no tiene un coste de habilitación elevado. Es verdad que la atracción de València y la Marina como espacio para ubicar empresas de carácter tecnológico cada vez es mayor. 

Por lo tanto la iniciativa promovida por Cirkuit Planet en ese momento nosotros sospechábamos que podía convocar a otros intereses. Lo que tenemos que hacer es ver qué empresas se presentarán a la licitación definitiva y que aquellas iniciativas que han mostrado interés de ubicarse en la Marina, aunque no ganen la licitación, encuentren un espacio en el propio ámbito del Consorcio Valencia 2007.

- La Asociación Valenciana de Startups pide formar parte de la gestión de la Estación Marítima. ¿Es viable?

- Nosotros tenemos una magnífica relación con la asociación. Nos asesoran en la toma de decisiones y tenemos interlocución con ellos. Estamos valorando establecer una especie de convenio de colaboración para ayudar en la toma de decisiones, pero hay que ser muy estrictos con la legalidad. No se le puede pedir a un adjudicatario que cuente obligatoriamente con la Asociación Valenciana de Startups para la gestión. Además, el que tiene que velar porque se cumpla el pliego y sea un hub tecnológico es el Consorcio Valencia 2007.  Por lo tanto no podemos delegar nuestra responsabilidad y tampoco sería legal. 

- En el Plan de Acción para la transformación del modelo económico de la Generalitat se encuentra el promocion el polo de innovación de la Marina de València. ¿Les han concretado qué acciones incluye esto?

- La representante de la Generalitat en el Consorcio Valencia 2007 es Empar Martínez y por lo tanto hay una coherencia en las acciones. A veces no hay que ser tan estrictos en las grandes líneas. Si acotas mucho, la actividad, la economía y la sociedad son más dinámicas que las líneas estratégicas. 

- ¿Podría haber sido la Marina de València un buen espacio para el CaixaForum?

- Nosotros pensábamos que era un lugar magnífico para el CaixaForum pero también es verdad que lo que es importante es que el CaixaForum está en València. En la gestión pública es posible competencia con otros organismos públicos en tu propio ámbito, en este caso en la ciudad de València, para conseguir que tu ámbito de gestión mejore. Por eso lo planteamos en el edificio Docks, pero nunca vamos a concurrir de una forma deshonesta con otra iniciativa pública en la ciudad de València.

Nos parece bien que se recupere el Ágora para un uso colectivo, porque era una lástima tenerlo allí vacío. Pero además hay un eje de ocio Marina de València-Ciudad de las Artes y las Ciencias donde tenemos más elementos de colaboración para hacer cosas conjuntas. El uso que se le dará al edificio Docks es potente. 

- ¿Cómo está el proyecto del Museo Sorolla?

- Se encuentra en el punto en que Generalitat y Ayuntamiento están de acuerdo en que València disponga de una colección permanente de los Sorollas públicos accesibles al público, cosa que ahora no existe. Pensamos que el Edificio del Reloj es un edificio muy significativo, que la autoridad portuaria lo gestiona y son ellos los que deben valorar al final lo que es conveniente o no. 

Nosotros pensamos que es un espacio idóneo pero no vamos a forzar a nadie a que ceda su casa si no tiene interés pero es verdad que el presidente de la Geneneralitat y el alcalde de València están porque se concrete una colección permanente.

¿Y por qué en el Marina de València? Es un interés del Consorcio para atraer públicos a este espacio y contribuir con ese elemento cultural a la recuperación de la Marina. Pero si Sorolla es uno de los pintores más significativos del arte valenciano contemporáneo, no se entiende mucho que no exista una colección permanente al menos de los que están en instituciones públicas. Hay una masa crítica suficiente para facilitar esa colección permanente. Además, Sorolla atrae a mucha gente y es una iniciativa muy positiva y vamos a continuar con ella sin molestar a nadie. 

- Hace un año que se establecieron los criterios de los festivales. ¿Se ha pensando en modificar las condiciones?

-Ha funcionado bien porque al final hemos intentando con esos criterios minimizar las molestias que se estaban ocasionando sobre la actividad ordinaria de la Marina de València. Este año vienen muchos más conciertos que festivales, que desde el punto de vista de opinión personal lo prefiero, porque el concierto genera muchos impactos positivos y no tantas molestias como un festival.

Mantenemos la duración máxima. Mantenemos acabar a la 1 y media y la verdad que lo que estamos trabajando e intentando es concienciar a los promotores de los conciertos es que todos deben ganar y los empresarios de la Marina de València no deben sentirse perjudicados. Nosotros tenemos muy en cuenta la opinión de los empresarios para firmar un concierto o un festival. 

Es verdad que cuando en la Marina se concentran 18.000 personas más las que habitualmente vienen se generan disfunciones, pero hay que gestionar el conflicto. La experiencia de este verano han sido positivas. Y ahora han venido dos festivales para celebrarse.

- De las reinvindicaciones de los empresarios, ¿qué se mantiene a día de hoy?

- Los empresarios tienen muchas reinvindicaciones. Ahora estamos en el proceso de adjudicación del plano de señalización de todo el conjunto de la Marina de València, actualizada, con criterios claros e ilustrativos. Hay un tema de licencias de actividad que estamos gestionando con el ayuntamiento y próximamente tendremos una fórmula del consorcio para ser más ágiles. Estamos con ellos en generar una marca de calidad y que todos los restaurantes y los locales de ocio e incluso las empresas náuticas estén acreditados con el sello de calidad turística. Eso se inició el año pasado y continuamos.

Nos vamos adherir el programa de hospitalidad de la Agencia Valenciana de Turismo. Estamos en un proyecto de calidad y que ellos han entendido. La Marina en ese sentido tiene una capacidad de desarrollo importante. Vamos a desarrollar una paquete turístico con la Diputación de València: billete de AVE fin de semana, actividad náutica y restauración. Pero será un paquete de calidad y entrarán aquellas empresas acreditadas. 

Para los empresarios el problema es la estacionalidad de Marina de València. Cuando pasa el verano a veces no es una tarea sencilla. Pero València tiene cada vez más presencia turística, se está desestacionalizando. Y luego tenemos el tema de los horarios, que siempre tenemos el planteamiento de cerrar un poco más tarde. 

El ocio en la Marina tiene una posibilidad diferente de evolucionar diferente de la ciudad porque no hay uso residencial. Ahí deberíamos ser más flexibles y que ciertos locales que tienen la capacidad de cerrar más tarde puedan hacerlo. Eso es algo que estamos trabajando con el Ayuntamiento. La mayoría trabajan con un sonoridad comedida, pero hemos encargado una auditoría acústica para comprobar los volúmenes y establecer un mapa de sonido. 

- La Marina de València albergará el concierto de Operación Triunfo.

- Para la Marina supone que gente no ha venido nunca a la Marina va a conocerla. Nosotros siempre intentamos ver la parte positiva. Igual que vienen grupos como Simple Minds, no podemos quedarnos al margen de un fenómeno como OT. Ese día vendrá mucha gente con un comportamiento más efusivo, nuestros servicios tendrán que adecuarse a esas ganas de pasárselo bien. Y para nosotros es muy interesante que OT se desarrolle en Marina Sur y digamos que el esfuerzo lo haremos con gusto.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email