GRUPO PLAZA

FUTURO

Javier García Martínez: «La prioridad de España es no subcontratar la tecnología a terceros»

En Davos se le escucha, en España parece que solo se le oye. Sin embargo, este profesor de la Universitat de Alicante es una de las voces más autorizadas para ver dónde confluirán ciencia y empresas en los próximos años

19/06/2022 - 

VALÈNCIA. Javier García es un conector heterogéneo de atalayas, alguien acostumbrado a pronunciar el mismo discurso en distintas lenguas: la de la comisión de tecnologías emergentes que elabora cada año el famoso decálogo del World Economic Forum; las de la Unión Química Internacional y la Academia Joven de España, que preside; la de la aceleradora de talentos Celera, que fundó con el dinero del Premio Rey Jaime I; la del emprendimiento de base tecnológica en el MIT, con la empresa Rive Technology, de la que salió en 2019, y la de la Cátedra Ciencia y Sociedad de la Fundación Rafael del Pino, que acaba de publicar en Planeta el libro España a ciencia cierta.

España a ciencia cierta es una iniciativa inédita: un libro con un mensaje de los científicos para los directivos de empresas y los gestores públicos. Tres mundos tan distantes en nuestro país. ¿Cómo se lo explicaste a la ministra Diana Morant?

— Le dije que es la primera vez que a los mejores científicos del país se les pregunta por las tecnologías con mayor potencial para impulsar la competitividad del sector productivo español; por la economía y no por los grandes descubrimientos del año. Ahora estoy presentando el informe en los foros y a las personas que pueden trasformar esta hoja de ruta en una realidad. Hay mucho dinero sobre la mesa, a los políticos les quema en las manos porque deben demostrar que son capaces de gestionarlo y eso les imprime mucha presión. Pero hay que invertir de una forma inteligente y hacerlo en España, y eso no es fácil porque solo tenemos tres años y no se puede favorecer a las empresas españolas. Existe, por lo tanto, el riesgo de que las empresas extranjeras más avanzadas sean las más beneficiadas por los fondos europeos. Nuestra prioridad debe ser la posición económica de España cuando acaben las ayudas, no solo cuando salgamos de una pandemia que nos ha afectado más que a otros países. Es importante que se dé ese cambio cultural que supone que dejemos de subcontratar a terceros la digitalización o la sostenibilidad de nuestras empresas.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

— Muchas veces no se acaba de valorar la importancia de la soberanía tecnológica, de no ser solo un país de compradores de tecnología, sino también de generadores, para no depender de terceros.

— La ciencia y la tecnología no son un lujo; son cuestión de seguridad nacional. Esta es una de las lecciones de la pandemia. Los países que no hemos sido capaces de desarrollar nuestras propias vacunas hemos tenido que comprarlas a otros al precio y en los plazos que nos fijaban. Si uno no tiene la tecnología que necesita para enfrentar un virus o la resistencia de las bacterias a los antibióticos, se coloca en una situación de enorme debilidad. Ahora bien, esto no significa que haya que reindustrializar España con empresas que producen bienes y servicios de bajo valor añadido. Esto sería volver al principio de la cadena de valor y traería una bajada de sueldos. 

* Lea el artículo íntegramente en el número 92 (junio 2022) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

el dedo en la llaga

El vigilante de las alcantarillas del Palau

Por  - 

El nombre de Alfred Boix no dice mucho entre la opinión pública, pero sí para la publicada, aunque su nombre no aparezca habitualmente en los medios, salvo honrosas excepciones. Y eso que el personaje tiene su relevancia 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme