Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

CULTURA

Jorge Culla: «Profesionalmente, me gustaría estar más en València, pero es un sitio difícil»

El apellido familiar está estrechamente vinculado a la historia teatral de València, pero su trayectoria profesional se ha desarrollado en Madrid. Jorge Culla volvió a casa estas Navidades con un espectáculo

19/01/2020 - 

VALÈNCIA.-Del teatro se recuerda a grandes damas y hombres de la escena, a algún director o a dramaturgos, pero pocas veces recordamos quién está detrás. Y no, no vayamos a los tópicos de 'entre bambalinas', sino en los despachos, en la gestión, en la cuestión técnica. Es el complejo oficio de programar en una sala o de montar un espectáculo íntegramente cuidando todos y cada uno de los detalles, el de decidir si vale la pena invertir en un producto nuevo pensando para qué público, con qué presupuesto, con qué cuerpo actoral. Decidirlo todo, en definitiva. Sobre esto, lo sabe todo el valenciano Jorge Culla Bayarri, quien en 1987 ya se movía entre los pasillos y la taquilla del Palau de la Música.

Antes, siendo muy pequeño, le rogaba a su madre —a finales de los años sesenta— que le llevara por la tarde al Teatro Ruzafa, el teatro de su familia y, durante muchos años, la sala de espectáculos más importante de València. Aquel escenario, hoy convertido en unos grandes almacenes, reunió durante más de cien años la mejor muestra de zarzuelas, varietés, revistas, sainetes y óperas con los grandes intérpretes del momento: Lina Morgan, Celia Gámez, Juanito Navarro, Queta Claver o Rafael Conde 'El Titi'. Hoy nos queda un importante archivo que conserva su historia gráfica.

Con esa infancia, con ese bagaje, nos cuenta qué es la gestión de la cultura. Desde hace más de diez años, Jorge Culla es intendente de los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid (más o menos nuestro Teatres de la Generalitat: espacios, producciones y programaciones diferenciadas) y no parece echar de menos estar en València. Sí, se mueve cómodo entre los pasillos del Palau de les Arts —a donde regreso en Navidad para programar The Opera Locos, premio Max a mejor espectáculo musical en 2019— pero da la sensación de que queda mucho por hacer, de que en la gestión de las artes escénicas hay que seguir trabajando para ofrecer productos diferenciados y de calidad. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

— ¿Marca nacer en un entorno teatral?

—  Sí, sin duda. Mi abuelo había gestionado otros espacios; la Plaza de Toros, por ejemplo, pero el más importante fue cuando se quedó él solo el Teatro Ruzafa. Y era obvio que en casa solo se hablara de teatro, de qué se iba a presentar en Navidad, qué actrices iban a estar, cuánta gente iba a hacerle falta. Cuando es mi padre quien se hace cargo del teatro, desde mi consciencia, ya veía que elegir un espectáculo, un tipo de obra, además de un coste, suponía estar pendiente de ofrecer calidad en un producto que ibas a enseñar sobre las tablas. Por eso, con esos mimbres era natural que quisiese dedicarme a estar en este mundo. Y he tocado todos los palos. Si de pequeño ayudaba a los montadores y utileros, más tarde, cuando empecé en el Palau de la Música, comencé vendiendo entradas hasta llegar a ser subdirector en 1991.

* Lea el artículo completo en el número de enero de la revista Plaza

Noticias relacionadas

YA A LA VENTA EL NÚMERO 72

María José Félix, directora general de Helados Estiu, portada de la revista Plaza

Por  - 


De su padre ha heredado la dirección de Helados Estiu y su sentido del humor. María José Félix recibe a Plaza y le explica el secreto del crecimiento de la firma y cómo han conseguido sortear la covid-19. Además, hablamos de alcoholismo, de la relación entre el sexo y la ciencia, de la editorial Media Vaca y de muchas cosas más

alcoholismo

A una copita de cruzar el límite

Por  - 

Sin el estigma social que persigue a los adictos a otro tipo de sustancias, una enfermedad tan grave como el alcoholismo apenas tiene repercusión mediática. El bebedor compulsivo y su familia están casi solos

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email