GRUPO PLAZA

insta al consell a bonificar el 100% del impuesto de patrimonio 

La patronal de Valencia alerta de que la subida de impuestos ahuyenta a los residentes extranjeros

20/05/2016 - 

VALENCIA. La subida de impuestos ahuyenta a los residentes extranjeros. El primer informe sobre propuestas fiscales elaborado por la patronal de Valencia CEV alerta de que "la insoportable presión fiscal a la que se enfrentan" los ciudadanos comunitarios, sobre todo jubilados, está provocando un abandono "significativo" de extranjeros residentes que pagaban impuestos en Comunitat. El estudio atribuye ese fenómeno a la subida del IRPF en los últimos años, pero advierte de que la tendencia se acentuará con la subida del Impuesto de Patrimonio aprobada por el Consell.

El trabajo lanza propuestas a la Generalitat para que utilice la política fiscal como herramienta para favorecer que los ciudadanos extranjeros fijen su residencia en la Comunitat en lugar de ahuyentarlos. En ese sentido, recomienda actuar sobre el mencionado Impuesto sobre el Patrimonio, sobre el de Sucesiones y Donaciones, y sobre el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, todos ellos de carácter autonómico.

El estudio, el primero que realiza la comisión fiscal de la CEV, coincide con el primer ejercicio en vigor de la subida del Impuesto sobre el Patrimonio aprobada por el Consell, que revisó los tipos y redujo de 700.000 a 600.000 el mínimo exento con el objetivo de aumentar la recaudación en 29 millones de euros.

Además, el presidente de la Generalitat presentó recientemente el grupo de expertos que asesorará para la reforma fiscal en la que prevé profundizar en los presupuestos del próximo año. La posible introducción de una tasa turística, nuevas tasas medioambientales o la revisión de Sucesiones y Donaciones son algunos de los que están sobre la mesa.

Los patrimonios medios son los más castigados mientras los grandes sólo aportan el 10% de la recaudación

Los expertos consideran que el Impuesto sobre el Patrimonio se presenta en la sociedad como una "carga disuasoria" a la hora de fijar la residencia de quienes superan el umbral mínimo de pago, por lo que insta a reducirlo como incentivo para facilitar la residencia fiscal en la Comunitat como vía para aumentar la recaudación. En particular, recomiendan actuar sobre la tributación de patrimonios medios, que según el análisis son los más castigados mientras los grandes patrimonios sólo aportan el 10% de la recaudación, y apoyar al sector inmobiliario residencial.

El estudio destaca que, tras crecer durante varios años de forma consecutiva, la población de la Comunitat se ha ido reduciendo desde julio de 2011, coincidiendo con el final de las bonificaciones y la recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio. A esa reducción de la población atribuye un elevado porcentaje del descenso en la recaudación por impuestos.

Menos europeos y más asiáticos

Además, los expertos detectan un cambio en el perfil del extranjero residente en la Comunitat. Desde 2002, el crecimiento de la población asiática en la Comunitat es "continuo y constante", la misma tendencia que la de los europeos no comunitarios, que contrasta con la pérdida de residentes comunitarios.

Este cambio de roles que supone la "huida de la población europea coincide con un importante aumento de la presión fiscal sobre este colectivo en España, que en su mayoría son jubilados de otros países de la Unión Europea". Los expertos que han colaborado con la CEV en el informe se refieren al aumento de tipos del IRPF y a las campañas "para que estos contribuyentes declaren su renta mundial en España; cuando, por ejemplo, los contribuyentes originarios del Reino Unido, en su país de origen su pensión está exenta y en España, no".

Además, recuerdan que los ciudadanos españoles también tienen desde 2012 la obligación de informar sobre todos sus bienes en el extranjero. "En la búsqueda de nichos de fraude fiscal importantes se sigue dañando al contribuyente de a pie que nada tiene que ver con esta historia", consideran los autores del estudio.

En 2015, el tipo marginal del IRPF en la Comunitat se situó en el 46%, "uno de los tipos marginales más altos" en contrasta con la Comunidad de Madrid, que aplica el tipo marginal más bajo en España. "Su estrategia es una reducción de la presión fiscal a sus residentes, cuyo objetivo no es otro que provocar un efecto llamada a personas y empresas, que redunda en un aumento de la población residente en esa comunidad, sean aquellas nacionales o de otras partes del mundo", explica el informe sobre la política fiscal madrileña.

En ese punto, destaca el "enorme potencial" de la Comunitat para aumentar su población extranjera residente, por lo que recomienda que busque "incentivos para el asentamiento de nuevos residentes" con el Impuesto sobre Patrimonio como "pieza angular" de esa estrategia.

Un incremento del 100%

Los expertos analizan el impacto que tendrá la reciente reforma de ese impuesto en la Comunitat, donde se ha revisado la escala y se ha reducido el mínimo exento para aumentar la base de declarantes. El efecto impositivo conjunto de las dos medidas "puede situarse en torno al 100% de incremento". "Un verdadero castigo fiscal para las personas obligadas a presentar y liquidar este impuesto", consideran.

la CEV pide bonificar al 100% la cuota íntegra del impuesto de patrimonio

Ante ello, proponen bonificar al 100% la cuota íntegra del impuesto y reducir la presión sobre los patrimonios medios para evitar "una consideración confiscatoria del tributo". Adicionalmente, plantean la adopción de medidas "que no gravaran significativamente el patrimonio inmobiliario que, además, ahora mismo tiene poco mercado".

Para este primer informe, la comisión fiscal de la CEV ha contado con la colaboración de la Asociación Profesional de Asesores Fiscales (APAFCV), Olleros Abogados, Grant Thornton, GB Consultores, KPMG, Carrau Corporación y Santonja Asesores.

Sobre el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, la CEV propone toda una batería de medidas, entre las que destaca que la administración presuma que los precios acordados en la compra venta son los de mercado, tipos reducidos para la vivienda habitual "o incluso vacacional para no residentes", y un tipo reducido para inmuebles que vayan a ser destinados "a la actividad turística registrada y declarada".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme