GRUPO PLAZA

no rechazan la medida, pero llega en una de las fechas clave

Los cines valencianos se preparan para el pasaporte covid

20/12/2021 - 

VALÈNCIA. Por ahora, el paquete de medidas anunciado por el president Ximo Puig durante ayer para intentar frenar la sexta ola de coronavirus no tiene grandes sobresaltos en la cultura y el ocio. El pasaporte covid se ampliará, si así lo aprueba el TSJCV, a cualquier recinto público en el que se coma o se beba, y eso incluye la que había sido una excepción hasta ahora: los cines.

A partir de la publicación en el DOGV, los establecimientos deberán pedir el pasaporte covid a los y las espectadoras para poder seguir dispensar comida, además de la restricción que ya tenían de dejar al menos una butaca entre cada grupo de personas que compren la entrada. Estas medidas buscan placar la incidencia en un sector que ha sufrido mucho las restricciones durante el último año, y especialmente en la Comunitat Valenciana.

Preguntados por su reacción ante la ampliación de las restricciones, fuentes del Cine Lys son “conscientes que si hay que extremar más las precauciones era algo más que lógico”. Además, opina que “no debería afectar en exceso, muchos estamos vacunados ya y los rezagados están corriendo ahora para poder vacunarse”. En este sentido, cabe recordar que el Puig dio ayer como dato que el 93% de las personas que podrían haberse vacunado, lo han hecho.

Por otra parte, los Cines Babel dudan de si se aplicaría en su caso, al no dejar entrar comida ni bebida en sus salas, y por tanto, la gente está con la mascarilla puesta en todo momento, como pasa en los teatros y otros centros culturales. Aún así, entienden la medida “como un incentivo más para potenciar la vacunación”.

Antonio Such, que también preside Asociación Valenciana de Empresarios de Cine, recuerda que “el cine es un lugar seguro por su configuración (techos muy altos y extracción y renovación potente) y por los estudios realizados tanto aquí como en otros países no se han conocido brotes vinculados a estos”. En un plano más económico, “los cines nos encontramos en un momento que trabajamos a pérdidas, y con esta medida tendremos que aumentar la infraestructura para el control”. 

Unas fechas clave

Estas medidas, que en efecto, no cambiarían la experiencia de puertas hacia adentro, sino que limitan quién puede acceder al recinto, llega en una fecha clave para los cines, ya que durante las vacaciones de Navidad se estrenan algunas de las películas que marcarán hitos durante la taquilla anual. Es la cara y la cruz junto al verano, la peor época para los cines. Estas navidades ya se ha estrenado Spiderman: No way home, que ha superado todas las expectativas: este ha sido el fin de semana con más público desde marzo de 2020, según datos de Comscore. Un estudio de la misma empresa, que compara la taquilla media del periodo 2015-2019 con 2021 revela que durante todo el otoño, los cines han funcionado entre el 40% y el 70% de lo habitual, es decir, que como mínimo han perdido un 30% de su negocio durante estos meses.

Spiderman: No way home puede ser un evento o un cambio de tendencia. También aspira a ello West Side Story, Matrix Resurrections, o la comedia española Mamá o Papá. Los cines vienen además de unas semanas frenéticas donde todo el cine español del año ha concentrado los grandes estrenos. Las carteleras han sufrido el temido embudo de novedades que se llevaba avistando desde el desconfinamiento, pero hasta la película de Marvel, esto no se había traducido en la recuperación del público.

Los vaivenes de las restricciones en los cines

Durante la gran desescalada que se ha alargado más de año y media por la pandemia, los cines han ido viviendo altos y bajos que han provocado, incluso, su cierre por falta de viabilidad a pesar de estar permitidos por decreto. Durante estos meses, no solo han sufrido el condicionamiento de las propias medidas gubernamentales, sino los continuos cambios en fechas de estreno de películas taquilleras, o directamente dejar de estrenar películas en pantalla grande para distribuirlas directamente a través de plataformas. Las grandes distribuidoras se afanan ahora en retomar su relación con los cines y recuperar el público de salas.

Otra razón de peso durante este periodo ha sido el empeño de la Generalitat por limitar la venta de comida y refrescos en los cines en las salas, algo que las hacía “abrir a pérdidas”o mantenerse cerradas directamente. Fue cuando el sector anunció que iba a interponer un segundo recurso a las medidas del Consell (en la primera ocasión la justicia dio la razón a la Generalitat), cuando Sanitat levantó la restricción, la única que quedaba entonces en cualquier local donde se consumiera comida, en junio de este año.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email